24 agosto, 2015

Nunca pude gozarme a Kaleth

Miguel Morales, papá del fallecido cantautor, habla del recuerdo que guarda de su hijo y cuál fue su frustración pasados 10 años de su muerte.

Es difícil para Miguel Morales contener su sentimiento al hablar de Kaleth Morales. El padre de la dinastía Morales asegura que le faltó mucho para compartir con su hijo. EL PILÓN / Joaquín Ramírez.

 

EL PILÓN: ¿Cómo se imaginaba a Kaleth, imaginó verlo como un ídolo de la familia Morales Troya?

Miguel Morales: No presté atención porque lo he repetido y vuelvo a decirlo, yo no quería que mis hijos fueran cantantes por el medio que se vivía en esa época; alcohol, drogas y muchas cosas. Kaleth fue cantante de salsa, romántico y fue hasta líder en una orquesta, yo desconocía todo eso porque lo hacía bajo control, yo traté de atrancarlo.

Él quería estudiar aviación y yo no lo dejé, yo anhelaba tener un médico, un abogado y un arquitecto, logré tener el médico.

EP: Pero usted cantó una canción con Kaleth, se llama ‘Tu forma de amar’, él aparece en la contracarátula del disco ‘Auténtico’.
MM: Yo acostumbré a llevar mis hijos a las grabaciones, cuando le compuse una canción a Eva Sandrith (‘Canto a mi niña), Kaleth, Kanner y Keiner estaban en los estudios cuando la grabación, hay una parte del tema que dice “los niños de mi Colombia ahora cantan Eva”, esos coros los hicieron ellos en el CD, fue la primera grabación hecha juntos como coristas.

Yo monto la canción ‘Tu forma de amar’ y a Kaleth le gustaba mucho, la cantaba en la casa, coincidencialmente yo no llevé a mi hijo para que grabara esa canción conmigo, fue una idea de Leonidas Moya (corista) que dijo que lo pusiera a cantar, entonces Kaleth le dijo a él que me sacaran de los estudios; lograron que Kaleth grabara la estrofa y cuando la escuché me pareció muy infantil, de repente el gerente de la compañía Codiscos, Fernando López, ingresó y preguntó quién cantaba, yo le respondí que mi hijo pero era algo de recocha, pero le gustó y dijo que se quedaba en la grabación. El pelado impactó desde que se formó su idea del canto que hasta lo sacaron en la caratula del compacto.

EP: Muchos creen que lo primero hecho como solista por Kaleth fue ‘Vivo en el limbo’, pero existe ‘Voy a atraparte’ o ‘El guante’, ¿cómo fue esa grabación?

MM: Yo estoy como a las 5:00 de la mañana en el cuarto y escuchaba la canción pero no sabía que era Kaleth, cuando yo salgo encuentro a mi hijo dándome la serenata y me dijo que Javier Fernández lo había mandado que me la diera porque yo no quería que él cantara. Sin embargo, le decía que siguiera estudiando y él como siempre fue obediente, se quedó tranquilo.

EP: Kaleth todo lo musical lo hacía a escondidas suyas. ¿Cómo se entera que ‘Vivo en el limbo’ era un éxito de él?
MM: Yo viajé a Estados Unidos y duré 46 días en una gira de 15 bailes, cuando venía de regreso el vuelo iba aterrizar en Barranquilla, pero nos dijeron que no, que sería en Cartagena y entonces decidí quedarme a visitar a Kaleth. Llego al aeropuerto, tomo el taxi y en la radio suena “te veo y me siento… llega la tía universal”, le dije al taxista que cambiara el dial y otra vez salió el disco, entonces pregunté quién canta esa vaina que estaba sonando tanto, me respondió “ese es un hijo del cantante Miguel Morales”, me quedé calladito y cuando llegué a la casa le dije que si estaba loco haciendo una canción tan fea, que estaba dañando el tacto musical que yo llevaba con el romántico; ahí Kaleth dijo que no iba a cantar como yo, ni tenía que ser como su papá.

EP: ¿Cuándo comprueba que Kaleth fue un fenómeno, vivo o muerto?
MM: Cuando fallece, porque mi carrera artística ha sido grande y me mantengo, pero un día meditando me puse a escuchar a mis hijos (Kanner y Keiner) y a Kaleth, encontré que él llegó a superarme en aspectos como el conocimiento musical que enriqueció el folclor de una manera diferente a lo que Diomedes Díaz, ‘Poncho’ Zuleta, Miguel Morales, Iván Villazón, Jorge Oñate, veníamos haciendo, fue un enfoque que partió el vallenato en dos y en ocho meses logró compenetrarse con cada generación, entonces analizo de que el vallenato está siendo desechable. Musicalmente Kaleth era rico en melodía y su sabiduría de componer, pueden escuchar la canción de la guitarra y lo comprueban.

EP: Hay lágrimas en su rostro, nunca las puede esconder, ¿qué siente cuando le preguntan por Kaleth?
MM: Nunca me gocé a mi hijo, ni pequeño ni grande, eso fue lo que me dio tan duro porque cuando pensé tener al médico y al personaje que quería (lágrimas) no pasó. Cuando iba a Cartagena nunca tenía la bata puesta y cuando pasó el accidente supe que no pude tenerlo. Mi dolor está en que no me he gozado mis hijos, no como padre porque nunca les he negado el cariño, pero cuando estaban pequeños viajaba mucho, nunca les di ese calor humano de llevarlos al mar, a pasear, y lo que hacíamos era momentáneo, fueron tantas cosas que uno aprende a vivir con esos momentos inolvidables. Lo mismo está sucediendo con Kanner y Keiner, se casan y dejan el nido de la paloma y el palomo solo.

Kaleth como que presentía lo corto que sería su vida. Un día lo llamé tipo 3:00 de la madrugada para saber dónde estaba, me dijo “papi no te preocupes por mí, tú tienes una estrella fugaz en mí, déjame gozar, yo te complací con ser médico”, pero nunca caí en cuenta de eso porque yo era muy intenso, me levantaba en la noche hasta cinco veces a darles besos y ellos me cerraban la puerta con llave para que los dejara dormir (risas).

EP: ¿Qué piensa del legado de Kaleth?
MM: Seguirá siendo un fenómeno de la música vallenata, para que salga uno como él lo veo difícil, sus hermanos llevan el legado de ese estilo y les ha dado duro, aunque se han mantenido. Silvestre (Dangond) aprendió mucho de él, Kaleth dejó enseñanzas para que el folclor se nutriera, aunque han tomado un estilo diferente y se salieron de la escuela.

EP: 10 años sin Kaleth y su nombre sigue vigente. ¿Cuáles son los actos en su honor?
MM: Iniciamos con una caminata y terminamos en la plaza del barrio Primero de Mayo con un bonito homenaje. Voy a presentar dos canciones en tarima, ‘Es normal sentirse así’ y ‘Cuánto diera’, la última es una balada que regalé en el segundo aniversario. Con estas dos canciones retrato como padre el amor y cariño que siento y sigue viviendo en mi corazón para mi hijo, esas letras marcaron en mi vida un sentir que ya está plasmado y no ha llegado otra oportunidad de hacer una canción para Kaleth.

Hoy se conmemora el décimo aniversario de la muerte de Kaleth Morales. La familia Morales Troya y la Gobernación del Cesar inician actos desde las 4:00 de la tarde en la glorieta Los Músicos.

Por Carlos Mario Jiménez / EL PILÓN
carlos.jimenez@elpilon.com.co