Publicidad
Categorías
Categorías
Columnista - 23 abril, 2010

La seducción de la palabra en el día del idioma.

Por: Librada Nieto de Torres El dramaturgo inglés, William Shakespeare manifestaba: “Sea como fuere lo que pienses, creo que es mejor decirlo con buenas palabras”. Este pensamiento lo retomo para conmemorar el día del idioma, porque no hay espejo que mejor refleje la personalidad del ser humano que sus palabras, porque decir lo que sentimos […]

Por: Librada Nieto de Torres

El dramaturgo inglés, William Shakespeare manifestaba: “Sea como fuere lo que pienses, creo que es mejor decirlo con buenas palabras”. Este pensamiento lo retomo para conmemorar el día del idioma, porque no hay espejo que mejor refleje la personalidad del ser humano que sus palabras, porque decir lo que sentimos y sentir lo que decimos significa que hay concordancia entre las palabras y el poder de la mente.
Por lo anterior, se considera que es una enorme dificultad no tener talento para hablar bien ni sabiduría necesaria para darse a entender, debido a que una buena conversación es como un edificio con bases sólidas y fuertes.

La ciencia moderna aún no ha producido un medicamento tranquilizador, tan eficaz, como son las palabras bondadosas empleadas con argumentos saludables que permitan a la vida misma compararse como un arca inmensa llena de posibilidades donde se siembre buen ánimo, por ello el ser humano con el poder mágico de la palabra se convierte en el fino mármol y el escultor al mismo tiempo.
Día mundial del libro

“Un libro abierto es un cerebro que habla
Cerrado …un amigo que espera
Olvidado …un alma que perdura
Destruido ..un corazón que llora “

Este  interesante proverbio Hindú lo tengo en cuenta porque el goce de los libros ha sido considerado como uno de los encantos de una vida culta, respetada por quienes tienen este privilegio; de ahí la diferencia entre la vida de un ser humano que lee  y el que no lee. El que lee, en cuanto tiene un libro significativo en sus manos, se motiva, lo disfruta, lo siente y lo relaciona con sus experiencias cotidianas. El que no lee está apresado, con respecto al tiempo, al espacio, su conversación es pobre, tiene pocos amigos porque no puede escapar de esa prisión que es la falta de nuevos conocimientos para poder interactuar.

El libro es fuente de diálogo, es instrumento de intercambio y semilla de desarrollo; por ello la Unesco celebra cada 23 de abril el Día Mundial del Libro y del Derecho de Autor, en el que año tras año participan un centenar de países y varios millones de personas. En El Día del Libro se promueve el universo de la lectura y la escritura como instrumento de progreso, por ser expresión del pensamiento, espejo del alma que crea nuevas oportunidades para la humanización del mundo.

El libro es receptáculo de memoria, es vector de creatividad, es depósito de palabras y plataforma para el intercambio de ideas, por lo anterior hay que proteger y enriquecer el patrimonio cultural de la humanidad que equivale a afirmar que el libro es, por esencia, uno de los mejores artífices en la lucha por la diversidad cultural y lingüística, como aliado único para garantizar el acceso al conocimiento, a la libertad y a la paz.

El libro es el vehículo de nuevas formas de expresión, es el compañero en la ruta de nuestra vida y para las sociedades en torno a la palabra escrita; es el referente frente a los rápidos avances de las nuevas tecnologías de la comunicación y de la información en las sociedades modernas por esto, el mundo entero desde 1995, celebran en cerca de 80 países el Día Mundial del Libro y del Derecho de autor.
Les recuerdo que a leer se aprende leyendo y a escribir escribiendo.

Columnista
23 abril, 2010

La seducción de la palabra en el día del idioma.

Feel the sand on your feet, not your wardrobe weight.
Librada Nieto de Torres

Por: Librada Nieto de Torres El dramaturgo inglés, William Shakespeare manifestaba: “Sea como fuere lo que pienses, creo que es mejor decirlo con buenas palabras”. Este pensamiento lo retomo para conmemorar el día del idioma, porque no hay espejo que mejor refleje la personalidad del ser humano que sus palabras, porque decir lo que sentimos […]


Por: Librada Nieto de Torres

El dramaturgo inglés, William Shakespeare manifestaba: “Sea como fuere lo que pienses, creo que es mejor decirlo con buenas palabras”. Este pensamiento lo retomo para conmemorar el día del idioma, porque no hay espejo que mejor refleje la personalidad del ser humano que sus palabras, porque decir lo que sentimos y sentir lo que decimos significa que hay concordancia entre las palabras y el poder de la mente.
Por lo anterior, se considera que es una enorme dificultad no tener talento para hablar bien ni sabiduría necesaria para darse a entender, debido a que una buena conversación es como un edificio con bases sólidas y fuertes.

La ciencia moderna aún no ha producido un medicamento tranquilizador, tan eficaz, como son las palabras bondadosas empleadas con argumentos saludables que permitan a la vida misma compararse como un arca inmensa llena de posibilidades donde se siembre buen ánimo, por ello el ser humano con el poder mágico de la palabra se convierte en el fino mármol y el escultor al mismo tiempo.
Día mundial del libro

“Un libro abierto es un cerebro que habla
Cerrado …un amigo que espera
Olvidado …un alma que perdura
Destruido ..un corazón que llora “

Este  interesante proverbio Hindú lo tengo en cuenta porque el goce de los libros ha sido considerado como uno de los encantos de una vida culta, respetada por quienes tienen este privilegio; de ahí la diferencia entre la vida de un ser humano que lee  y el que no lee. El que lee, en cuanto tiene un libro significativo en sus manos, se motiva, lo disfruta, lo siente y lo relaciona con sus experiencias cotidianas. El que no lee está apresado, con respecto al tiempo, al espacio, su conversación es pobre, tiene pocos amigos porque no puede escapar de esa prisión que es la falta de nuevos conocimientos para poder interactuar.

El libro es fuente de diálogo, es instrumento de intercambio y semilla de desarrollo; por ello la Unesco celebra cada 23 de abril el Día Mundial del Libro y del Derecho de Autor, en el que año tras año participan un centenar de países y varios millones de personas. En El Día del Libro se promueve el universo de la lectura y la escritura como instrumento de progreso, por ser expresión del pensamiento, espejo del alma que crea nuevas oportunidades para la humanización del mundo.

El libro es receptáculo de memoria, es vector de creatividad, es depósito de palabras y plataforma para el intercambio de ideas, por lo anterior hay que proteger y enriquecer el patrimonio cultural de la humanidad que equivale a afirmar que el libro es, por esencia, uno de los mejores artífices en la lucha por la diversidad cultural y lingüística, como aliado único para garantizar el acceso al conocimiento, a la libertad y a la paz.

El libro es el vehículo de nuevas formas de expresión, es el compañero en la ruta de nuestra vida y para las sociedades en torno a la palabra escrita; es el referente frente a los rápidos avances de las nuevas tecnologías de la comunicación y de la información en las sociedades modernas por esto, el mundo entero desde 1995, celebran en cerca de 80 países el Día Mundial del Libro y del Derecho de autor.
Les recuerdo que a leer se aprende leyendo y a escribir escribiendo.