3 junio, 2019

‘Se prendió la llama’: habrá gas en territorio indígena

Tras el positivo resultado de la consulta previa en los corregimientos del norte de Valledupar, se iniciará el proceso de instalación y conexión de la red que llevará el servicio hasta las viviendas, desde principios de noviembre.

De esta forma las familias tendrán la oportunidad de reemplazar el uso de la leña como lo han venido haciendo por décadas.

Después de años de uso de la leña como elemento para generar fuego en las cocinas, las poblaciones de La Mina, Atánquez, El Mojao, El Pontón, Ramalito y Rancho de la Goya, en zona rural de Valledupar, tendrán acceso al gas natural.

“Siempre hubo un problema inmenso porque se decía que las autoridades indígenas se oponían al desarrollo y firmamos, protocolizamos satisfactoriamente la consulta previa para que la Gobernación del Cesar asigne los subsidios necesarios y Gases del Caribe pueda ejecutar este proyecto en todo el territorio”, dijo Jhon Robert Torres, cabildo de Atánquez.

Tras la protocolización de la consulta previa con la comunidad kankuama, empieza en forma una nueva fase del proyecto de gasificación que se viene realizando en el Cesar de la mano de la empresa Gases del Caribe, encargada del suministro de este servicio.

“La idea es prestarle el servicio a todas estas localidades. Creo que es importante resaltar el compromiso de la comunidad kankuama, que gracias a ese apoyo se demostró que en los casos que se requiera acudir a estas instancias debe primar sin ninguna duda el beneficio general”, sostuvo el gerente en el Cesar de Gases del Caribe, Jorge Baute Fernández de Castro.
De acuerdo con Baute, por los acuerdos a los que se llegaron con la Gobernación, que aportará $2.300 millones, se tiene previsto entregar las conexiones entre octubre y noviembre

Esa compañía invertirá $2.800 millones para la construcción de la tubería que se requiere para llevar el gas desde Patillal, en este caso, hasta el resto de los corregimientos donde se beneficiarán 2.000 familias.
EL OTRO PERMISO

Dentro del proceso de instalación se requiere la autorización ambiental, por lo que ya está radicado ante Corpocesar un documento con la primera solicitud de lo que se requiere para que les permitan trabajar sobre los afluentes que hay en el territorio y que les expidan las licencias de manera que puedan empezar el proceso sin inconvenientes.

En materia de suministro, Gases del Caribe señala que la distribución viene de minas de gas que son de propiedad de la empresa y con cuyos recursos se atenderá a esta población.

Precisamente, sobre el cubrimiento de este servicio aseguró que ya se da cumplimiento al 97 % de la población del Cesar, donde solo Pueblo Bello queda restando por conexión, puesto que allí el proceso de consulta previa no tuvo respaldo de los indígenas.

DANIELA RINCONES / EL PILÓN
daniela.rincones@elpilon.com.co