Misa en el natalicio de Consuelo Araujo Noguera ‘La Cacica’

Con una misa hoy  a partir de las 6:00 de la tarde en la Iglesia La Concepción de Valledupar, se conmemorará por parte de sus familiares y de los miembros de la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata, el natalicio de la ex ministra de Cultura y principal gestora del Festival de la Leyenda Vallenata, Consuelo Araujo Noguera.
Hija de Santander Araujo y Blanca Noguera nació en Valledupar el 1 de agosto de 1940. Fue la menor de una familia de nueve hermanos y madre de seis hijos. Ejerció como presidenta ejecutiva de la Fundación del Festival de la Leyenda Vallenata’, columnista del diario El Espectador y autora de varios libros sobre la cultura vallenata.
La opinión pública nacional la recuerda por la columna ‘La Carta Vallenata’ en el diario El Espectador, en donde comentaba, con un estilo sencillo y controvertido, los principales acontecimientos de la región y del país. Allí laboró sin pausa por más de veintidós años, como periodista y columnista.
En 1968, junto con el ex presidente Alfonso López Michelsen, el maestro Rafael Escalona Martínez y otras prestantes personas, crearon el Festival de la Leyenda Vallenata que, con el paso del tiempo, se transformó en el certamen folclórico más importante de Colombia hasta llegar por ley a constituirse en Patrimonio Cultural de la Nación.
‘La Cacica’ fue clave para que hoy la música vallenata sea conocida en todo el mundo y para que el baile del pilón tuviera el auge que logró al ser incluido en la inauguración del Festival de la Leyenda Vallenata.
En medio del acto religioso, se recordará que Consuelo Araujo Noguera cumpliría 71 años, y que la violencia el 29 de septiembre de 2001, la separó de los suyos dejando, como dice la canción que más le gustaba, “una honda herida”.
En la lápida de su tumba se volverá a leer su epitafio: “Aquí yace Consuelo Araujonoguera, de pié como vivió su vida” y además se recordará la frase escrita por el periodista Juan Gossaín: “Consuelo es irrepetible. A ella, como dicen los campesinos de mi tierra, la parieron y después rompieron el molde”.