Publicidad
Categorías
Categorías
Columnista - 4 mayo, 2010

La Blackberrymanía

BITÁCORA Por: Oscar Ariza Daza La tecnología ha traído grandes cambios en los hábitos del ser humano. La radio, la televisión, los video juegos, el automóvil, el avión han hecho la vida más confortable y han permitido el avance de la tecnología hacia el mejoramiento de las condiciones de vida del hombre. La verdadera aplicación […]

BITÁCORA

Por: Oscar Ariza Daza

La tecnología ha traído grandes cambios en los hábitos del ser humano. La radio, la televisión, los video juegos, el automóvil, el avión han hecho la vida más confortable y han permitido el avance de la tecnología hacia el mejoramiento de las condiciones de vida del hombre. La verdadera aplicación de la ciencia al servicio de la humanidad.
Quizás el adelanto que más ha revolucionado el concepto de las comunicaciones ha sido la telefonía móvil y como desarrollo de esa actividad ha brindado la posibilidad de encontrar en los teléfonos celulares la mejor forma de interactuar en esta aldea global en la que los metadiscursos toman fuerza cada día; es el celular en sus diferentes manifestaciones, el que con sus ingeniosas funciones ha acortado las distancias de antaño y  mantenido los vínculos sentimentales y profesionales necesarios para el desarrollo del hombre.
El BlackBerry ha superado los límites imaginarios de algunos que nunca se atrevieron a pensar en un dispositivo portátil de un tamaño tal que sólo bastara la palma de la mano para ocultarlo y con acceso directo y rápido a la gigante red de internet, que pudiera también dar la posibilidad de llamar voz a voz, de  accesar a sistemas de posicionamiento global, a través de los  cuales es posible encontrar sitios, direcciones precisas y viajar seguros de ir en la vía correcta.
Mientras el teléfono móvil convencional sostuvo la comunicación oral, el BlackBerry ha hecho que la escritura vuelva a estar de moda; dicho regreso a lo escrito es tan fabuloso que podemos chatear con cualquier otro usuario de BlackBerry en el mundo que quiera compartir con nosotros el pin de acceso. Es tan maravilloso el servicio de este aparatico que hoy el fenómeno Berry es tan extendido por el mundo, que creo es el único que puede competirle a la ola verde de Mockus en popularidad. El mismo presidente de los Estados Unidos, Barak Obama  confesó que le era difícil desprenderse de su fiel compañero ahora que otras obligaciones mayores con su patria se lo exigían.
No obstante el fenómeno BlackBerry  también ha  generado impactos negativos en los usuarios, pues ha incidido en los patrones de cambio de conducta de quienes se aferran a él, de tal forma que conecta a quien lo usa con otras personas a grandes distancias, pero lo desconecta de cualquier reunión en la que se encuentre cercano. Hoy vemos a los Berryadictos ser víctimas del ensimismamiento, pues cada vez nos quita la capacidad oral de comunicarnos a distancia, para llevarnos al plano de la escritura, cosa que no es mala, pero exageradamente, termina por destruir cualquier intento de reunión social. Ya en Japón tienen clínicas para tratar a los adictos al BlackBerry que han terminado por desconocer el mundo que les rodea, para internarse en el  mítico aparato que le generó tal patología.
Lo cierto es que ya en Colombia y en Valledupar  comienzan a sentirse los estragos de la BlackBerrymanía, pues son muchos los noviazgos y matrimonios que están por destruirse producto de los celos, pues se le dedica más tiempo al aparatico que a la pareja; son innumerables las amistades rotas por este mismo efecto; a mí por el contrario me  ha servido para estar más cerca de mi novia,  aunque debo confesar que por ratos quisiera salir de él, principalmente cuando algún necio se le da por enviar mensajes de cadena, que es casi todo el tiempo o cuando algunos de mis contactos en una adicción casi patológico se les da por revelarnos lo que realiza minuto a minuto, poniéndolo en su espacio para el nick, haciendo públicas sus intimidades, nos enteramos sin que se nos pregunte si nos interesa o no, cuando algún contacto se baña, a qué hora orinan, a qué hora almuerzan, descansan,  estudian. Nos enteramos sin que nos importe, si tienen frío o rabia, si perdieron un parcial, si están sin plata o si están por cortarles el servicio.
El BlacBerry ayuda a acortar las distancias, pero está haciendo también que muchos estén enloqueciendo por esta fiebre que de no ser parada, estimulará también  la apertura de nuevos pabellones psiquiátricos en las clínicas de este país.
[email protected]

Columnista
4 mayo, 2010

La Blackberrymanía

Feel the sand on your feet, not your wardrobe weight.
Oscar Ariza Daza

BITÁCORA Por: Oscar Ariza Daza La tecnología ha traído grandes cambios en los hábitos del ser humano. La radio, la televisión, los video juegos, el automóvil, el avión han hecho la vida más confortable y han permitido el avance de la tecnología hacia el mejoramiento de las condiciones de vida del hombre. La verdadera aplicación […]


BITÁCORA

Por: Oscar Ariza Daza

La tecnología ha traído grandes cambios en los hábitos del ser humano. La radio, la televisión, los video juegos, el automóvil, el avión han hecho la vida más confortable y han permitido el avance de la tecnología hacia el mejoramiento de las condiciones de vida del hombre. La verdadera aplicación de la ciencia al servicio de la humanidad.
Quizás el adelanto que más ha revolucionado el concepto de las comunicaciones ha sido la telefonía móvil y como desarrollo de esa actividad ha brindado la posibilidad de encontrar en los teléfonos celulares la mejor forma de interactuar en esta aldea global en la que los metadiscursos toman fuerza cada día; es el celular en sus diferentes manifestaciones, el que con sus ingeniosas funciones ha acortado las distancias de antaño y  mantenido los vínculos sentimentales y profesionales necesarios para el desarrollo del hombre.
El BlackBerry ha superado los límites imaginarios de algunos que nunca se atrevieron a pensar en un dispositivo portátil de un tamaño tal que sólo bastara la palma de la mano para ocultarlo y con acceso directo y rápido a la gigante red de internet, que pudiera también dar la posibilidad de llamar voz a voz, de  accesar a sistemas de posicionamiento global, a través de los  cuales es posible encontrar sitios, direcciones precisas y viajar seguros de ir en la vía correcta.
Mientras el teléfono móvil convencional sostuvo la comunicación oral, el BlackBerry ha hecho que la escritura vuelva a estar de moda; dicho regreso a lo escrito es tan fabuloso que podemos chatear con cualquier otro usuario de BlackBerry en el mundo que quiera compartir con nosotros el pin de acceso. Es tan maravilloso el servicio de este aparatico que hoy el fenómeno Berry es tan extendido por el mundo, que creo es el único que puede competirle a la ola verde de Mockus en popularidad. El mismo presidente de los Estados Unidos, Barak Obama  confesó que le era difícil desprenderse de su fiel compañero ahora que otras obligaciones mayores con su patria se lo exigían.
No obstante el fenómeno BlackBerry  también ha  generado impactos negativos en los usuarios, pues ha incidido en los patrones de cambio de conducta de quienes se aferran a él, de tal forma que conecta a quien lo usa con otras personas a grandes distancias, pero lo desconecta de cualquier reunión en la que se encuentre cercano. Hoy vemos a los Berryadictos ser víctimas del ensimismamiento, pues cada vez nos quita la capacidad oral de comunicarnos a distancia, para llevarnos al plano de la escritura, cosa que no es mala, pero exageradamente, termina por destruir cualquier intento de reunión social. Ya en Japón tienen clínicas para tratar a los adictos al BlackBerry que han terminado por desconocer el mundo que les rodea, para internarse en el  mítico aparato que le generó tal patología.
Lo cierto es que ya en Colombia y en Valledupar  comienzan a sentirse los estragos de la BlackBerrymanía, pues son muchos los noviazgos y matrimonios que están por destruirse producto de los celos, pues se le dedica más tiempo al aparatico que a la pareja; son innumerables las amistades rotas por este mismo efecto; a mí por el contrario me  ha servido para estar más cerca de mi novia,  aunque debo confesar que por ratos quisiera salir de él, principalmente cuando algún necio se le da por enviar mensajes de cadena, que es casi todo el tiempo o cuando algunos de mis contactos en una adicción casi patológico se les da por revelarnos lo que realiza minuto a minuto, poniéndolo en su espacio para el nick, haciendo públicas sus intimidades, nos enteramos sin que se nos pregunte si nos interesa o no, cuando algún contacto se baña, a qué hora orinan, a qué hora almuerzan, descansan,  estudian. Nos enteramos sin que nos importe, si tienen frío o rabia, si perdieron un parcial, si están sin plata o si están por cortarles el servicio.
El BlacBerry ayuda a acortar las distancias, pero está haciendo también que muchos estén enloqueciendo por esta fiebre que de no ser parada, estimulará también  la apertura de nuevos pabellones psiquiátricos en las clínicas de este país.
[email protected]