Publicidad
Categorías
Categorías
Columnista - 13 abril, 2010

PADRE CARLOS RENGIFO UN TESTIMONIO DE VIDA.

ENTRE OTRAS COSAS…… Por: Dario Arregoces “Más Jesús les dijo: Dejad que los niños vengan a mi, y no se lo impidáis porque de los que son como éstos, es el Reino de los Cielos” Mt.19-14 “La misión mía aquí es construir una parroquia….” Fueron las palabras del Padre Carlos, recién nombrado sacerdote de la […]

ENTRE OTRAS COSAS……
Por: Dario Arregoces

“Más Jesús les dijo: Dejad que los niños vengan a mi, y no se lo impidáis porque de los que son como éstos, es el Reino de los Cielos” Mt.19-14
“La misión mía aquí es construir una parroquia….” Fueron las palabras del Padre Carlos, recién nombrado sacerdote de la parroquia Sagrado Corazón de Jesús, una “parroquia de papel” como el mismo la llamó pues no contaba con absolutamente nada. No obstante gracias a su ardua e incansable labor hoy nos deja un hermoso templo.
Nacido en San Rafael (Antioquia), en el hogar conformado por  Hernando Rengifo, docente y Torcoroma Solano, modista, mostró desde muy joven su amor hacia la justicia y su entrega a las cosas de Dios, decisión que tomaría una vez se recibió como bachiller del Colegio Parroquia El Carmelo en el año de 1992. Se ordena como sacerdote de la primera promoción del Seminario Juan Pablo Segundo el 10 de Junio de 2000. Cuenta su mamá, quien en un momento de su vida pensó seriamente en tomar los hábitos, que Carlos fue siempre un niño -nunca dejó de serlo y jamás se perdía ver el Chavo del Ocho, tomar su Coca cola y su pan de $500 – alegre, inteligente y extrovertido, a quien desde el hogar se le inculcaron sólidos valores cristianos. Nunca se amilanó por su enfermedad con la que luchó desde sus quince años. Deja el padre Carlos, muchas anécdotas por ejemplo cuando era niño tuvo una pelea con Robbynelson,  su hermano mayor, pero a pesar de encontrarse perdido, superado ampliamente y sometido por éste, desde abajo le gritaba a su contrincante “¡Ríndete, ríndete!” ante la mirada perpleja de sus hermanas  Gloria Yaneth y Leidy Viviana.
O aquella cuando después de una extenuante jornada llegaba tipo 10 p.m. a la Iglesia del Carmen a descansar, los vecinos al verlo caminar con las dificultades propias de su enfermedad pusieron a circular el chisme: “Ahí viene ese padre que todas las noches llega borracho”. En lo personal y junto a mi esposa rendimos testimonio de que fuimos evangelizados por un ángel, un verdadero apóstol al que Dios nos concedió la oportunidad de conocerlo y compartir con él. Nos brindó todo su amor, confianza, aprecio y estimación. Nos contagió de su alegría y  selló nuestro amor dándonos su bendición en el nombre del Padre y ante el altar sagrado. Sus padres, sus hermanos,  familiares y amigos agradecen las muestras de cariño que todo el pueblo de Dios le tributó en sus exequias al padre Carlos, e invitan a su novenario que tendrá lugar mañana miércoles 14 de Abril a las 7 p.m. en la Iglesia Nuestra señora del Rosario, de donde se seguirá a la residencia de sus padres, situada en la Manzana 30 Casa 3 del Barrio Villa Miriam de esta ciudad.
Que su ejemplo de vida nos llene de fe y esperanza. Amén.
darioarregoces@hotmail.com

Columnista
13 abril, 2010

PADRE CARLOS RENGIFO UN TESTIMONIO DE VIDA.

Feel the sand on your feet, not your wardrobe weight.
Dario Arregoces

ENTRE OTRAS COSAS…… Por: Dario Arregoces “Más Jesús les dijo: Dejad que los niños vengan a mi, y no se lo impidáis porque de los que son como éstos, es el Reino de los Cielos” Mt.19-14 “La misión mía aquí es construir una parroquia….” Fueron las palabras del Padre Carlos, recién nombrado sacerdote de la […]


ENTRE OTRAS COSAS……
Por: Dario Arregoces

“Más Jesús les dijo: Dejad que los niños vengan a mi, y no se lo impidáis porque de los que son como éstos, es el Reino de los Cielos” Mt.19-14
“La misión mía aquí es construir una parroquia….” Fueron las palabras del Padre Carlos, recién nombrado sacerdote de la parroquia Sagrado Corazón de Jesús, una “parroquia de papel” como el mismo la llamó pues no contaba con absolutamente nada. No obstante gracias a su ardua e incansable labor hoy nos deja un hermoso templo.
Nacido en San Rafael (Antioquia), en el hogar conformado por  Hernando Rengifo, docente y Torcoroma Solano, modista, mostró desde muy joven su amor hacia la justicia y su entrega a las cosas de Dios, decisión que tomaría una vez se recibió como bachiller del Colegio Parroquia El Carmelo en el año de 1992. Se ordena como sacerdote de la primera promoción del Seminario Juan Pablo Segundo el 10 de Junio de 2000. Cuenta su mamá, quien en un momento de su vida pensó seriamente en tomar los hábitos, que Carlos fue siempre un niño -nunca dejó de serlo y jamás se perdía ver el Chavo del Ocho, tomar su Coca cola y su pan de $500 – alegre, inteligente y extrovertido, a quien desde el hogar se le inculcaron sólidos valores cristianos. Nunca se amilanó por su enfermedad con la que luchó desde sus quince años. Deja el padre Carlos, muchas anécdotas por ejemplo cuando era niño tuvo una pelea con Robbynelson,  su hermano mayor, pero a pesar de encontrarse perdido, superado ampliamente y sometido por éste, desde abajo le gritaba a su contrincante “¡Ríndete, ríndete!” ante la mirada perpleja de sus hermanas  Gloria Yaneth y Leidy Viviana.
O aquella cuando después de una extenuante jornada llegaba tipo 10 p.m. a la Iglesia del Carmen a descansar, los vecinos al verlo caminar con las dificultades propias de su enfermedad pusieron a circular el chisme: “Ahí viene ese padre que todas las noches llega borracho”. En lo personal y junto a mi esposa rendimos testimonio de que fuimos evangelizados por un ángel, un verdadero apóstol al que Dios nos concedió la oportunidad de conocerlo y compartir con él. Nos brindó todo su amor, confianza, aprecio y estimación. Nos contagió de su alegría y  selló nuestro amor dándonos su bendición en el nombre del Padre y ante el altar sagrado. Sus padres, sus hermanos,  familiares y amigos agradecen las muestras de cariño que todo el pueblo de Dios le tributó en sus exequias al padre Carlos, e invitan a su novenario que tendrá lugar mañana miércoles 14 de Abril a las 7 p.m. en la Iglesia Nuestra señora del Rosario, de donde se seguirá a la residencia de sus padres, situada en la Manzana 30 Casa 3 del Barrio Villa Miriam de esta ciudad.
Que su ejemplo de vida nos llene de fe y esperanza. Amén.
darioarregoces@hotmail.com