1 octubre, 2018

Pájaros de Verano fue la mejor película del Festival Biarritz

El film suma un nuevo premio. Su más importante reto lo tendrá en la nominación como Mejor Película de habla no inglesa en la edición 91 de los Premios Oscar.

La película colombiana ‘Pájaros de verano’, del cineasta cesarense Ciro Guerra y su esposa Cristina Gallego, suena con fuerza en la esfera internacional. Acaba de recibir el premio a la Mejor Película del Festival Biarritz de Cine Latinoamericano, que se realiza entre el 24 y 30 de septiembre en Francia.

Los ganadores reciben un monto de siete mil euros destinados a la distribución de la película en Francia.

El Festival Biarritz de Cine Latinoamericano tiene como objetivo difundir la cultura latinoamericana por medio de películas, conciertos, encuentros literarios, exposiciones y debates. El certamen se compone de tres categorías competitivas con ocho películas de ficción largometrajes, 10 cortometrajes y 10 documentales, sin olvidar las películas fuera de concurso y preestrenos que se proyectarán.

El jurado que escogió a la cinta colombiana estuvo conformado por el escritor francés Mathias Énard, la actriz belga Marie Gillain y las cineastas Agnès Godard, Sophie Mirouze y Marcela Saïd.

Pájaros de Verano’ narra la bonanza marimbera reflejada en el lucrativo negocio de la venta de marihuana hacia los Estados Unidos, principalmente desde La Guajira, en donde una familia wayúu vive las consecuencias del choque entre la ambición y el honor.

De esta forma, ‘Pájaros de verano’ suma un nuevo premio y su más importante reto lo tendrá en la nominación como Mejor Película de habla no inglesa en la edición 91 de los Premios Oscar.

En este momento está nominada en nueve categorías para los Premios Fénix del Cine Iberoamericano. Esto la convierte en la cinta favorita de dichos galardones. Le sigue en nominaciones la producción argentina ‘Zama’, que tiene ocho. Estos premios se entregarán el domingo 11 de noviembre en ciudad de México.

ACERCA DE LA PELÍCULA
La película, que cuenta la historia de un clan wayúu que enfrenta múltiples problemas cuando entra en el negocio de la marihuana –durante la ‘bonanza marimbera’ de finales de los años setenta en Colombia–, es hablada en wayuunaiki y fue filmada completamente en La Guajira.

En varias entrevistas, los directores han dicho que fue uno de los rodajes más difíciles de su carrera y que tuvieron que enfrentar vendavales de arena e inundaciones que destruyeron locaciones y retrasaron la filmación.

A pesar de que el tema del narcotráfico en Colombia ha saturado la televisión y el cine (solo hay que pensar en Narcos, de Netflix, o en todas las películas sobre Pablo Escobar), Ciro y Cristina logran contar algo que nadie más ha contado y desde un enfoque distinto: el inicio del negocio de la marihuana, visto desde el cariz de la cultura wayúu y sus tradiciones.

El misticismo wayúu también se ha llevado varios aplausos: los críticos destacan el vestuario, el arte y las tradiciones indígenas que muestra la película, como el pago de dotes, los rituales y los bailes.

Siguenos como @El_Pilon