17 octubre, 2020

La educación hoy

El proceso de enseñanza y aprendizaje en Colombia y otros países del mundo ha entrado en una órbita totalmente diferente nueva y expectante como consecuencia a la propagación del virus, lo que ha motivado que gobiernos de varios países hayan  incorporado herramientas e instrumentos de carácter tecnológico como es el mundo virtual, tras la finalidad […]

El proceso de enseñanza y aprendizaje en Colombia y otros países del mundo ha entrado en una órbita totalmente diferente nueva y expectante como consecuencia a la propagación del virus, lo que ha motivado que gobiernos de varios países hayan  incorporado herramientas e instrumentos de carácter tecnológico como es el mundo virtual, tras la finalidad de enfrentar y corregir los retos que nos depara el presente y el futuro.

Es más, expertos en educación a nivel internacional sostienen que gracias a la modalidad virtual en los países latinoamericanos la educación y otras acciones propias de la institucionalidad, se han salvado gracias a su valiosa utilización. Anteriormente en la enseñanza, tanto a nivel primario, secundario y universitario, era admisible y permisible un número máximo de 45 educandos por curso, hoy por hoy, estos pueden recibir el mismo contenido educativo en forma masiva; es decir, se constituye este fenómeno en una estrategia innovadora, productiva; en otras palabras, esta renovación producto de la modernidad y las circunstancias, permite que el joven estudiante desde su misma casa en la ciudad o vereda, pueda simultáneamente con sus condiscípulos y otro masivo que él no conoce interactuar recíprocamente fortaleciendo así el proceso educativo.

Esta incorporación, ha sido asumida y ponderada por los expertos como una bendición, que se tiene y se constituye en la única forma salvadora para que las diversas entidades de la institucionalidad, reciban, atiendan y solucionen las peticiones de la comunidad en general. Estamos hablando, no solo de la educación atendida por intermedio del internet, sino que ello ha conllevado a que este proceso se emule en otras entidades estatales y privadas.

Preguntamos: ¿qué tal si esta pandemia hubiese ocurrido en 1918; fiebre española? La respuesta es que estaríamos viviendo momentos catastróficos de desespero y zozobra; por fortuna el vertiginoso y cada día más impresionante desarrollo del proceso de la virtualidad nos equipara a países adelantados como Finlandia, donde la educación es 100 % virtual. Como puede interpretarse, las cosas buenas deben imitarse. El Ministerio de Educación, está solicitando se siga la permanencia de la educación, no solo presencial hasta que desaparezca ésta pandemia

Es digno destacar que antes de la pandemia, el gobierno colombiano ya había incursionado con bibliotecas virtuales, gran avance, en varios entes territoriales con excelentes resultados, valga ahora la oportunidad para potenciar y robustecer esta sana iniciativa para el bien de la educación del país. Lo preocupante es que algunos actores de la educación del país, docentes, le tienen miedo a la modernización; prefieren vivir como en la época de las cavernas; por lo tanto desde ésta columna periodística, damos la bienvenida a todo lo que represente conocimiento con eficiencia, calidad y prosperidad en la educación.