30 julio, 2021

Las veces que vengan, me las pongo

La  verdad  es  que  no  me  ha  gustado  nada  la  decisión  del  alcalde  de New  York  de premiar  con  100  dólares,  casi  400  mil  pesos,  a  las  personas  que  acudan  a vacunarse. Me  gusta  más  la  determinación  del  presidente  francés  de  sancionar a  quien  no  lo  haga.  Ese  ejemplo no  es  bueno,  ellos  lo  pueden  […]

La  verdad  es  que  no  me  ha  gustado  nada  la  decisión  del  alcalde  de New  York  de premiar  con  100  dólares,  casi  400  mil  pesos,  a  las  personas  que  acudan  a vacunarse. Me  gusta  más  la  determinación  del  presidente  francés  de  sancionar a  quien  no  lo  haga.  Ese  ejemplo no  es  bueno,  ellos  lo  pueden  hacer  porque tienen  los  recursos  disponibles,  pero  en  países  subdesarrollados  como  el nuestro,  para  hablar  más  claro  en  el escombráis,  se  verán  en  apuros  para hacerlo,  porque  eso  se  va  a  regar  como  pólvora  y  todo  el  que  no  se ha vacunado  va  a  pedir  platica  para dejarse  inyectar.

 Ojalá  me  equivoque  y  mi pesimismo  no  prospere,  pues  al  malo,  al  que  no  quiere  vacunarse,  lo  premian para  que  lo  haga  y  al  que  ya  lo  hizo  ¡qué!,  pescao,  se  me  parece  a  algo  así  como los  acuerdos  con  la  guerrilla  que  les  dieron  todo  y  no  han  devuelto  nada.  Puedo estar  equivocado  con  esta  comparación,  pero  no  sé  por  qué  recordé  al expresidente  Santos  pareciéndose  al  alcalde  de  New  York.

En  cambio  me  gustaron  las  medidas  de Emmanuel Macron  en  Francia,  nada  de premios  a  los  que  no  quieran  vacunarse,  mano  dura  con  ellos,  pues  no  es posible  que  atenten  contra  su  vida  y  la  vida  de  los  demás  y  creo  que  eso  es  lo que  debe  de  hacer  el  presidente  Duque:  aislar  al  que  no  quiera  vacunarse, prohibiéndole  asistir  a  espectáculos  públicos,  a  subirse  a  un  avión,  a  un  bus  o coger  un  taxi,  excluirlo  de  todo  movimiento  masivo  como  actos  religiosos  y deportivos  para  que  sientan  el  rigor  y  castigo  de  no  respetar  su  vida  y  la  de  los demás.

La  única  forma  de  ponerle  freno  a  esta  vaina  es  vacunando  el  70 %  de  la población,  ya  dicen  que  el  90 %, y  mañana  se  dirá  que  será  el  100 %.  Los  países ricos  tienen  cómo  pagar  para  que  lo  hagan  y  ya  lo  hizo  el  más  poderoso,  Estados Unidos. Vamos  a  ver  qué  hacen  los  otros,  pero  también  vamos  a  ver  qué hacemos  nosotros,  pero  algo  hay  que  hacer. Me  vacuné  con  Sinovac  y  me  fue  bien,  pues  de  pronto,  nadie  sabe, si  no  lo hubiera  hecho ya  estaría  en  el  país  de  los  acostados,  pues  me  picó  ese  bicho cruel  y  no  me  mató.  Estoy  vivo  y  dispuesto  a  ponerme  la  tercera  dosis  o  cuarta  si es  necesario,  de  las  cuales  ya  se  está  hablando,  cuando  lo  determine  la  Organización  Mundial  de  la  Salud,  porque  yo  soy  un  convencido  de  la  eficacia  de todas  las  vacunas  y  de  los  adelantos  científicos  en  esta  materia.

Esperemos  a  ver  qué  pasa,  pero  por  lo  pronto  me  pregunto: ¿qué  medidas  han tomado  en  la  China  para  los  que  no  quieren  vacunarse?  Serán  capaces  de  pasar al  papayo  al  primero  para  que  entiendan  los  tercos  e  insensatos  que  no  quieren hacerlo.

ADENDA:  Director  de  Tránsito,  ¿la  medida  de  cambiar  la  dirección  de  la  calle  14  es provisional  o  definitiva?  Si  es  definitiva,  por  qué  lo  hicieron,  bajo  qué  parámetros o  estudios  o  fue  en  forma  caprichosa,  porque  la  14  y  la  15  quedaron  con direcciones  iguales  y  eso  dificulta  subir  a  la  4ª  y  molesta  al  conductor  y  hace  que la  ciudad  se  torne  repelente  e  inhóspita.

 Felicitaciones  alcalde  por  haber  descubierto  a  tiempo  que  en  la  adoquinada  del Centro  se  estaban  utilizando  adoquines  de  mala  calidad,  ojalá  nada  más  sea  el pedacito  de  la  sexta  y  el  mal  no  esté  regado  en  las  demás  partes  donde  se  ha hecho  lo  mismo.