Publicidad
Categorías
Categorías
Columnista - 2 mayo, 2010

La Región Caribe y su consolidación

Por: Giomar Lucía Guerra Bonilla La convocatoria que hicieron los Gobernadores de los departamentos de la Costa a los candidatos a la Presidencia de la República, a un debate sobre la consolidación de la Región Caribe como entidad territorial, realizado el 30 de abril, merece un caluroso aplauso por los pasos oportunos y destacados que […]

Por: Giomar Lucía Guerra Bonilla

La convocatoria que hicieron los Gobernadores de los departamentos de la Costa a los candidatos a la Presidencia de la República, a un debate sobre la consolidación de la Región Caribe como entidad territorial, realizado el 30 de abril, merece un caluroso aplauso por los pasos oportunos y destacados que están dando sus promotores, anticipándose con justa razón a la búsqueda de un compromiso por parte de quien sea elegido Presidente de la Nación.
Aplausos por la claridad sobre lo que lleva implícito, reflejado en el contenido de las preguntas que tocaron los puntos álgidos para hablar de región  autónoma,  por la excelente organización, la alta calidad profesional de los periodistas que fungieron como moderadores del evento, entre otros Carlos Maestre Maya, director de este diario, las ayudas técnicas y la decoración con plantas, flores y diversidad de artesanías de nuestro entorno, ambiente que convocaba a tratar de manera, algunos temas álgidos.
Cuando hablo de Región Caribe a mi mente viene el realismo mágico,-de pronto para evadir toda esa pobreza que circunda nuestra ciudades- los aspectos más hermosos de ella, por mencionar algunos: los escritos de Gabo y del sinnúmero de novelistas, poetas y escritores, así como las pinturas de los maestros Obregón, Grau, Cecilia Porras, entre otros. Y qué decir de la música, de nuestros  juglares, las canciones del maestro Escalona y esa pléyade de cantautores vallenatos, el polifacético José Barros, Lucho Bermúdez, Francisco Zumaqué, Pablito Flórez, Daniel Lemaitre. Mejor no seguir enumerando. Prefiero dejar grabado en mi mente, el momento en que los Mamos de las distintas etnias imponían las aseguranzas a cada uno de los candidatos a la Presidencia, como signo de la palabra empeñada.
Mejor aún, en las fiestas, la alegría de los pueblos de la Costa Caribe con sus festivales que nos hablan de la riqueza y diversidad cultural, que se expresan en la aceptación de la plurietnicidad y la pluriculturalidad de esta región, elemento que es fundamento de la nacionalidad y eje para el logro del desarrollo económico y social y del desarrollo de nuestra mentalidad. Porque a pesar del terror y el hambre, en medio de la guerra de distinta índole, la pobreza, desnutrición, en una palaba de las necesidades básicas insatisfechas, este es un pueblo que canta, danza, escribe versos, cuentos, novelas, leyendas, donde algunos abuelos y madres aún arrullan, amamantan y narran cuentos a sus hijos y nietos y otros luchan con la violencia intrafamiliar.
Me atrevo a afirmar que la desazón que produce esta realidad socio-económica, incentivó a los actuales gobernadores a emprender este reto, para optar por una solución legal y económica, que les permitiera abordar en parte,  esta vieja deuda social del acendrado centralismo con la Región Caribe.
En pues, a la luz de la Carta Magna, teniendo en cuenta lo preceptuado en los artículos 306 y 307 sobre la Ley Orgánica de Ordenamiento Territorial ( LOOT), que lideran este proceso los gobernadores, en especial los del Atlántico y del Cesar respectivamente, Eduardo Verano de la Rosa promotor del Voto Caribe y Cristian Moreno Panesso; quienes aprovechando las elecciones para el Congreso tuvieron la buena idea de presentar esta propuesta en uno de los últimos encuentros, logrando  crear en la conciencia de la gente de esta Región un movimiento, cuya mejor prueba son los más de 2.500.000 votos, depositados en las urnas en las  elecciones del 14 de marzo, que avalan los propósitos para optar por los elementos de poder que conduzcan a lograr mejorar los niveles de vida de las familias de esta región.
En los candidatos presidenciales hubo consenso sobre el apoyo que debe brindarse a este significativo logro a través de un plebiscito, consulta al pueblo. Momento propicio para continuar.
Es de todos conocidos los pasos a seguir. Recordemos las experiencias anteriores. El momento es propicio, debe aprovecharse para elaborar un plan de trabajo que contemple las distintas vertientes, si es que aún no se ha elaborado y la consulta permanente a los distintos sectores, estimulando la participación ciudadana y académica. Porque el proceso no es tan fácil ni lineal, para poder acceder al trámite y aprobación del proyecto de Ley Orgánica de Ordenamiento Territorial (LOOT) por el Congreso, formalización de la RAP, constitución de la Región Caribe como Entidad Territorial y elaboración de los Planes Regionales de Desarrollo y Competitividad.

Columnista
2 mayo, 2010

La Región Caribe y su consolidación

Feel the sand on your feet, not your wardrobe weight.
Giomar Lucía Guerra Bonilla

Por: Giomar Lucía Guerra Bonilla La convocatoria que hicieron los Gobernadores de los departamentos de la Costa a los candidatos a la Presidencia de la República, a un debate sobre la consolidación de la Región Caribe como entidad territorial, realizado el 30 de abril, merece un caluroso aplauso por los pasos oportunos y destacados que […]


Por: Giomar Lucía Guerra Bonilla

La convocatoria que hicieron los Gobernadores de los departamentos de la Costa a los candidatos a la Presidencia de la República, a un debate sobre la consolidación de la Región Caribe como entidad territorial, realizado el 30 de abril, merece un caluroso aplauso por los pasos oportunos y destacados que están dando sus promotores, anticipándose con justa razón a la búsqueda de un compromiso por parte de quien sea elegido Presidente de la Nación.
Aplausos por la claridad sobre lo que lleva implícito, reflejado en el contenido de las preguntas que tocaron los puntos álgidos para hablar de región  autónoma,  por la excelente organización, la alta calidad profesional de los periodistas que fungieron como moderadores del evento, entre otros Carlos Maestre Maya, director de este diario, las ayudas técnicas y la decoración con plantas, flores y diversidad de artesanías de nuestro entorno, ambiente que convocaba a tratar de manera, algunos temas álgidos.
Cuando hablo de Región Caribe a mi mente viene el realismo mágico,-de pronto para evadir toda esa pobreza que circunda nuestra ciudades- los aspectos más hermosos de ella, por mencionar algunos: los escritos de Gabo y del sinnúmero de novelistas, poetas y escritores, así como las pinturas de los maestros Obregón, Grau, Cecilia Porras, entre otros. Y qué decir de la música, de nuestros  juglares, las canciones del maestro Escalona y esa pléyade de cantautores vallenatos, el polifacético José Barros, Lucho Bermúdez, Francisco Zumaqué, Pablito Flórez, Daniel Lemaitre. Mejor no seguir enumerando. Prefiero dejar grabado en mi mente, el momento en que los Mamos de las distintas etnias imponían las aseguranzas a cada uno de los candidatos a la Presidencia, como signo de la palabra empeñada.
Mejor aún, en las fiestas, la alegría de los pueblos de la Costa Caribe con sus festivales que nos hablan de la riqueza y diversidad cultural, que se expresan en la aceptación de la plurietnicidad y la pluriculturalidad de esta región, elemento que es fundamento de la nacionalidad y eje para el logro del desarrollo económico y social y del desarrollo de nuestra mentalidad. Porque a pesar del terror y el hambre, en medio de la guerra de distinta índole, la pobreza, desnutrición, en una palaba de las necesidades básicas insatisfechas, este es un pueblo que canta, danza, escribe versos, cuentos, novelas, leyendas, donde algunos abuelos y madres aún arrullan, amamantan y narran cuentos a sus hijos y nietos y otros luchan con la violencia intrafamiliar.
Me atrevo a afirmar que la desazón que produce esta realidad socio-económica, incentivó a los actuales gobernadores a emprender este reto, para optar por una solución legal y económica, que les permitiera abordar en parte,  esta vieja deuda social del acendrado centralismo con la Región Caribe.
En pues, a la luz de la Carta Magna, teniendo en cuenta lo preceptuado en los artículos 306 y 307 sobre la Ley Orgánica de Ordenamiento Territorial ( LOOT), que lideran este proceso los gobernadores, en especial los del Atlántico y del Cesar respectivamente, Eduardo Verano de la Rosa promotor del Voto Caribe y Cristian Moreno Panesso; quienes aprovechando las elecciones para el Congreso tuvieron la buena idea de presentar esta propuesta en uno de los últimos encuentros, logrando  crear en la conciencia de la gente de esta Región un movimiento, cuya mejor prueba son los más de 2.500.000 votos, depositados en las urnas en las  elecciones del 14 de marzo, que avalan los propósitos para optar por los elementos de poder que conduzcan a lograr mejorar los niveles de vida de las familias de esta región.
En los candidatos presidenciales hubo consenso sobre el apoyo que debe brindarse a este significativo logro a través de un plebiscito, consulta al pueblo. Momento propicio para continuar.
Es de todos conocidos los pasos a seguir. Recordemos las experiencias anteriores. El momento es propicio, debe aprovecharse para elaborar un plan de trabajo que contemple las distintas vertientes, si es que aún no se ha elaborado y la consulta permanente a los distintos sectores, estimulando la participación ciudadana y académica. Porque el proceso no es tan fácil ni lineal, para poder acceder al trámite y aprobación del proyecto de Ley Orgánica de Ordenamiento Territorial (LOOT) por el Congreso, formalización de la RAP, constitución de la Región Caribe como Entidad Territorial y elaboración de los Planes Regionales de Desarrollo y Competitividad.