15 noviembre, 2019

Los proyectos mineros con técnicas no convencionales en el Cesar, según el director de la ANH

En el desarrollo de la II Cumbre de petróleo y gas que se realiza en Bogotá, el presidente de la Agencia Nacional de Hidrocarburos, ANH, Luis Miguel Morelli, detalló los proyectos mineros (de gas y petróleo) que están siendo estudiados en el departamento del Cesar, algunos ya autorizados y otros pendientes de licencia.

Luis Miguel Morelli, presidente de la ANH.

FOTO/ CORTESÍA.

Como se ha reseñado, el Cesar tiene potencialidades en materia de gas y petróleo pero en pozos no convencionales. En estos momentos, el Consejo de Estado estudia a fondo, escuchando voces en contra y en favor de la norma que regula los yacimientos no convencionales: el fracking.

Las potencialidades del departamento colindan principalmente con dos departamentos: el Magdalena y La Guajira.

Tenemos contratos que tienen que ver con gas y con no convencionales en petróleo. Estamos hablando del valle medio del Magdalena, de la cuenca Cesar-Ranchería, que es Cesar y un poco de La Guajira. Esas dos cuencas son las que en estos momentos tienen los contratos viabilizados para la exploración de los no convencionales. Nosotros estamos a la espera que el Ministerio de Minas y Energía, como responsable de la política de hidrocarburos, determine cuál será la forma cómo se desarrollarán los dos proyectos pilotos y desde luego esperar que el Consejo de Estado defina de fondo sobre la norma técnica que regula la práctica”, señaló a EL PILÓN Luis Miguel Morelli, presidente de la Agencia Nacional de Hidrocarburos.

En el caso de los pozos del sur del Cesar y Magdalena medio hay posibilidades de explotación en gas continental (tierra), igual que en el norte del Cesar en la cuenca Cesar-Ranchería. Para ambos proyectos se necesitaría la técnica no convencional. Ya por el norte de La Guajira las potencialidades son costa afuera (offshore) en las aguas del mar Caribe. Una técnica menos polémica que el fracking.

Una cosa es el valle inferior del Magdalena que tiene un potencial importante en gas continental que agrupa varios departamentos: Córdoba, Sucre y Cesar. En todos estos departamentos hay contratos, lo que sucede es que dependerá del primer pozo que se perfore que es el denominado Cumbia Uno, en el Atlántico, perforado por la empresa Noble Energy. A partir de allí se iniciará la perforación de otros pozos. Desde lo no convencional en el Cesar la posibilidad es con la multinacional Drummond”, agregó el presidente.

En la actualidad, La empresa que produce gas en el departamento es la multinacional Drummond y lo hace para uso propio. Esa producción se centra en el manto asociado a yacimientos de carbón. El gas que se está produciendo es proveniente de yacimientos de carbón, pero no hay campos gasíferos autónomos.

Según Morelli está “la posibilidad de desarrollar proyectos de gas en manto del carbón pero con fracturamiento hidráulico en múltiples etapas”. Ese proyecto, agrega, lo autorizaría el gobierno el año entrante.

CIFRAS

Por el lado del gas el mayor potencial está la cuenca Cesar-Ranchería. Allí, las exploraciones determinaron la presencia de 10 trillones de pies cúbicos, TCF, de gas, más del doble que toda la reserva nacional (4 TCF).

A nivel nacional, Ecopetrol y la ANH manejan cifras variadas sobre cuántos barriles de petróleo se pueden encontrar en los no convencionales. Sin haber revisado las posibilidades del Catatumbo, está la posibilidad de tener 9.000 millones de barriles en reserva, es decir, más o menos cinco veces la actual reserva que son 1958 millones de barriles.

En este sentido, el mayor potencial del Cesar se encuentra en el sur del Cesar, en San Martín, donde está ubicado uno de los proyectos pilotos del fracking. Proyecto que ha sido polémico y que por los riesgos ambientales de la técnica, las comunidades y ambientalistas han presentado oposición.

Según la versión del director, en la comunidad ha habido receptividad, contrario a otros grupos.

En San Martín, Cesar, las empresas titulares de los contratos de exploración de yacimientos no convencionales han realizado actividades con las comunidades. Ha habido receptividad. Nos impresiona que hay un ambiente negativo en las redes y en algunos ambientalistas pero la comunidad vecina de estos proyectos ha sido una sorpresa positiva cómo se han interesado sobre cuál podría ser el impacto y quieren analizar esos aspectos desde el punto de vista técnico y no político. Como lo dijo la Comisión de expertos, para estos proyectos es fundamental la licencia social, es decir, la aceptación y el respaldo de las comunidades”, concluyó.

POR: DEIVIS CARO / EL PILÓN
deivis.caro@elpilon.com.co