Publicidad
Categorías
Categorías
Columnista - 18 febrero, 2010

NO SERÁ HORA DE ACTUAR?

ESTA ESQUINA Por: Hernán Araujo Ariza En un trágico accidente (muy publicitado por cierto) ocurrido en la vía que une al departamento del Cesar con La Guajira, se estrellaron dos vehículos. Hasta ahí no parece haber nada anormal. El balance de seis personas muertas, ya cambia un poco la situación. El que hayan muerto quemadas, […]

ESTA ESQUINA

Por: Hernán Araujo Ariza
En un trágico accidente (muy publicitado por cierto) ocurrido en la vía que une al departamento del Cesar con La Guajira, se estrellaron dos vehículos. Hasta ahí no parece haber nada anormal. El balance de seis personas muertas, ya cambia un poco la situación. El que hayan muerto quemadas, porque uno de los vehículos era transportador de gasolina (obviamente ilegal), agrava aun más la cosa.
Pero el detalle simple de tener que hacer un entierro conjunto de los seis fallecidos, sin poder separar los restos -porque de esa magnitud fue el impacto y posterior incendio- y tener que enterrar las cinco víctimas junto con su victimario (el que venía manejando el vehículo ‘gasolinero’ indiscutiblemente); hace francamente dramática esta situación.
Es esa la cruda realidad que le toca vivir a los familiares y amigos de las personas involucradas en este insuceso. Y esa cruda realidad no es menos, que ‘hija’ del comercio ilegal y artesanal de gasolina. El mismo que ahora exhiben en cada esquina en su nueva presentación de litro, sin que las autoridades hagan algo.
No se si los mandatarios y autoridades locales, crean que todavía hay tiempo para esperar; yo por mi parte considero que ya venció el plazo para que actuáramos y encontráramos solución a este flagelo. Por eso estamos en mora de hallar la salida a un problema tan grave y tan arraigado, o más, que el mototaxismo.
Y lo único que hace falta para encontrar la solución; es empezar a buscarla. Eso si, debe haber determinación para intervenir y no amilanarse o apagarse por descubrir lo mismo de siempre: “que el problema es de hambre y desempleo”. Ya eso lo sabemos. Y aunque no podemos desconocerlos, no son ni serán, justificación para seguir cruzados de brazos viendo morir inocentes que periódicamente y de forma desprevenida circulan por esta ruta de la muerte.
Ya es hora de meter en cintura a la cantidad de bandidos, que vestidos de policías, observan con beneplácito pasar la caravana de veinte y cincuenta ‘renaults’ viejos cargados de gasolina; al mismo tiempo que cuentan la plata que les pagó el vehículo que pasa antes de la caravana advirtiendo lo que viene. La ‘mosca’ que llaman.
Es apremiante revisar todos los eslabones que componen la cadena, para empezar a desconectarlos y acabar con este negocio. Que no solo pone en juego la vida de los que transportan y comercializan la gasolina (al fin y al cabo es decisión de ellos querer matarse alegando hambre y desempleo), sino la de personas inocentes como la hermana y la mamá de un buen amigo, que fallecieron en ese accidente.
Mientras tanto me limito a preguntarle a los comandantes de Policía, gobernadores y alcaldes involucrados (o desinvolucrados?) por este peligroso corredor, si no será hora de actuar.
Ya la mamá y la hermana de Julián no revivirán, pero seguro que de hacer algo estamos salvando la vida de los que caerán mañana.
MI ÚLTIMA PALABRA: Me encontré con este excelente concepto del recién desaparecido Tomás Eloy Martínez, que le cae ‘como anillo al dedo’ a muchos de los columnistas y periodistas de este diario (y me incluyo).
“El periodismo no es un circo para exhibirse, ni un tribunal para juzgar, ni una asesoría para gobernantes ineptos o vacilantes, sino un instrumento de información, una herramienta para pensar, para crear, para ayudar al hombre en su eterno combate por una vida más digna y menos injusta”.
www.pipearaujoariza.com

Columnista
18 febrero, 2010

NO SERÁ HORA DE ACTUAR?

Feel the sand on your feet, not your wardrobe weight.
Hernán Araujo Ariza

ESTA ESQUINA Por: Hernán Araujo Ariza En un trágico accidente (muy publicitado por cierto) ocurrido en la vía que une al departamento del Cesar con La Guajira, se estrellaron dos vehículos. Hasta ahí no parece haber nada anormal. El balance de seis personas muertas, ya cambia un poco la situación. El que hayan muerto quemadas, […]


ESTA ESQUINA

Por: Hernán Araujo Ariza
En un trágico accidente (muy publicitado por cierto) ocurrido en la vía que une al departamento del Cesar con La Guajira, se estrellaron dos vehículos. Hasta ahí no parece haber nada anormal. El balance de seis personas muertas, ya cambia un poco la situación. El que hayan muerto quemadas, porque uno de los vehículos era transportador de gasolina (obviamente ilegal), agrava aun más la cosa.
Pero el detalle simple de tener que hacer un entierro conjunto de los seis fallecidos, sin poder separar los restos -porque de esa magnitud fue el impacto y posterior incendio- y tener que enterrar las cinco víctimas junto con su victimario (el que venía manejando el vehículo ‘gasolinero’ indiscutiblemente); hace francamente dramática esta situación.
Es esa la cruda realidad que le toca vivir a los familiares y amigos de las personas involucradas en este insuceso. Y esa cruda realidad no es menos, que ‘hija’ del comercio ilegal y artesanal de gasolina. El mismo que ahora exhiben en cada esquina en su nueva presentación de litro, sin que las autoridades hagan algo.
No se si los mandatarios y autoridades locales, crean que todavía hay tiempo para esperar; yo por mi parte considero que ya venció el plazo para que actuáramos y encontráramos solución a este flagelo. Por eso estamos en mora de hallar la salida a un problema tan grave y tan arraigado, o más, que el mototaxismo.
Y lo único que hace falta para encontrar la solución; es empezar a buscarla. Eso si, debe haber determinación para intervenir y no amilanarse o apagarse por descubrir lo mismo de siempre: “que el problema es de hambre y desempleo”. Ya eso lo sabemos. Y aunque no podemos desconocerlos, no son ni serán, justificación para seguir cruzados de brazos viendo morir inocentes que periódicamente y de forma desprevenida circulan por esta ruta de la muerte.
Ya es hora de meter en cintura a la cantidad de bandidos, que vestidos de policías, observan con beneplácito pasar la caravana de veinte y cincuenta ‘renaults’ viejos cargados de gasolina; al mismo tiempo que cuentan la plata que les pagó el vehículo que pasa antes de la caravana advirtiendo lo que viene. La ‘mosca’ que llaman.
Es apremiante revisar todos los eslabones que componen la cadena, para empezar a desconectarlos y acabar con este negocio. Que no solo pone en juego la vida de los que transportan y comercializan la gasolina (al fin y al cabo es decisión de ellos querer matarse alegando hambre y desempleo), sino la de personas inocentes como la hermana y la mamá de un buen amigo, que fallecieron en ese accidente.
Mientras tanto me limito a preguntarle a los comandantes de Policía, gobernadores y alcaldes involucrados (o desinvolucrados?) por este peligroso corredor, si no será hora de actuar.
Ya la mamá y la hermana de Julián no revivirán, pero seguro que de hacer algo estamos salvando la vida de los que caerán mañana.
MI ÚLTIMA PALABRA: Me encontré con este excelente concepto del recién desaparecido Tomás Eloy Martínez, que le cae ‘como anillo al dedo’ a muchos de los columnistas y periodistas de este diario (y me incluyo).
“El periodismo no es un circo para exhibirse, ni un tribunal para juzgar, ni una asesoría para gobernantes ineptos o vacilantes, sino un instrumento de información, una herramienta para pensar, para crear, para ayudar al hombre en su eterno combate por una vida más digna y menos injusta”.
www.pipearaujoariza.com