9 noviembre, 2018

Midterm elections 2018

Los resultados de las elecciones de U.S.A son muy confortables para esa parte del mundo preocupada por el racismo, nacionalismo y gobiernos segregacionistas como el de Donald Trump promovido por sectores ultra extremistas y religiosos cuya ambición consiste en imponer una visión del mundo en la que la única forma de sobrevivir es exterminar todo […]

Los resultados de las elecciones de U.S.A son muy confortables para esa parte del mundo preocupada por el racismo, nacionalismo y gobiernos segregacionistas como el de Donald Trump promovido por sectores ultra extremistas y religiosos cuya ambición consiste en imponer una visión del mundo en la que la única forma de sobrevivir es exterminar todo aquello que no les guste o consideren sacrílego.

La Cámara de Representantes norteamericana regresa al dominio demócrata generando un gran suspenso por el desempeño de esta célula legislativa al tener entre sus competencias el trámite del impeachment, que no es otra cosa que un juicio político al presidente de los EE.UU. En esta nueva etapa las relaciones entre Trump y el congresos específicamente la Cámara de Representantes pueden ser más turbias de lo que hasta el momento han sido y darle impulso asuntos que aún no concluyen como el caso de la presunta intervención rusa en las elecciones presidenciales del 2016, por eso la reacción agresiva del inquilino de la casa blanca contra el periodista de CNN Jim Acosta en plena rueda de prensa dejó asomar el nerviosismo del presidente por el resurgimiento de una nueva y diversa fuerza demócrata.

En el senado el liderazgo lo mantienen los republicanos por un estrecho margen, reduciendo el campo de acción del presidente en este terreno, siendo un factor que dificultaría más adelante nominaciones que dependan de la “cámara alta”, siendo más traumático designaciones como la del juez Brett Kavanaugh, escogido a pesar de los señalamientos por abusos sexuales.

La estrategia electoral de republicanos y en especial la del presidente Trump fallaron, usar las caravanas de latinos que huyen de la crisis en Centroamérica fue una gran equivocación, Venezuela no asustó mucho a los gringos y Barack Obama vuelve a convertirse en una inspiradora figura que recordó el “American Dream”, donde los sueños más remotos pueden convertirse en realidad como la elección de un presidente de raza negra y antepasados musulmanes.

Las confrontaciones serán mucho más salvajes, tanto demócratas como Trump se alistan a dar una batalla con todo su arsenal teniendo en el horizonte las presidenciales del 2020, el partido del burro debe hacer un gran trabajo para encontrar al Trudeau o Macron Americano capaz de equilibrar la balanza en los tiempos de Maduro y Bolsonaro, más aún donde el peso de Angela Merkel en Alemania comienza a debilitarse por su inminente salida, exponiendo su partido, su país y a toda Europa al dominio de los extremistas.

Por Carlos Andrés Añez Maestre