Publicidad
Categorías
Categorías
Columnista - 1 abril, 2010

Lo llaman Jesús.

DOS PUNTOS. Por: Germán Piedrahíta R. Todo salió a la luz por los medios, cuando alguien, ante el cadáver irreconocible por su estado, logró la identificación por una marca en la pierna. “Lo llaman Jesús”, fue lo que dijo y empezó el problema por su vestido camuflado y el señalamiento con todo y prontuario, como […]

DOS PUNTOS.

Por: Germán Piedrahíta R.

Todo salió a la luz por los medios, cuando alguien, ante el cadáver irreconocible por su estado, logró la identificación por una marca en la pierna. “Lo llaman Jesús”, fue lo que dijo y empezó el problema por su vestido camuflado y el señalamiento con todo y prontuario, como un temido guerrillero dado de baja en forma heroica.
El largo comunicado manifestaba una larga vida dedicad al terror, al secuestro, a la asonada, al asesinato. “¡Pero si es Jesús¡ ¡¿Cómo puede ser eso?¡
El informe del DAS es extenso. Jesús era altamente peligroso. No era nacido en el lugar, algo ya sospechoso y más por ser hijo de desplazados, con papá obrero, carpintero para más señas y nacido en una cueva, bajo de un puente. Ya de pequeño enfrentaba a los mayores y no hay informes de su juventud por lo que se sospecha de su aleccionamiento en la JUCO. Aparece, posiblemente llegando del monte, como un izquierdista con ideas contrarias al neoliberalismo, como eso de: al hombre lo que es del hombre, lo que lo señala con ideas sexuales enrarecidas. Participa y organiza marchas con un grupo seudoreligioso de obreros y pescadores conocidos como el clan de los doce, muy conocidos en los barrios bajos y en los asentamientos campesinos.  Es apoyado por los movimientos indígenas que lo saludan con hojas de palmas y otras plantas que pueden ser de coca o marihuana. No respeta ni a  los jerarcas de la iglesia que lo condenan cuando critica al Papa por el mal uso de su famosa frase “dejad que los niños vengan a mí” dicha en el encuentro mundial en defensa de la niñez.
Lo sindican de conformación de peligrosos grupos por su reunión y defensa de la conocida actriz porno, María de Magdala, con quien le sugieren varios hijos, que no reconoce.
El ataque a los banqueros, dado en la reunión anual cuando enfurecido por las ganancias declaradas, los quiso expulsar del salón Rojo, va acompañado de sendas fotos que lo muestran con un grueso libro, posiblemente de Marx.
También es acusado del asalto a camiones de alimentos de las trasnacionales  cuando repartió panes y peces a un grupo de caminantes en contra del secuestro.
Muy sospechosa es su descripción por la descuidada barba y cabellera abundante más una boina vasca, posiblemente de ETA y con una estrella que lo asemeja a un conocido terrorista argentino, ya dado de baja.
Sus continuas ofensas a la seguridad democrática que le impide viajar de noche y los reclamos en las emisoras a las mentiras sobre carreteras terminadas, empleo suficiente, salud total, servicios públicos para el pueblo, lo hacen agitador profesional y más cuando se supo de sus nexos con los seguidores del tal Petro,  peligroso dirigente del M-19.
Pero no es sólo el DAS, también hay referencias de un Jesús en los computadoras recuperados en el Ecuador y las quejas de exbavaria por sus reuniones sindicales.
Lo relaciona el FBI con Sendero Luminoso  y grupos chavistas por los volantes incautados en defensa del Alba, el Mercosur, Telesur y un poema en homenaje a la Bachelet. “¡Pero si es Jesús¡ El no pudo ser y hacer todo eso. ¡Están equivocados.¡
Los ojos autoritarios e inquisidores  del signado por el emperador de salida callan los murmullos, mientras los ministros estrellas muestran el positivo cadáver como un trofeo de paz.
Lo llamaban Jesús y repetía de memoria las palabras de un nazareno que fue crucificado hace unos años por decir que no  estaba de acuerdo.

[email protected]

Columnista
1 abril, 2010

Lo llaman Jesús.

Feel the sand on your feet, not your wardrobe weight.
Germán Piedrahíta R.

DOS PUNTOS. Por: Germán Piedrahíta R. Todo salió a la luz por los medios, cuando alguien, ante el cadáver irreconocible por su estado, logró la identificación por una marca en la pierna. “Lo llaman Jesús”, fue lo que dijo y empezó el problema por su vestido camuflado y el señalamiento con todo y prontuario, como […]


DOS PUNTOS.

Por: Germán Piedrahíta R.

Todo salió a la luz por los medios, cuando alguien, ante el cadáver irreconocible por su estado, logró la identificación por una marca en la pierna. “Lo llaman Jesús”, fue lo que dijo y empezó el problema por su vestido camuflado y el señalamiento con todo y prontuario, como un temido guerrillero dado de baja en forma heroica.
El largo comunicado manifestaba una larga vida dedicad al terror, al secuestro, a la asonada, al asesinato. “¡Pero si es Jesús¡ ¡¿Cómo puede ser eso?¡
El informe del DAS es extenso. Jesús era altamente peligroso. No era nacido en el lugar, algo ya sospechoso y más por ser hijo de desplazados, con papá obrero, carpintero para más señas y nacido en una cueva, bajo de un puente. Ya de pequeño enfrentaba a los mayores y no hay informes de su juventud por lo que se sospecha de su aleccionamiento en la JUCO. Aparece, posiblemente llegando del monte, como un izquierdista con ideas contrarias al neoliberalismo, como eso de: al hombre lo que es del hombre, lo que lo señala con ideas sexuales enrarecidas. Participa y organiza marchas con un grupo seudoreligioso de obreros y pescadores conocidos como el clan de los doce, muy conocidos en los barrios bajos y en los asentamientos campesinos.  Es apoyado por los movimientos indígenas que lo saludan con hojas de palmas y otras plantas que pueden ser de coca o marihuana. No respeta ni a  los jerarcas de la iglesia que lo condenan cuando critica al Papa por el mal uso de su famosa frase “dejad que los niños vengan a mí” dicha en el encuentro mundial en defensa de la niñez.
Lo sindican de conformación de peligrosos grupos por su reunión y defensa de la conocida actriz porno, María de Magdala, con quien le sugieren varios hijos, que no reconoce.
El ataque a los banqueros, dado en la reunión anual cuando enfurecido por las ganancias declaradas, los quiso expulsar del salón Rojo, va acompañado de sendas fotos que lo muestran con un grueso libro, posiblemente de Marx.
También es acusado del asalto a camiones de alimentos de las trasnacionales  cuando repartió panes y peces a un grupo de caminantes en contra del secuestro.
Muy sospechosa es su descripción por la descuidada barba y cabellera abundante más una boina vasca, posiblemente de ETA y con una estrella que lo asemeja a un conocido terrorista argentino, ya dado de baja.
Sus continuas ofensas a la seguridad democrática que le impide viajar de noche y los reclamos en las emisoras a las mentiras sobre carreteras terminadas, empleo suficiente, salud total, servicios públicos para el pueblo, lo hacen agitador profesional y más cuando se supo de sus nexos con los seguidores del tal Petro,  peligroso dirigente del M-19.
Pero no es sólo el DAS, también hay referencias de un Jesús en los computadoras recuperados en el Ecuador y las quejas de exbavaria por sus reuniones sindicales.
Lo relaciona el FBI con Sendero Luminoso  y grupos chavistas por los volantes incautados en defensa del Alba, el Mercosur, Telesur y un poema en homenaje a la Bachelet. “¡Pero si es Jesús¡ El no pudo ser y hacer todo eso. ¡Están equivocados.¡
Los ojos autoritarios e inquisidores  del signado por el emperador de salida callan los murmullos, mientras los ministros estrellas muestran el positivo cadáver como un trofeo de paz.
Lo llamaban Jesús y repetía de memoria las palabras de un nazareno que fue crucificado hace unos años por decir que no  estaba de acuerdo.

[email protected]