31 julio, 2016

“Las zonas veredales no serán un Caguán con despeje”: Humberto De la Calle

El Jefe Negociador del Gobierno Nacional ante la guerrilla de las Farc habló, en exclusiva, con EL PILÓN sobre su posición frente al proceso de paz que se cumple en La Habana, Cuba.

Humberto De la Calle Lombana es el jefe del equipo negociador del Gobierno Nacional en las conversaciones de paz con la guerrilla de las Farc. Desde el año 2012 comenzó una tarea que por años no se ha podido concluir: lograr la paz con este grupo guerrillero. El 23 de junio acordaron el punto de cese al fuego y dejación de armas y con este se abrió una nueva etapa, que ya tiene al país pensando en el Plebiscito que refrendará los acuerdos una vez se ponga la firma del punto final al conflicto que lleva más de 50 años.

De la Calle estuvo en Valledupar en el foro ‘Hacia el fin del conflicto’, organizado por la Revista Semana y la Usaid, con el apoyo del Diario EL PILÓN. Resolvió inquietudes, agradeció los gestos de apoyo expresados por muchas personas presentes y respondió con entereza los duros cuestionamientos al proceso de paz.

EL PILÓN: La gente quiere la paz, pero no con impunidad. ¿Qué dice al respecto?


Humberto De la Calle:
Comencemos por decir que la jurisdicción especial para la paz mantiene la promesa que hicimos desde un principio que no habría amnistía general para todos los delincuentes, bien sea de las Farc o agentes del Estado que desviaron su deber.

Por eso los delitos más graves no serán amnistiados, tienen que rendir verdad, reparar a las víctimas, someterse a la jurisdicción para obtener el tratamiento más favorable. Si no lo hacen, pues tendrán sanciones en el régimen carcelario ordinario hasta de 20 años. De tal manera que en esa discusión sobre la impunidad la gente pierde el sentido, además de que este es un esquema integral, un sistema que implica verdad, tiene que ir a la Comisión de la Verdad.

Verdad plena quiere decir sin omitir detalles, tiene que reparar a las víctimas materialmente, dice textualmente el texto del acuerdo y eso es lo que le permitiría obtener estas sanciones reparadoras, tienen la obligación durante cinco a ocho años con sus víctimas.

Los ganaderos temen que con el punto de desarrollo integral de tierras puedan ser expropiados de sus propiedades.

Me parece excelente pregunta porque oí de un ganadero, del señor David Hernández, esa misma preocupación. Pero lo que yo veo ahí es una información incorrecta, algo ha pasado porque eso no corresponde a la verdad.

Como dije en el foro, primero la idea de un Fondo de Tierras va dirigido a brindarles acceso a la tierra a aquellas comunidades donde hoy el excesivo microfundio ya lo permite, que un campesino viva de su tierra, pero esa no es una especie de reforma agraria generalizada como ocurrió en los años 60. El principal ingrediente del Fondo de Tierras son tierras que están en manos de los ilegales, a través de los mecanismos incluso hoy existentes, las leyes de tierras no se cambiaron en La Habana. Segundo esos latifundios que han sido tomados de manera ilegal van al Fondo de Tierras, la posibilidad de la expropiación es la última posibilidad, primero habría lugar a la compra de tierras donde sea necesario. Y en todo caso si hubiera necesidad de llegar a una expropiación se hará con indemnización de acuerdo con las leyes vigentes.

Están cuestionando que algunas zonas veredales fueron ubicadas en zonas de frontera, como el caso de la que quedará en el municipio de La Paz. ¿No es un beneficio a las Farc por su cercanía con Venezuela?
Uno de los criterios que se tuvieron en cuenta para fijar esas zonas veredales transitorias fue la distancia a la frontera, incluso eso se trabajó con los generales de la Comisión Técnica, generales curtidos en el ataque a las Farc y a la guerrilla. No puede haber menos de un número de kilómetros que garantice que la zona veredal esté alejada de la frontera. Lo que pasa con el municipio de La Paz es que por ser fronterizo la zona va a estar allá, pero realmente se tuvo un buen cuidado de que haya una muy buena distancia entre la zona y la frontera, y eso se tuvo en consideración para todo el territorio nacional.

Valledupar tiene unos altos índices de delincuencia. Atracos y raponazos son el pan de cada día y la ciudadanía teme que estos se incrementen con la desmovilización de los hombres de las Farc. ¿Qué dice al respecto?

Muy interesante, primero recordemos que las zonas veredales son estrictamente transitorias, no duran más de seis meses y exclusivamente para el proceso de dejación de armas. Me pareció ver en el foro que existe cierta confusión, la gente creía que estas zonas veredales son como una especie de Caguán con despeje, sin autoridades, y eso no es así. En las zonas veredales lo que hay es la presencia de la misma autoridad que hay allí, ahí permanecerá, incluso si se comete un delito en las zonas la Policía en coordinación con Naciones Unidas podrá entrar, todo esto será verificado por el mecanismo tripartito que dirige Naciones Unidas, hay una zona que rodea las zonas verdales de seguridad, donde no habrá presencia de las Farc ni del Ejército, pero la Policía seguirá actuando como lo viene haciendo en las respectivas veredas, en sus cabeceras.

Hay una serie de temores que son infundados, pero lo reitero, una cosa distinta son los desarrollos de carácter territorial que hay que hacer a través de los proyectos de enfoque territorial para la reintegración de la guerrilla, pero esto es una noción distinta a estas zonas que son extraordinariamente transitorias.

Vamos al Plebiscito. ¿Qué pasa si gana el NO?

Esa es una pregunta que me hacen con frecuencia. Primero yo no lo creo, sobre todo después de venir a Valledupar, lo que encontré es un gran ambiente positivo, un gran ánimo, no creo que eso ocurra. De todas maneras tengamos en cuenta que la única persona competente para dar inicio o terminarlo es el Presidente de la República, el presidente ha dicho que si gana el NO el proceso se acaba, es él la única voz autorizada para decirlo. Pero además, a mi parece que es correcto que la gente vote no, estamos en una democracia y justamente es la esencia del plebiscito, pero lo que creo es que esta va a ser una excelente oportunidad porque no es solo un plebiscito para ver quién se gana a quien, esto no es una cosa de partido, ni de unos contra otros, la paz no tiene dueño, la paz es de todos los colombianos.

¿En caso que ni el SI ni el No alcance el umbral, qué pasa?

El Plebiscito es vinculante para el Presidente de la República como lo dijo la Corte Constitucional, si logra ese umbral del 13 %, que son cuatro millones 396.000 votos. Si no ocurre esto, pues es simplemente una manifestación política, pero no tiene ningún grado de vinculatoriedad para el Presidente. Pero yo insisto incluso que ese umbral va a ser superado de manera bastante significativa.

¿Doctor De la Calle, es cierto que el día que se firme la paz, según ustedes en una fecha próxima, el cantautor de música vallenata ‘Poncho’ Zuleta va a cantar en ese acto?

Eso sí sería la maravilla. Yo creo que ese día va a ser un día de júbilo nacional y ‘Poncho’ será bienvenido y yo creo que habrá otros personajes de la expresión artística que han manifestado su deseo de estar ahí presentes.

¿Y usted va a ser candidato presidencial en las próximas elecciones?
No me pregunte eso (risas). He dicho reiteradamente que estoy comprometido con el proceso, no tengo cabeza sino para sacar el proceso, la verdad yo no le he pedido el voto a nadie. Esas son afirmaciones simplemente especulativas.

Según algunos informes de la Defensoría del Pueblo en algunos municipios del Cesar, cercanos a la Serranía de Perijá, han aparecido grupos llamados neoparamilitares, ¿usted qué sabe de eso?
No. Pero lo que sí sé es lo siguiente: uno de los elementos de los acuerdos del fin del conflicto que se dio a conocer el 23 de junio, además del cese del fuego y del desarme, fue un esquema de garantías que los discutimos muy profundamente con el general Oscar Naranjo, que son garantías para quien deje las armas, pero también garantías para los ciudadanos y en particular de frente a las organizaciones criminales. Por ejemplo, se habla de la creación de un cuerpo élite de la policía para el combate de esas bandas, la creación de una unidad nueva en la Fiscalía exclusivamente dedicada a la persecución del fenómeno del crimen organizado, que es realmente el escenario en el que desenvolverían este tipo de manifestaciones, además de la manera como ha tenido éxito en el combate de las bandas criminales, yo creo que este va a ser un sistema robusto que tiende a garantizar la seguridad de los ciudadanos. Nuestro lema es paz con seguridad, nosotros no concebimos que la paz termine debilitando la seguridad, al contrario reafirmándola y además quitándole gasolina al fuego del conflicto de Colombia.

Aunque usted no es negociador con la guerrilla del Eln, grupo que tiene una marcada presencia en el Cesar ¿qué sabe de las negociaciones con este grupo armado?
Como bien lo dice, no es mi responsabilidad, pero si tengo información como se sabe que ya ha habido un acuerdo sobre la agenda, pero no ha podido comenzar la fase publica por razón de la exigencia del gobierno respecto de los secuestros, pero es un tema que no está cancelado, que se está moviendo y para Colombia si sería lo ideal, cerrar el conflicto con todas estas organizaciones.

Muchas personas expresaron en el foro organizado por la Revista Semana en Valledupar, que si quieren la paz, pero aseguran que mientras unos asumen esta actitud, los jefes de las Farc muestran altivez e irreverencia, son contestatarios frente a las críticas de algunos colombianos.

Yo también les hago el mismo reproche, estoy totalmente de acuerdo. Lo que vimos en el foro fue que muchos de los que hablaron fueron víctimas, incluso personas que hoy se desempeñan como funcionarios o en el sector privado, contaron sus experiencias como víctimas, pero el ambiente era realmente de apoyo, de reconciliación, de deseo de cerrar esta tremenda hoja. Me parece que las Farc no están calibrando eso lo suficientemente.

Yo si les haría ese mismo reclamo público, les falta más solidaridad con las víctimas, más arrepentimiento, una cosa más clara, señalando que lo que hicieron no solo ofendió a muchos colombianos, sino que la garantía de no repetición tiene que ser una cosa de la cual las Farc no pueden vacilar. Deben tener un lenguaje mucho más contundente.

Hablando de reproches, más bien es un reclamo de parte de los vallenatos y cesarenses, incluso de todo el país, es que no hay suficiente pedagógica de lo que se ha acordado en La Habana.

Han pasado varias cosas. Todo lo acordado ha sido publicado, los primeros puntos desde hace más de un año son públicos en la web de la mesa de conversación, pero efectivamente es cierto que hay personas distraídas o que no se habían interesado sino hasta ahora. Yo pienso que va a haber un interés creciente, lo que si es cierto es que nosotros tenemos la carga de llevar una pedagogía muy clara a los colombianos, todo colombiano debe estar suficientemente enterado de las características antes de dar su voto en el Plebiscito, yo estoy diciendo que desde el equipo negociador vamos a hacer una maratón pedagógica, realmente si hace falta llevar contenidos más sencillos, entiendo que los acuerdos son largos y complejos de leer, luego tenemos que hacer un enorme esfuerzo en eso y además tanto la ley como la Corte dice que no se puede llevar un Plebiscito sin una tarea de difusión previa, incluso la Corte habló de llevarlos a distintas etnias

¿Qué papel espera usted que jueguen los medios de comunicación regionales en esta etapa?
Un papel fundamental. Uno aquí siente más la realidad, tanto del conflicto como de la ansiedad por superarlo, a veces hay círculos demasiado cerrados y quiero decirles que estos espacios a uno en verdad que lo robustecen porque hemos encontrado unos mensajes muy positivos, es ese mensaje que deben canalizar los medios, en especial los medios regionales que están mucho más cerca de los acontecimientos de la vida la provincia colombiana.

Usted dijo al inicio de la entrevista, “la paz no tiene dueño, es un esfuerzo de todos”…

Esto no es un problema de partido, ni de fulano contra perencejo, nadie es dueño de la paz. El gobierno lo que ha hecho es promover las conversaciones, el presidente Santos ha sido un líder, pero ya depende de los colombianos, nosotros hemos hecho todos los esfuerzos para lo acordado en La Habana, pero realmente son los colombianos los que nos dicen si lo hicimos bien o lo hicimos mal.

Si lo hicimos mal, entonces se habrá perdido una enorme posibilidad, yo creo que vamos a recibir un gran apoyo de los colombianos sin distinción por eso reitero que la paz no tiene dueño, la paz es solo de los colombianos.

El jefe negociador habló de la creación de un cuerpo élite de la policía para el combate de bandas criminales y una unidad nueva en la Fiscalía exclusivamente dedicada a la persecución del fenómeno del crimen organizado.

“Si lo hicimos mal, entonces se habrá perdido una enorme posibilidad, yo creo que vamos a recibir un gran apoyo de los colombianos sin distinción”.

Por Ana María Ferrer
direccion@elpilon.com.co