Publicidad
Categorías
Categorías
Columnista - 21 marzo, 2024

Rubén Lanao, de víctima a victimario

El internet y los avances vertiginosos de la tecnología nos han traído tantas cosas buenas, como malas, entre las malas se encuentra una a la que me voy a referir hoy en esta entrega y es el pretender que ocultos en un teclado y una pantalla podemos hacer con la vida y honra de las […]

El internet y los avances vertiginosos de la tecnología nos han traído tantas cosas buenas, como malas, entre las malas se encuentra una a la que me voy a referir hoy en esta entrega y es el pretender que ocultos en un teclado y una pantalla podemos hacer con la vida y honra de las personas lo que se nos dé la gana.

Las redes sociales han sacado a relucir todos los sentimientos degradantes y degradados que tenemos los seres humanos, por redes muchos se sienten superhéroes y no son sino simples delincuentes. Antes se decía “el papel aguanta todo”, ahora, “por las redes sociales puedo hacer lo que quiera”.

No señor, la diferencia de los seres humanos con las demás especies consiste precisamente en poder controlar los bajos instintos y no dejar que salga a flote el malandro que cada uno puede llevar en su interior.

El pasado mes de febrero algunos medios de comunicación titularon que uno de los acordeoneros de Silvestre Dangond, concretamente Rubén Lanao, había sido víctima de la publicación de un video íntimo con una joven. Bueno, por estos días nos enteramos por otro medio nacional que la mujer, esa sí, verdadera víctima en este entramado, interpuso una acción de tutela en contra del sujeto y el juez en su fallo encontró que quien había realizado la grabación y posiblemente también la había publicado fue el mismo Rubén Lanao y le ordenó eliminarla de todos los medios donde la publicó pero además a los medios también les ordenó su eliminación en 48 horas. 

No soy nadie para tirar la primera piedra, pero tampoco puedo pasar por alto semejante bajeza de un ser humano, grabar la vida íntima en pareja y luego chantajear a su ex con hacer público el video, pero no solo eso, publicarlo y hacer creer que se filtró, como se acostumbra ahora a camuflar estos delitos, ese matoneo y violación ostensible del derecho a la intimidad y a la honra, deben ser castigados de todas las formas, pero ya está recibiendo su primer sanción y es la social, le faltan otras, ojalá le lleguen pronto.

Señor Silvestre Dangond, desde esta columna donde hemos escrito tantas cosas bonitas de usted como intérprete y de su música, hoy le exigimos que de inmediato expulse fulminantemente a este sujeto de su grupo musical y este caso sirva como escarmiento, no solo para los famosos, sino en general para hombres y mujeres del común. 

Al momento de escribir esta columna no conozco en su integridad el fallo de tutela del juez 18 Civil Municipal de Ejecución de Sentencias en contra de Rubén Lanao, pero advierto en lo observado que no se compulsan copias a la Fiscalía para investigar los presuntos delitos contemplados en los artículos 220 y 226 del Código Penal Colombiano, lo cual debió hacerse.

Por último, quiero felicitar a la valiente mujer que se atrevió a denunciar y a llevar hasta las últimas instancias este infame y atroz caso de lo que ahora llaman “sextorsión” y que debe ser castigado de manera ejemplar.

COLOFÓN:  Ese trabajo musical  titulado ‘Un Mundo Real’ del homenajeado del próximo Festival Vallenato Iván Villazón y “Tuto” López, me hace recordar la década de los 80 en la que se volvió normal la expresión: “Así es como uno se bebe una plata ajena”  o la otra: “Manito, no tiene presa mala”. Solo espero que Beto Zabaleta, Silvio Brito, Silvestre Dangond, Peter Manjarrez, Miguel Morales y todos los demás sigan la trilla.  

Jorge Nain Ruiz Ditta

Columnista
21 marzo, 2024

Rubén Lanao, de víctima a victimario

Feel the sand on your feet, not your wardrobe weight.
Jorge Nain Ruiz Ditta

El internet y los avances vertiginosos de la tecnología nos han traído tantas cosas buenas, como malas, entre las malas se encuentra una a la que me voy a referir hoy en esta entrega y es el pretender que ocultos en un teclado y una pantalla podemos hacer con la vida y honra de las […]


El internet y los avances vertiginosos de la tecnología nos han traído tantas cosas buenas, como malas, entre las malas se encuentra una a la que me voy a referir hoy en esta entrega y es el pretender que ocultos en un teclado y una pantalla podemos hacer con la vida y honra de las personas lo que se nos dé la gana.

Las redes sociales han sacado a relucir todos los sentimientos degradantes y degradados que tenemos los seres humanos, por redes muchos se sienten superhéroes y no son sino simples delincuentes. Antes se decía “el papel aguanta todo”, ahora, “por las redes sociales puedo hacer lo que quiera”.

No señor, la diferencia de los seres humanos con las demás especies consiste precisamente en poder controlar los bajos instintos y no dejar que salga a flote el malandro que cada uno puede llevar en su interior.

El pasado mes de febrero algunos medios de comunicación titularon que uno de los acordeoneros de Silvestre Dangond, concretamente Rubén Lanao, había sido víctima de la publicación de un video íntimo con una joven. Bueno, por estos días nos enteramos por otro medio nacional que la mujer, esa sí, verdadera víctima en este entramado, interpuso una acción de tutela en contra del sujeto y el juez en su fallo encontró que quien había realizado la grabación y posiblemente también la había publicado fue el mismo Rubén Lanao y le ordenó eliminarla de todos los medios donde la publicó pero además a los medios también les ordenó su eliminación en 48 horas. 

No soy nadie para tirar la primera piedra, pero tampoco puedo pasar por alto semejante bajeza de un ser humano, grabar la vida íntima en pareja y luego chantajear a su ex con hacer público el video, pero no solo eso, publicarlo y hacer creer que se filtró, como se acostumbra ahora a camuflar estos delitos, ese matoneo y violación ostensible del derecho a la intimidad y a la honra, deben ser castigados de todas las formas, pero ya está recibiendo su primer sanción y es la social, le faltan otras, ojalá le lleguen pronto.

Señor Silvestre Dangond, desde esta columna donde hemos escrito tantas cosas bonitas de usted como intérprete y de su música, hoy le exigimos que de inmediato expulse fulminantemente a este sujeto de su grupo musical y este caso sirva como escarmiento, no solo para los famosos, sino en general para hombres y mujeres del común. 

Al momento de escribir esta columna no conozco en su integridad el fallo de tutela del juez 18 Civil Municipal de Ejecución de Sentencias en contra de Rubén Lanao, pero advierto en lo observado que no se compulsan copias a la Fiscalía para investigar los presuntos delitos contemplados en los artículos 220 y 226 del Código Penal Colombiano, lo cual debió hacerse.

Por último, quiero felicitar a la valiente mujer que se atrevió a denunciar y a llevar hasta las últimas instancias este infame y atroz caso de lo que ahora llaman “sextorsión” y que debe ser castigado de manera ejemplar.

COLOFÓN:  Ese trabajo musical  titulado ‘Un Mundo Real’ del homenajeado del próximo Festival Vallenato Iván Villazón y “Tuto” López, me hace recordar la década de los 80 en la que se volvió normal la expresión: “Así es como uno se bebe una plata ajena”  o la otra: “Manito, no tiene presa mala”. Solo espero que Beto Zabaleta, Silvio Brito, Silvestre Dangond, Peter Manjarrez, Miguel Morales y todos los demás sigan la trilla.  

Jorge Nain Ruiz Ditta