Publicidad
Judicial - 10 agosto, 2022

Por orden judicial solicitan trasladar internos de La Permanente 

Un juez también pidió al municipio que satisfaga las necesidades básicas de los internos. 

La Permanente está ubicada sobre la carrera cuarta de la ciudad.
La Permanente está ubicada sobre la carrera cuarta de la ciudad.

La Dirección Nacional del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario, INPEC, durante 15 días hábiles deberá trasladar a los privados de la libertad recluidos en la estación La Permanente a los centros carcelarios de Valledupar. 

La orden la profirió el Juzgado Sexto Administrativo Oral de la ciudad al emitir un fallo en primera instancia a favor de la Personería Municipal que interpuso una acción de tutela por la vulneración de los derechos de los internos. 

Es un fallo en primera instancia, sabemos los tiempos y lo que procede, lo claro y el mensaje que queremos enviar es que aquí triunfa la vida, la dignidad de esta población reclusa que tal como lo hemos comprobado en las múltiples visitas, se le vulneran sus derechos”, manifestó Silvio Alonso Cuello Chinchilla, personero municipal. 

Asimismo, se ordenó al municipio, que mientras el Inpec cumple con el traslado de los privados de la libertad, suministre a esa población los alimentos diarios con el balance nutricional necesario, el suministro de medicamentos e insumos, así como los traslados para citas médicas, tratamientos y procedimientos médicos que requieran estas personas y pongan a su disposición kit de aseo, colchonetas, almohadas y sábanas. 

Por último, instó a la administración municipal y al departamento del Cesar que de manera coordinada en un término de 15 días, procedan a iniciar los trámites necesarios para la creación y adecuación de un centro carcelario en Valledupar con el objeto de albergar a los sindicados o no condenados mientras se les define si situación jurídica de manera definitiva. 

PANORAMA ACTUAL

De acuerdo a la Personería, La Permanente alberga 559 privados de la libertad pese a que su capacidad es de 50 internos y máximo 80. 

El panorama no solo vulnera los derechos humanos fundamentales de los procesados, sino que también es el detonante de otras problemáticas que socavan la salud y alimentación de los privados de la libertad. 

Pero, además, el hacinamiento también genera que los detenidos sufran de afecciones de la piel asociadas a roedores y el roce, tal como lo han reportado los organismos de salud en varias oportunidades.