Publicidad
Categorías
Categorías
Columnista - 16 febrero, 2010

La paradoja del día del periodista

ENTRE OTRAS COSAS…. Por: Dario Arregoces Este año como ya es costumbre, se celebró el día del periodista, y el Círculo de Periodistas de Bogotá (C.P.B.), tuvo a bien realizar su habitual certamen en el cual se premia los mejores trabajos periodísticos amén de homenajear la vida y obra de quien por sus dedicación y […]

ENTRE OTRAS COSAS….

Por: Dario Arregoces
Este año como ya es costumbre, se celebró el día del periodista, y el Círculo de Periodistas de Bogotá (C.P.B.), tuvo a bien realizar su habitual certamen en el cual se premia los mejores trabajos periodísticos amén de homenajear la vida y obra de quien por sus dedicación y trabajo lo merezca.
Con sobradas razones  se rindió  homenaje a la vida y obra del periodista  Yamid Amat. No obstante la ceremonia  se vio empañada por un hecho que por su trascendencia merece ser comentado y de ser posible debatido. Se trata del interés que desde siempre a mostrado el actual gobierno en atraer la inversión extranjera. Son conocidas por todos, las generosas exenciones tributarias y las ventajosas condiciones laborales que Colombia ofrece a los inversionistas extranjeros, pero se ha llegado a extremos inconcebibles que rayan en la obsecuencia y servilismo.
Nos referimos al reciente episodio de la licitación del tercer canal de televisión, la cual estuvo a punto de ser adjudicada al Grupo Planeta, casi sin tomar en cuenta que fue el único proponente, en clara violación del principio de transparencia y selección  objetiva  establecidos en la Ley 80 de 1993.
Planeta  es un Grupo  de origen Español. Son los actuales dueños de El Tiempo, el diario de mayor circulación en nuestro país, del canal  City Tv y de la revista Cambio, entre otras publicaciones. Su representante legal es el ibérico Don Francisco de Soler. Perdón. Francisco Solé.
No tiene nada de extraño, que un grupo extranjero entre a licitar por la adjudicación de un canal de Televisión, pero cuando no hay puja en la licitación porque el grupo extranjero es el único proponente -valga decir – sin competidores a la vista, debe ser visto como un hecho insólito, que deja mucho que desear en cuanto a la transparencia y la objetividad. Afortunadamente la Comisión Nacional de Televisión, en un acto valiente decidió aplazar la adjudicación del tercer canal de televisión, porque además de existir un solo proponente, sus miembros se  acordaron que estábamos en un año electoral, que de alguna manera incide con el  normal desarrollo del proceso licitatorio de marras.
No contento con la decisión  adoptada por la C.N.T. el grupo Planeta, en acto de soberbia optó por ofrendar las cabezas de María Elvira Samper y Rodrigo Pardo, periodistas de la revista Cambio, quienes en su momento denunciaron ante la opinión pública las fechorías del ex ministro de Agricultura Andrés Felipe Arias, con su Agro Ingreso Seguro – convertida en la plataforma política de su actual campaña  presidencial- y las fechorías cometidas por el ex fiscal Seccional de Medellín, Guillermo León Valencia Cossio, hermano de nuestro actual ministro del interior y de la “Justicia”.
El motivo de las “echadas” de Samper y Pardo, al parece fue por los reparos  hechos por  áulicos del Presidente,  quiénes muy seguramente le enrostraron al señor Solé, el hecho de ser el dueño de Cambio 16 revista que  denunció los mayores escándalos del Gobierno de Uribe. Consecuente con lo anterior el empresario, ni corto ni perezoso tomó la decisión de echar a los citados periodistas, aduciendo razones  de tipo económico y prometiendo, además, en acto de sincera contrición,   que cambiaria el formato de la revista Cambio por uno más light y que ya no sería semanal sino mensual, todo ello con la finalidad de ser -El Ungido- con la adjudicación  del tercer canal de televisión.
Esto ocurrió justo en la víspera del Día del Periodista ¡Qué paradoja! De una parte se exalta el arrojo de los citados periodistas pero de otra, se les quita su medio de subsistencia.
darioarregoces@hotmail.com

Columnista
16 febrero, 2010

La paradoja del día del periodista

Feel the sand on your feet, not your wardrobe weight.
Dario Arregoces

ENTRE OTRAS COSAS…. Por: Dario Arregoces Este año como ya es costumbre, se celebró el día del periodista, y el Círculo de Periodistas de Bogotá (C.P.B.), tuvo a bien realizar su habitual certamen en el cual se premia los mejores trabajos periodísticos amén de homenajear la vida y obra de quien por sus dedicación y […]


ENTRE OTRAS COSAS….

Por: Dario Arregoces
Este año como ya es costumbre, se celebró el día del periodista, y el Círculo de Periodistas de Bogotá (C.P.B.), tuvo a bien realizar su habitual certamen en el cual se premia los mejores trabajos periodísticos amén de homenajear la vida y obra de quien por sus dedicación y trabajo lo merezca.
Con sobradas razones  se rindió  homenaje a la vida y obra del periodista  Yamid Amat. No obstante la ceremonia  se vio empañada por un hecho que por su trascendencia merece ser comentado y de ser posible debatido. Se trata del interés que desde siempre a mostrado el actual gobierno en atraer la inversión extranjera. Son conocidas por todos, las generosas exenciones tributarias y las ventajosas condiciones laborales que Colombia ofrece a los inversionistas extranjeros, pero se ha llegado a extremos inconcebibles que rayan en la obsecuencia y servilismo.
Nos referimos al reciente episodio de la licitación del tercer canal de televisión, la cual estuvo a punto de ser adjudicada al Grupo Planeta, casi sin tomar en cuenta que fue el único proponente, en clara violación del principio de transparencia y selección  objetiva  establecidos en la Ley 80 de 1993.
Planeta  es un Grupo  de origen Español. Son los actuales dueños de El Tiempo, el diario de mayor circulación en nuestro país, del canal  City Tv y de la revista Cambio, entre otras publicaciones. Su representante legal es el ibérico Don Francisco de Soler. Perdón. Francisco Solé.
No tiene nada de extraño, que un grupo extranjero entre a licitar por la adjudicación de un canal de Televisión, pero cuando no hay puja en la licitación porque el grupo extranjero es el único proponente -valga decir – sin competidores a la vista, debe ser visto como un hecho insólito, que deja mucho que desear en cuanto a la transparencia y la objetividad. Afortunadamente la Comisión Nacional de Televisión, en un acto valiente decidió aplazar la adjudicación del tercer canal de televisión, porque además de existir un solo proponente, sus miembros se  acordaron que estábamos en un año electoral, que de alguna manera incide con el  normal desarrollo del proceso licitatorio de marras.
No contento con la decisión  adoptada por la C.N.T. el grupo Planeta, en acto de soberbia optó por ofrendar las cabezas de María Elvira Samper y Rodrigo Pardo, periodistas de la revista Cambio, quienes en su momento denunciaron ante la opinión pública las fechorías del ex ministro de Agricultura Andrés Felipe Arias, con su Agro Ingreso Seguro – convertida en la plataforma política de su actual campaña  presidencial- y las fechorías cometidas por el ex fiscal Seccional de Medellín, Guillermo León Valencia Cossio, hermano de nuestro actual ministro del interior y de la “Justicia”.
El motivo de las “echadas” de Samper y Pardo, al parece fue por los reparos  hechos por  áulicos del Presidente,  quiénes muy seguramente le enrostraron al señor Solé, el hecho de ser el dueño de Cambio 16 revista que  denunció los mayores escándalos del Gobierno de Uribe. Consecuente con lo anterior el empresario, ni corto ni perezoso tomó la decisión de echar a los citados periodistas, aduciendo razones  de tipo económico y prometiendo, además, en acto de sincera contrición,   que cambiaria el formato de la revista Cambio por uno más light y que ya no sería semanal sino mensual, todo ello con la finalidad de ser -El Ungido- con la adjudicación  del tercer canal de televisión.
Esto ocurrió justo en la víspera del Día del Periodista ¡Qué paradoja! De una parte se exalta el arrojo de los citados periodistas pero de otra, se les quita su medio de subsistencia.
darioarregoces@hotmail.com