Publicidad
Categorías
Categorías
Editorial - 18 febrero, 2010

La competitividad de Valledupar

Se acaba de conocer un interesante estudio realizado por el Banco Mundial sobre la competitividad de 21 ciudades colombianas, entre las cuales está Valledupar. Según ese estudio la capital del Cesar está en el quinto lugar en materia de competitividad, entre ese grupo ciudades, por sus facilidades para hacer los negocios. Valledupar está por encima […]

Se acaba de conocer un interesante estudio realizado por el Banco Mundial sobre la competitividad de 21 ciudades colombianas, entre las cuales está Valledupar. Según ese estudio la capital del Cesar está en el quinto lugar en materia de competitividad, entre ese grupo ciudades, por sus facilidades para hacer los negocios.
Valledupar está por encima de ciudades como Bogotá, Cali, Medellín, Cartagena y Barranquilla; pero primero que Valledupar están: Manizales, Ibagué, Pereira y Sincelejo.
La primera tendencia interesante es que las denominadas ciudades intermedias, registran mejor en los indicadores de competitividad para hacer negocios que las ciudades grandes. Atrás quedó la época dorada de Bogotá, Cali y Medellín.
El estudio se centra en las regulaciones nacionales y locales que afectan 6 etapas del ciclo de vida de una pequeña o mediana empresa doméstica: apertura de una empresa, obtención de permisos de construcción, registro de propiedades, pago de impuestos, comercio transfronterizo y cumplimiento de contratos, entre otros aspectos.
El documento, denominado Doing Business en Colombia 2010 fue producido por el Departamento de Clima de Inversiones del Grupo Banco Mundial, con la colaboración del Centro de Estrategia y Competitividad de la Universidad de Los Andes y el apoyo del Consejo Privado de Competitividad.

Fue financiado por el Departamento Nacional de Planeación, el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, la Confederación Colombiana de Cámaras de Comercio (Confecámaras), la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, el Secretariado de Estado de Economía Suizo y el Departamento de Clima de Inversiones del Grupo Banco Mundial.

Un aspecto positivo del estudio es que lo realiza una entidad del prestigio del Banco Mundial y que cuando señaló esos aspectos y le dio ese ranking a Valledupar es porque la ciudad se lo merece.
Y es una buena noticia ese honroso lugar para Valledupar, para ser la primera vez que se realiza este estudio incluyendo a la ciudad de los santos reyes. Pero a partir del mismo, es indispensable adoptar una serie de decisiones del sector público y privado, sobre las fortalezas y debilidades de la capital del Cesar en los aspectos considerados y evaluados.
Lo más importante es cambiar los aspectos que se deban mejorar para hacer de Valledupar, una ciudad atractiva para la inversión y los negocios, en general, y conservar y cuidar los aspectos que marcan positivo,  en esta materia. Nos toca trabajar mucho más, en muchísimos aspectos, tanto al sector público como al privado, para aprovechar esas fortalezas y trabajar en las debilidades.
En este sentido, por ejemplo, se puede y se deben hacer varias cosas: por ejemplo, crear un centro de atención empresarial para facilitar la constitución de una sociedad o el pago de impuestos o los registros de propiedad. Y se requiere, para lograr tal fin, un esfuerzo coordinado entre el sector público y el sector privado, específicamente entre la Cámara de Comercio y otras instituciones, y la Alcaldía de Valledupar.
Además de facilitar trámites como  la liquidación, declaración y pago de los impuestos de carácter municipal, también, en esa ventanilla única se podrían concentrar una serie de trámites que hoy están dispersos en distintas instituciones y en distintos puntos de la ciudad. En la misma podría establecer, la DIAN, las secretarías de asuntos económicos departamentales, y otras entidades.
Sin que el estudio lo señale, es mucho lo que la ciudad tiene que trabajar para mejorar, entre autoridades y comunidad, en materia de seguridad en sus calles y zona rural, y también en materia de movilidad. El problema de movilidad y en particular el mototaxismo no dan espera.
Adicionalmente, Valledupar tiene muchas ventajas geográficas, geoeconómicas y urbanísticas que puede aprovechar y potencializar para mejorar, todavía más, en materia de competitividad. Entre otras están,  su cercanía a Venezuela, su proximidad al mar, en particular a los puertos de Santa Marta y Barranquilla, y también a las zonas productoras mineras y a otras regiones consumidoras del país, importantes, como es el caso de Bucaramanga y Cúcuta.
Los resultados de este estudio, reiteramos, son una buena noticia para la ciudad, pero también nos impone unos derroteros y retos muchos mayores, a corto, mediano y largo plazo para mejorar en materia de competitividad; hacer la Ciudad de los Santos Reyes más atractiva aún para la inversión y los negocios, en sectores como el turismo, la música, y la realización de eventos empresariales de carácter nacional, entre otros tópicos, para generar, gracias a esos capitales nacionales y extranjeros que puedan llegar, los miles de empleos que requieren con urgencia los habitantes de Valledupar.

Editorial
18 febrero, 2010

La competitividad de Valledupar

Se acaba de conocer un interesante estudio realizado por el Banco Mundial sobre la competitividad de 21 ciudades colombianas, entre las cuales está Valledupar. Según ese estudio la capital del Cesar está en el quinto lugar en materia de competitividad, entre ese grupo ciudades, por sus facilidades para hacer los negocios. Valledupar está por encima […]


Se acaba de conocer un interesante estudio realizado por el Banco Mundial sobre la competitividad de 21 ciudades colombianas, entre las cuales está Valledupar. Según ese estudio la capital del Cesar está en el quinto lugar en materia de competitividad, entre ese grupo ciudades, por sus facilidades para hacer los negocios.
Valledupar está por encima de ciudades como Bogotá, Cali, Medellín, Cartagena y Barranquilla; pero primero que Valledupar están: Manizales, Ibagué, Pereira y Sincelejo.
La primera tendencia interesante es que las denominadas ciudades intermedias, registran mejor en los indicadores de competitividad para hacer negocios que las ciudades grandes. Atrás quedó la época dorada de Bogotá, Cali y Medellín.
El estudio se centra en las regulaciones nacionales y locales que afectan 6 etapas del ciclo de vida de una pequeña o mediana empresa doméstica: apertura de una empresa, obtención de permisos de construcción, registro de propiedades, pago de impuestos, comercio transfronterizo y cumplimiento de contratos, entre otros aspectos.
El documento, denominado Doing Business en Colombia 2010 fue producido por el Departamento de Clima de Inversiones del Grupo Banco Mundial, con la colaboración del Centro de Estrategia y Competitividad de la Universidad de Los Andes y el apoyo del Consejo Privado de Competitividad.

Fue financiado por el Departamento Nacional de Planeación, el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, la Confederación Colombiana de Cámaras de Comercio (Confecámaras), la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, el Secretariado de Estado de Economía Suizo y el Departamento de Clima de Inversiones del Grupo Banco Mundial.

Un aspecto positivo del estudio es que lo realiza una entidad del prestigio del Banco Mundial y que cuando señaló esos aspectos y le dio ese ranking a Valledupar es porque la ciudad se lo merece.
Y es una buena noticia ese honroso lugar para Valledupar, para ser la primera vez que se realiza este estudio incluyendo a la ciudad de los santos reyes. Pero a partir del mismo, es indispensable adoptar una serie de decisiones del sector público y privado, sobre las fortalezas y debilidades de la capital del Cesar en los aspectos considerados y evaluados.
Lo más importante es cambiar los aspectos que se deban mejorar para hacer de Valledupar, una ciudad atractiva para la inversión y los negocios, en general, y conservar y cuidar los aspectos que marcan positivo,  en esta materia. Nos toca trabajar mucho más, en muchísimos aspectos, tanto al sector público como al privado, para aprovechar esas fortalezas y trabajar en las debilidades.
En este sentido, por ejemplo, se puede y se deben hacer varias cosas: por ejemplo, crear un centro de atención empresarial para facilitar la constitución de una sociedad o el pago de impuestos o los registros de propiedad. Y se requiere, para lograr tal fin, un esfuerzo coordinado entre el sector público y el sector privado, específicamente entre la Cámara de Comercio y otras instituciones, y la Alcaldía de Valledupar.
Además de facilitar trámites como  la liquidación, declaración y pago de los impuestos de carácter municipal, también, en esa ventanilla única se podrían concentrar una serie de trámites que hoy están dispersos en distintas instituciones y en distintos puntos de la ciudad. En la misma podría establecer, la DIAN, las secretarías de asuntos económicos departamentales, y otras entidades.
Sin que el estudio lo señale, es mucho lo que la ciudad tiene que trabajar para mejorar, entre autoridades y comunidad, en materia de seguridad en sus calles y zona rural, y también en materia de movilidad. El problema de movilidad y en particular el mototaxismo no dan espera.
Adicionalmente, Valledupar tiene muchas ventajas geográficas, geoeconómicas y urbanísticas que puede aprovechar y potencializar para mejorar, todavía más, en materia de competitividad. Entre otras están,  su cercanía a Venezuela, su proximidad al mar, en particular a los puertos de Santa Marta y Barranquilla, y también a las zonas productoras mineras y a otras regiones consumidoras del país, importantes, como es el caso de Bucaramanga y Cúcuta.
Los resultados de este estudio, reiteramos, son una buena noticia para la ciudad, pero también nos impone unos derroteros y retos muchos mayores, a corto, mediano y largo plazo para mejorar en materia de competitividad; hacer la Ciudad de los Santos Reyes más atractiva aún para la inversión y los negocios, en sectores como el turismo, la música, y la realización de eventos empresariales de carácter nacional, entre otros tópicos, para generar, gracias a esos capitales nacionales y extranjeros que puedan llegar, los miles de empleos que requieren con urgencia los habitantes de Valledupar.