8 junio, 2019

Maderos Teatro, del sueño a la realidad

El teatro fue creado con la idea de tener un espacio donde se pudieran producir y construir obras propias para la cultura vallenta.

Maderos Teatro tiene cuatro años de estar en funcionamiento en Valledupar. 

CORTESÍA

Con la idea de brindar un nuevo espacio para el enriquecimiento cultural de Valledupar, hace cuatro años nació Maderos Teatro, colectivo de actores y actrices, que el 27 de marzo de 2015 abrió por primera vez sus puertas en una de las casas del centro histórico de Valledupar, para iniciar un proceso de investigación y creación teatral propia.

La idea original fue de un grupo de seis amigos, disidentes del teatro estudio La Carreta, de la Universidad Popular del Cesar, quienes durante algunos años bajo la dirección del maestro Deiler Díaz encontraron en el teatro universitario el camino para comunicarse en esta sociedad, desarrollando conocimientos y logrando diferentes premios en los Festivales Regionales y Nacionales de teatro universitario.

“Mientras estudiaba mi carrera en la UPC conocí a un grupo de personas que mientras estudiaba hacía parte de La Carreta y terminó gustándole de una forma más el teatro que sus primeras profesiones. Ellos me llamaron y me contaron que tenían la idea de arrendar una casa en el centro de la ciudad e iniciar un laboratorio de creación, fue ahí cuando nació la idea de esa casa teatral para que la gente viniera a ver nuestro trabajo”, mencionó Díaz, director de Maderos.

Desde ese momento empezó a materializarse el sueño de un grupo de jóvenes, quienes crean la Fundación Maderos Teatro, la cual logra tener un espacio llamado Sala Maderos Teatro, ubicada en la carrera 7 con calle 14, para que los actores tuvieran un espacio propio para ensayar, producir y construir las obras. De la misma manera, un lugar para que la gente pudiera hacer parte de ese proceso y disfrutar contenidos que cada mes crean para ellos basados en las costumbres, situaciones sociales e idiosincrasia Caribe.

De la idea que surgió de un grupo de seis personas conformados por Rafael Alberto Moreno Cordero, Clarisa Cuadros Beleño, Carolina Rodríguez, Luis Enrique Martínez, Gabriela Rodríguez y Norberto Campo, en la actualidad, 20 personas hacen parte de Maderos Teatro, quienes se esfuerzan por escoger las obras, montaje, ambientación, dirección técnica y el proceso social, así como el mantenimiento de la casa.

“Nosotros en nuestro proceso creativo vislumbramos en dos temas: interés grupal como los procesos que vamos a llevar a cabo, las obras que vamos a trabajar, que van de acuerdo a la técnica o estética de la obra y en segundo lugar, tenemos en cuenta nuestro entorno cultural, que en algunas oportunidades lo relacionamos con el entorno cultural de Valledupar”, dijo Díaz.

MOMENTO IMPORTANTE

Al momento de decidir la obra que se va a montar, el grupo empieza a hacer un trabajo minucioso de investigación sobre qué es lo que quieren mostrar al público, por lo que desarrollan investigaciones, consultas y el factor sobre el cual se van a inspirar para lograr ese objetivo.
De esa inspiración y de ese trabajo en equipo han surgido varias obras como ‘Rojas canción de cuna para Humberto’, basada en el conflicto armado que vivió el país hace muchos años y que los llevó a ganar la beca de creación teatral de la Convocatoria de Estímulos del ministerio de Cultura en 2015.

Asimismo, recibieron una mención de honor por parte del ministerio de Cultura con el proyecto ‘Espantos del Zarare’. En 2016 fueron seleccionados para participar en el Festival Fronteras de Paz, desarrollado en Cúcuta y en las Fiestas de las Artes Escénicas en Medellín, Antioquia en el mismo año y la beca de creación internacional Fondo Nacional para las Artes y la Cultura de México con el proyecto ‘Cuando la luna hace ruido’.

Actualmente, y siguiendo con su aporte a la cultura vallenata, para la temporada de junio estarán presentando la obra ‘Flores de María’, inspirada en la canción ‘Alicia dorada’ del juglar Juancho Polo Valencia, con el propósito de acercar el trabajo teatral a la cultura vallenata y con la ilusión de seguir trabajando para recrear más historias inspiradas en los mitos, leyendas y la música del valle del Cacique Upar.

“Esta obra es inspirada en Alicia, la que después fue adorada. El poema musical nos lleva a montar la historia alrededor de la mujer que propició la canción y está alrededor de sus últimos momentos de vida, de su último suspiro de vida. De ahí nace la obra teatral”, dijo Deiler Díaz.

SUS FUNCIONES

Los días que tienen función (viernes y sábado a las 7:30 de la noche), el grupo se prepara desde primeras horas para mostrar a los espectadores otra forma de hacer cultura más allá del folclor vallenato. En grupo revisan libretos, ensayan, hacen los últimos ajustes técnicos como luces, sonidos y empiezan a preparar la casa para darles la bienvenida a los amantes del teatro.

Maderos Teatro, un colectivo que se ha esmerado por mostrar otro lado cultural de Valledupar, el cuál vive con sus propios recursos, aquellos que reciben de las entradas de las funciones y que un día anhelan con que el gobierno municipal y departamental fije una mirada a sus proyectos culturales que han traspasado fronteras.

Por: Carmen Lucía Mendoza Cuello / EL PILÓN