Publicidad
General - 22 junio, 2013

Murió Leandro Díaz el vallenato está de luto

Uno de los últimos juglares del vallenato, Leandro Díaz, murió la madrugada de ayer, dejando gran tristeza a los seguidores de sus canciones y todo un pueblo que admiró su ejemplar obra.

Uno de las figuras del folclor vallenato, el compositor Leandro Díaz, autor de clásicos como ‘La diosa coronada’ o ‘Matilde Lina’ murió por una  trombosis pulmonar.
Uno de las figuras del folclor vallenato, el compositor Leandro Díaz, autor de clásicos como ‘La diosa coronada’ o ‘Matilde Lina’ murió por una trombosis pulmonar.

ANNELISE BARRIGA RAMIREZ/annelise.barriga@elpilon.com.co

Freddy Oñate Acevedo/freddy.onate@elpilon.com.co

A causa de una trombosis pulmonar, Leandro José Díaz Duarte  falleció inesperadamente a las 2:00 a.m. de hoy, tras permanecer  recluido en una clínica de Valledupar por presentar fuerte dolor abdominal, fiebre y dificultad para respirar.

“Después de estar en UCI (Unidad de Cuidados Intensivos) mi papá sufrió complicaciones: Volvió a sufrir un nuevo ciclo hipertensivo, lo que le desencadenó un paro respiratorio; le hicieron reanimaciones, pero desafortunadamente su corazón no aguantó”, relató uno de sus hijos, Ivo Díaz, visiblemente afectado, con la voz entrecortada y los ojos aguados.

Precisó además que a las 10:00 p.m. él y el resto de sus familiares se fueron tranquilos de la clínica por el parte positivo de los médicos, luego de ver y hablar con el maestro, pero a media noche sufrió una recaída que originó este fatal suceso.

“Él era un hombre que amaba, respetaba y dignificaba su música; tenía un talante inquebrantable, nunca se amilanó por nada, siempre iba hacia adelante, porque su interés era que el mundo conociera su obra, fue así como se abrió campo, nunca bajó la cabeza ante ningún obstáculo de la vida”, rememoró Ivo, quien acompañó al juglar en vida en todos sus compromisos musicales y salidas públicas.

El cuerpo del hombre que despertó la sensibilidad de muchos con la filosofía de sus composiciones, fue velado ayer en la funeraria La Esperanza, donde acudieron sus familiares, amigos, figuras del folclor y amantes del vallenato. Mañana se tiene previsto rendirle tributo en cámara ardiente en las instalaciones de Sayco; y posteriormente estará en la plaza ‘Alfonso López, donde se oficiará una misa campal  y a las 3:00 p.m. será el sepelio.

La noticia

La lamentable noticia fue conocida en la región y en el mundo por un Twitter de la fundación Festival de la Leyenda Vallenata, donde plasmaron: "lamentamos el fallecimiento de un juglar de nuestra música vallenata, Dios tenga en su gloria al maestro Leandro Díaz, el de los ojos del alma". Inmediatamente la voz ‘se regó como pólvora’.

Posteriormente la Fundación emitió una misiva donde enfatizaron que el maestro Leandro hizo parte de la columna vertebral del auténtico vallenato y con sus obras que fueron grabadas por diversos artistas y exaltadas por el Nobel de Literatura, Gabriel García Márquez, dio a conocer sus proezas con gran sentido poético y filosófico. Con su partida deja esas historias que desde su pensamiento se pasearon por el mundo.

‘El homero de Colombia’

Este compositor oriundo de Hato Nuevo, La Guajira, pese a ser ciego de nacimiento compuso más de 350 canciones inspiradas al amor y a su tierra, las cuales gozan de una gran riqueza descriptiva. Por esa condición fue llamado el “Homero de Colombia” por la exministra Consuelo Araújo Noguera.

Declaran tres días de duelo

La administración municipal, en cabeza del alcalde Fredys Socarrás, declaró tres días de duelo por el fallecimiento de Leandro Díaz.

“Ordénese izar la bandera a media asta por tres días, como señal de duelo. Además, rendir homenaje póstumo a su memoria y exaltar su misión y vida musical, simbolizándolo como hombre ejemplar de la ciudad de Valledupar, por su espíritu lleno de virtudes y dones, que son imposibles de olvidar y poner sus composiciones artísticas como ejemplo para las generaciones presentes y futuras, que encuentran en el folclor la más bella manifestación, y seguramente los coros celestiales tendrán desde hoy un nuevo componente, cual es, el ritmo vallenato”, precisa el artículo primero del decreto 2220 de junio 22 de 2013. 

Se fue Leandro, el de los ojos bellos del alma

En la madrugada de ayer partió para siempre  Leandro Díaz, considerado uno de los últimos juglares del vallenato. La vida de este gran poeta giró alrededor de la narrativa de la belleza, las mujeres y la naturaleza, siendo dicharachero y buen amigo. 

Hace 85 años, un 20 de febrero en el caserío de Alto Pino, ubicado en Lagunita de la Sierra, corregimiento de Hato Nuevo, La Guajira, nació un hombre que se convertiría en uno de los exponentes más importantes para el folclor vallenato, Leandro José Díaz Duarte.

Leandro Díaz es considerado uno de los juglares vallenatos más importantes del folclor, y aunque no contaba con el sentido de la vista, podía componer y describir de manera lírica todo lo que tenía a su alrededor.

Leandro siempre decía que le quedaba poco tiempo, que su fin estaba cerca y lo decía de manera calmada y sin temor. Compuso más de 350 canciones y decía que el mejor vocalista de sus temas era Jorge Oñate.

Era llamado el ‘Homero’ criollo. En la historia de la antigua Grecia, los poetas Homero y Hesíodo, les cantaban a los Dioses del Olimpo, por su parte, Leandro le cantaba a la mujer y la endiosaba, y por esta razón se ganó ese apodo. 

Matilde Lina es tal vez su composición más reconocida. Fue compuesta en el año de 1970, y describe la belleza de una mujer, algo irónico teniendo en cuenta que el juglar no contaba con su sentido visual. Sin embargo, como él mismo lo decía “tal vez Dios no me puso ojos en la cara porque se demoró más poniéndome unos en el alma”.

Su primera canción se grabó 40 años atrás,  en el momento en que Luis Enrique Martínez llevó al acetato el tema “A mí no me consuela nadie’, pero como no conocía el titulo original lo llamó ’”Esperanza perdida”. Otras composiciones de Leandro Díaz fueron: Soy, La Gordita, Los Tocaimeros, El verano, El negativo, Quiéreme, La Diosa Coronada, Carmencita, La parrandita, Cardón Guajiro, Mi memoria, Fui de tu alma, La contra, Olvídame, Preciosa mujer, entre otras.

Un reconocimiento especial 

En el año 2011 fue el homenajeado en la versión número 44 del Festival de la Leyenda Vallenata, allí recibió un reconocimiento por parte del Presidente de la República Juan Manuel Santos.

De igual manera, el Congreso le impuso la Cruz de Boyacá que es una de las distinciones más importantes que puede otorgarse.

Proyecto de Ley 39 de 2009 –Senado y 306 Cámara 2010 

La obra del maestro Leandro Díaz “es Patrimonio Cultura de la Nación y su trabajo será publicado a través de El Ministerio de Cultura en una recopilación de sus obras musicales, escritos sociales, culturales y políticos”. Este es el proyecto de Ley que aprobó el congreso hace tres años. “Por medio de la cual se rinde homenaje a la vida, y obra del maestro de música vallenata Leandro Díaz”

Este fue un proyecto que pasó a sanción presidencial y contempla dos monumentos de Leandro Díaz; uno en Bogotá y otro en Valledupar, esta ley se llevó a cabo en el marco del 44 Festival de la Leyenda Vallenata cuando era el homenajeado.

El recuerdo de un amigo 

Para Personas como Adrián Villamizar, que conoció de cerca a Leandro, es imposible no recordar los buenos momentos y las enseñanzas que dejó el maestro. “Para mi ha sido una noticia muy triste, recuerdo que cuando conocí a Leandro, yo tenía 12 años, y lo veía cantar y me quedaba embobado escuchándolo, ahí empecé a inclinarme por la música de él. Esas descripciones líricas y precisas que hacía él, yo no le creía que él fuera ciego ¿cómo alguien podía ser ciego cuando narraba de manera tan perfecta algo? Nunca lo pude entender”, dijo.

Para el Festival Vallenato en su versión 44, Adrián Villamizar compuso una canción inédita que fue interpretada por dos jóvenes invidentes. Ésta estaba inspirada en el ahora desaparecido Leandro Díaz. “La canción se titula ‘Ciegos nosotros’ y está inspirada en el maestro Leandro Díaz, los dos jóvenes que la cantaron se conocieron con él, para los tres fue algo muy bello”.

En momentos en que el cuerpo del maestro fallecido era velado en una de las funerarias de la ciudad, EL PILON entrevistó a varias personalidades del folclor y  la cultura quienes opinaron a cerca de lo que significa la muerte de uno de los más grandes juglares de  la música vallenata. 

¿Qué representa para el folclor vallenato la partida de Leandro Díaz?

Rosendo Romero, compositor: “El folclor pierde una persona con una gran carga espiritual, un exponente del vallenato lírico, romántico y costumbrista que ha servido de referencia a muchos compositores”.

Santander Durán, compositor: “Con Leandro desaparece uno de los últimos juglares de la canción vallenata. Él fue un ejemplo de vida, de superación personal, de dignidad. Fue un gran maestro de compositores para la generación que siguió a la de él, donde estábamos Gustavo Gutiérrez, Rita Fernández, Octavio Daza, yo, entre otros. Leandro fue el gran filósofo de la canción; es un legado muy difícil de superar, porque cantores de esta naturaleza (que se preocupen por la narrativa y la poesía) se están perdiendo”. 

Alberto Muñoz, coordinador de Cultura Municipal: “Es una pérdida muy grande, porque el maestro Leandro Díaz fue un gran personaje de nuestra cultura y en su quehacer como compositor estaba la gran filosofía de la vida, que siempre pregonó y compartió con todos nosotros. Es muy grande el impacto de su partida, pero mucho más es el impacto de la obra que nos deja. Muy difícilmente la música vallenata volverá a tener una persona con sus connotaciones”.

Trinos en la red

Diferentes personalidades del mundo político, artístico y de la Iglesia católica expresaron a través de las redes sociales su sentimiento de dolor por la partida de Leandro Díaz. Así por ejemplo: