Publicidad
Categorías
Categorías
Columnista - 16 febrero, 2010

Por la Valledupar que queremos

Por: Alberto Herazo P. Con la  llegada de los tres tenores a nuestra ciudad, pero uno en especial el planificador  Enrique Peñalosa, sitúo  mi mente  en  Valledupar.   Recordé   que en alguna  ocasión que estuvo en nuestra ciudad  nos recomendó que teníamos que  aprender a vivir  de una manera  diferente, pensando  no sólo en nosotros sino […]

Por: Alberto Herazo P.

Con la  llegada de los tres tenores a nuestra ciudad, pero uno en especial el planificador  Enrique Peñalosa, sitúo  mi mente  en  Valledupar.   Recordé   que en alguna  ocasión que estuvo en nuestra ciudad  nos recomendó que teníamos que  aprender a vivir  de una manera  diferente, pensando  no sólo en nosotros sino en los niños y en todos  aquellos  que habrán de venir, por eso  debemos  ir pensando en crear  una nueva  ciudad, una  nueva Valledupar, por la Valledupar  que  queremos.
¿Por qué tanta admiración por  Peñalosa?.  Sencillamente,  por el éxito alcanzado cuando fue  alcalde  de  Bogotá, por sus iniciativas logrando sacar a  la capital del hoyo profundo en la que se encontraba.  Les enseñó  a vivir  como una  ciudad  ordenada, humana y eficiente.  Se decidió  a gobernar y a  desarrollar  su programa  de gobierno y se quitó de encima cualquier tentación politiquera que pudiera distraerlo. Por  eso y muchas cosas más, Peñalosa se ganó la gratitud  del país entero hasta el punto que hoy es  precandidato presidencial y esto  es  ya  de por sí suficiente para entrar  a la historia.
A nuestro  alcalde  Luís Fabián, que  le  sobran deseos  de trabajar y de  convertir  nuestra  ciudad  en lo que nos imaginamos, le insinúo y le recomiendo seguir  los pasos y las recomendaciones  de él.
Pero, como nos gustaría que Valledupar fuera?.  ¿Cómo nos  la imaginamos?.  Más grande y hermosos edificios, nos  la imaginamos  como una ciudad acogedora.  Que exista la posibilidad del espacio público, la vitalidad, la relación social y humana, que la calle del Cesar sea un paseo hermoso lleno de bancas y árboles, que se recupere todo el centro de la ciudad.  Donde haya  progreso y simultáneamente respeto a la tradición y muchas cosas  más.  Eso  es  lo que  queremos  de  Valledupar, una nueva ciudad.

EN LAS  TERTULIA POLITICAS  SE  DICE:
Que hay tembladera  y diarrea de algunos conservadores con la visita  a  la  ciudad  de una comisión especial del partido conservador, que vino  a investigar  eventuales actos de indisciplina.
Nadie pone en duda los señalamientos  hechos  por Ape Cuello  contra algunos  concejales  de  recibir  prebendas  de  candidatos foráneos por su apoyo.  De  que los  hay; los hay.  Que  aquí  en Valledupar  se  comenta  que la unificación  de la  campaña  de  Juan Bernardo  Ariza al senado  y De la Peña  será una alianza para  grandes  cosas.
Repudio a los vándalos que se han dedicado a romper los afiches de algunos candidatos.  Que el  senado  de  elección nacional solo ha llevado a  que  la   compra de votos se extendiera  en todo  el país.  Lo  ideales  que  se  elija  a  senadores  por departamentos para  que mínimo  cada  uno tenga un senador  y el resto se reparta  por peso, representativo de población.  Así de sencillo.

POSTDATA:  Que  algunos candidatos se  parecen a  aquella novia   que  le decía  a su novio “mi amor, tú pareces candidato:  Tenemos  varios meses  saliendo  y nunca me has hecho una propuesta seria  y  concreta”.

SEAMOS   REGIONALISTAS.

Columnista
16 febrero, 2010

Por la Valledupar que queremos

Feel the sand on your feet, not your wardrobe weight.
Alberto Herazo P.

Por: Alberto Herazo P. Con la  llegada de los tres tenores a nuestra ciudad, pero uno en especial el planificador  Enrique Peñalosa, sitúo  mi mente  en  Valledupar.   Recordé   que en alguna  ocasión que estuvo en nuestra ciudad  nos recomendó que teníamos que  aprender a vivir  de una manera  diferente, pensando  no sólo en nosotros sino […]


Por: Alberto Herazo P.

Con la  llegada de los tres tenores a nuestra ciudad, pero uno en especial el planificador  Enrique Peñalosa, sitúo  mi mente  en  Valledupar.   Recordé   que en alguna  ocasión que estuvo en nuestra ciudad  nos recomendó que teníamos que  aprender a vivir  de una manera  diferente, pensando  no sólo en nosotros sino en los niños y en todos  aquellos  que habrán de venir, por eso  debemos  ir pensando en crear  una nueva  ciudad, una  nueva Valledupar, por la Valledupar  que  queremos.
¿Por qué tanta admiración por  Peñalosa?.  Sencillamente,  por el éxito alcanzado cuando fue  alcalde  de  Bogotá, por sus iniciativas logrando sacar a  la capital del hoyo profundo en la que se encontraba.  Les enseñó  a vivir  como una  ciudad  ordenada, humana y eficiente.  Se decidió  a gobernar y a  desarrollar  su programa  de gobierno y se quitó de encima cualquier tentación politiquera que pudiera distraerlo. Por  eso y muchas cosas más, Peñalosa se ganó la gratitud  del país entero hasta el punto que hoy es  precandidato presidencial y esto  es  ya  de por sí suficiente para entrar  a la historia.
A nuestro  alcalde  Luís Fabián, que  le  sobran deseos  de trabajar y de  convertir  nuestra  ciudad  en lo que nos imaginamos, le insinúo y le recomiendo seguir  los pasos y las recomendaciones  de él.
Pero, como nos gustaría que Valledupar fuera?.  ¿Cómo nos  la imaginamos?.  Más grande y hermosos edificios, nos  la imaginamos  como una ciudad acogedora.  Que exista la posibilidad del espacio público, la vitalidad, la relación social y humana, que la calle del Cesar sea un paseo hermoso lleno de bancas y árboles, que se recupere todo el centro de la ciudad.  Donde haya  progreso y simultáneamente respeto a la tradición y muchas cosas  más.  Eso  es  lo que  queremos  de  Valledupar, una nueva ciudad.

EN LAS  TERTULIA POLITICAS  SE  DICE:
Que hay tembladera  y diarrea de algunos conservadores con la visita  a  la  ciudad  de una comisión especial del partido conservador, que vino  a investigar  eventuales actos de indisciplina.
Nadie pone en duda los señalamientos  hechos  por Ape Cuello  contra algunos  concejales  de  recibir  prebendas  de  candidatos foráneos por su apoyo.  De  que los  hay; los hay.  Que  aquí  en Valledupar  se  comenta  que la unificación  de la  campaña  de  Juan Bernardo  Ariza al senado  y De la Peña  será una alianza para  grandes  cosas.
Repudio a los vándalos que se han dedicado a romper los afiches de algunos candidatos.  Que el  senado  de  elección nacional solo ha llevado a  que  la   compra de votos se extendiera  en todo  el país.  Lo  ideales  que  se  elija  a  senadores  por departamentos para  que mínimo  cada  uno tenga un senador  y el resto se reparta  por peso, representativo de población.  Así de sencillo.

POSTDATA:  Que  algunos candidatos se  parecen a  aquella novia   que  le decía  a su novio “mi amor, tú pareces candidato:  Tenemos  varios meses  saliendo  y nunca me has hecho una propuesta seria  y  concreta”.

SEAMOS   REGIONALISTAS.