22 abril, 2022

Las buenas de la UPC

En medio de tantas noticias polémicas sobre la Universidad Popular del Cesar, UPC,la comunidad educativa de esa institución, y población en general, recibe la información emitida por el Observatorio de Educación de la Universidad del Norte sobre los resultados obtenidos en las pruebas SABER PRO del año 2021, en los que la denominada Alma Mater de este departamento no es de las peores desde el punto de vista académico.

En medio de tantas noticias polémicas sobre la Universidad Popular del Cesar, UPC,la comunidad educativa de esa institución, y población en general, recibe la información emitida por el Observatorio de Educación de la Universidad del Norte sobre los resultados obtenidos en las pruebas SABER PRO del año 2021, en los que la denominada Alma Mater de este departamento no es de las peores desde el punto de vista académico. Por supuesto, lejos está de ser líder entre las instituciones públicas en el país. Sin embargo, no estar en el fondo, es un consuelo en medio de todo lo peor y malo que nos viene del amado claustro.

Las pruebas evalúan el desarrollo de competencias de los estudiantes próximos a culminar los programas de pregrado de las universidades tanto pública como privadas de todo el país.

Con base en esos resultados, el Observatorio de Educación de la Universidad del Norte clasificó las Instituciones de Educación Superior del Caribe colombiano, en cuyo listado la UPC, sede Valledupar, ocupó el puesto número 21 a nivel caribeño y el 178 en el país, mientras que la sede Aguachica se posicionó en el lugar 25 y en todo el territorio nacional en el 199.

Según ese listado, solo 7, entre ellas la UPC, de las 37 universidades del Caribe, que estuvieron dentro del estudio, se encuentran entre las 100 mejores de Colombia de acuerdo al resultado en sus Pruebas Saber Pro.

Estos resultados no pueden soslayar las circunstancias adversas por las que ha venido enfrentando en los últimos tiempos, donde ha prevalecido la politiquería, irregularidades administrativas, puja de poderes de los distintos sectores que constituyen la clase dirigente de este departamento, solo para mencionar algunos de los muchos factores adversos de la institución.

Precisamente, en estos momentos se encuentran suspendidas las actividades académicas de la universidad, cuando no es Juana es Mariana, pareciera que el normal funcionamiento de la UPC ya se volvió imposible.

En medio la turbiedad no todo está perdido, la universidad aún conserva valores importantes, la parte académica sigue siendo interesante, adecuada infraestructura; es una buena opción para la formación profesional de esa numerosa población de jóvenes del Cesar.

Ahora soplan vientos de cambios y del cese de la interinidad administrativa, la elección de un rector en propiedad de manera definitiva, independiente de quien sea y siempre y cuando cumpla con el perfil requerido y no se afane en el enriquecimiento personal – dándole un pésimo ejemplo a las nuevas generaciones que se formen – es el primer gran paso a la solución.

La elección de Rober Romero Ramírez, como rector en propiedad de la UPC, ha caído bien en los estamentos de esa universidad y le auguramos los mejores éxitos.

También se abren las expectativas para las nuevas pruebas Pro correspondientes al 2022, el 11 y domingo 12 de junio, las primeras, bajo la modalidad en casa o en sitio de manera electrónica, y la segunda se realizará en octubre del presente año.
Esperamos que todo sea para bien.

Siguenos como @El_Pilon