Publicidad
Categorías
Categorías
Columnista - 17 abril, 2010

La cabeza de López

Por: Jose Gregorio Guerrero Conocí hace tiempo un pueblo llamado Jojutla de Juárez, es uno de los Municipios del estado de Morelos, muy cerca a Ciudad de México y a Cuernavaca. Este pueblo de altas temperaturas, y de un polvillo milenario en el ambiente parecido a Fundación y a Codazzi. Tiene como orgullo un parque; […]

Por: Jose Gregorio Guerrero

Conocí hace tiempo un pueblo llamado Jojutla de Juárez, es uno de los Municipios del estado de Morelos, muy cerca a Ciudad de México y a Cuernavaca.
Este pueblo de altas temperaturas, y de un polvillo milenario en el ambiente parecido a Fundación y a Codazzi. Tiene como orgullo un parque; el verdadero orgullo es lo que reposa en el centro de él: la cabeza de Benito Juárez, y todas las direcciones del pueblo, giran en torno a dicha cabeza; por ejemplo: ¿donde vives tu? Preguntas a cualquier lugareño, y este te contesta: frente, atrás, o a un costado de la cabeza de Juárez; pues saben lo grande que fue Benito para ellos. Es una escultura digna para ese parque, muy bien diseñada y retrato irrebatible del gran prócer mexicano.
En Valledupar, la administración Pupo autorizó la elaboración de un busto en honor al gran Alfonso López Pumarejo, y fue cuando apareció tirada como de mala gana una cabeza en la glorieta del parque de la leyenda; cuando la vi por primera vez, me pareció ver al mismísimo Elfo Ochoa, escudero de Pepe Castro; pero de López tenia solo el marco de las gafas, que poco tiempo después desapareció, y terminó cambiada por bazuco en cualquier olla de las existentes en Valledupar (presentimientos de mi imaginación); lo dejaron miope. El día martes reapareció en este  medio, en la sección de fotonoticia la cabeza de Elfo, perdón, de López, ya con gafas, muy bonitas por cierto muy parecida a las que vendía Afranio Restrepo en su época, de carey, marco grueso.
Lo triste de la historia fue ver la cabeza tirada en el parque del helado frente a la magna obra que generación vallenata recordará en un presente, pasado y futuro: la del avión que voló sin alas, que aun reposa con turbinas en tierra, destartalado entre la maleza, esperando a que llegue el ingeniero aeronáutico que contrató la administración Pérez y salió a darse un chapuzón al rio y nunca regresó.
Entonces, le toca al alcalde, Luis Fabián Fernández, recontraubicar la olvidada cabeza de López, que obligatoriamente tiene que ser en el aeropuerto que lleva su mismo nombre; para que los turistas que lleguen de cualquier destino del mundo conozcan al pro-hombre que tanto quiso a esta tierra, no importa que se parezca a Elfo, al fin y al cabo ellos no se van a enterar. Sé que el secretario de Cultura tiene las mejores intenciones, esperemos se haga antes de festival.
P.D Me dice el Secretario de Cultura, que en la salida del aeropuerto van a construir una glorieta, y la cabeza de nuestro prócer descansará allí para siempre, entonces señor secretario protejamos la escultura de la intemperie y de los ladrones; y de paso piense ¿que podemos hacer con el avión?
Feliz fin de semana
www.goyoguerrero.com
[email protected]

Columnista
17 abril, 2010

La cabeza de López

Feel the sand on your feet, not your wardrobe weight.
José Gregorio Guerrero Ramírez

Por: Jose Gregorio Guerrero Conocí hace tiempo un pueblo llamado Jojutla de Juárez, es uno de los Municipios del estado de Morelos, muy cerca a Ciudad de México y a Cuernavaca. Este pueblo de altas temperaturas, y de un polvillo milenario en el ambiente parecido a Fundación y a Codazzi. Tiene como orgullo un parque; […]


Por: Jose Gregorio Guerrero

Conocí hace tiempo un pueblo llamado Jojutla de Juárez, es uno de los Municipios del estado de Morelos, muy cerca a Ciudad de México y a Cuernavaca.
Este pueblo de altas temperaturas, y de un polvillo milenario en el ambiente parecido a Fundación y a Codazzi. Tiene como orgullo un parque; el verdadero orgullo es lo que reposa en el centro de él: la cabeza de Benito Juárez, y todas las direcciones del pueblo, giran en torno a dicha cabeza; por ejemplo: ¿donde vives tu? Preguntas a cualquier lugareño, y este te contesta: frente, atrás, o a un costado de la cabeza de Juárez; pues saben lo grande que fue Benito para ellos. Es una escultura digna para ese parque, muy bien diseñada y retrato irrebatible del gran prócer mexicano.
En Valledupar, la administración Pupo autorizó la elaboración de un busto en honor al gran Alfonso López Pumarejo, y fue cuando apareció tirada como de mala gana una cabeza en la glorieta del parque de la leyenda; cuando la vi por primera vez, me pareció ver al mismísimo Elfo Ochoa, escudero de Pepe Castro; pero de López tenia solo el marco de las gafas, que poco tiempo después desapareció, y terminó cambiada por bazuco en cualquier olla de las existentes en Valledupar (presentimientos de mi imaginación); lo dejaron miope. El día martes reapareció en este  medio, en la sección de fotonoticia la cabeza de Elfo, perdón, de López, ya con gafas, muy bonitas por cierto muy parecida a las que vendía Afranio Restrepo en su época, de carey, marco grueso.
Lo triste de la historia fue ver la cabeza tirada en el parque del helado frente a la magna obra que generación vallenata recordará en un presente, pasado y futuro: la del avión que voló sin alas, que aun reposa con turbinas en tierra, destartalado entre la maleza, esperando a que llegue el ingeniero aeronáutico que contrató la administración Pérez y salió a darse un chapuzón al rio y nunca regresó.
Entonces, le toca al alcalde, Luis Fabián Fernández, recontraubicar la olvidada cabeza de López, que obligatoriamente tiene que ser en el aeropuerto que lleva su mismo nombre; para que los turistas que lleguen de cualquier destino del mundo conozcan al pro-hombre que tanto quiso a esta tierra, no importa que se parezca a Elfo, al fin y al cabo ellos no se van a enterar. Sé que el secretario de Cultura tiene las mejores intenciones, esperemos se haga antes de festival.
P.D Me dice el Secretario de Cultura, que en la salida del aeropuerto van a construir una glorieta, y la cabeza de nuestro prócer descansará allí para siempre, entonces señor secretario protejamos la escultura de la intemperie y de los ladrones; y de paso piense ¿que podemos hacer con el avión?
Feliz fin de semana
www.goyoguerrero.com
[email protected]