Publicidad
Categorías
Categorías
General - 22 mayo, 2013

Kankuamos asumen educación en Atánquez

La intención del nuevo proceso es dejar en manos de las autoridades indígenas, la administración de la educación en sus corregimientos.

Estudiantes del colegio San Isidro Labrador de Atánquez, cerraron la escuela porque se cansaron de las dificultades; entre ellas, la falta de docentes
Estudiantes del colegio San Isidro Labrador de Atánquez, cerraron la escuela porque se cansaron de las dificultades; entre ellas, la falta de docentes

Por Andrés Llamas Nova

La Institución Educativa, San Isidro Labrador de Atánquez, no cuenta con los docentes necesarios para atender a más de 900 estudiantes; así fue denunciado por el personero estudiantil de este plantel, Eduard Javier Daza.

El joven estudiante agregó que el personal del comedor estudiantil y las aseadoras, tampoco han recibido pagos; razón por la cual, apoyados de un gran número de estudiantes, cerraron el colegio.

“Este año no hemos recibido clases normalmente, hay salones que solo reciben una hora de clases y les toca quedarse hasta la 1:20 de la tarde para esperar la comida y que no se pierda”, dijo el representante estudiantil.

Ante esta situación, el secretario de Educación Municipal, Julio César Barrios manifestó que “no es función de los estudiantes asumir ese papel. Me extraña que no hayan pagado a los comedores, el servicio de transporte ya fue adjudicado”. El funcionario resaltó que el problema de la falta de docentes se debe a un nuevo proceso en la educación rural.

El municipio renovó el contrato con la Diócesis de Valledupar para la administración de la educación rural en el 2013, sin tener en cuenta las competencias que el Estado ha atribuido a las autoridades indígenas como los Kankuamos, en territorios como el de Atánquez, jurisdicción de Valledupar.

El Decreto 2500,  julio 12 de 2010, por el que se reglamenta de manera transitoria la administración de la educación, para implementar el Sistema Educativo Indígena Propio SEIP, y que la comunidad Kankuama argumentó para ‘liberarse’ del contrato de la Diócesis de Valledupar, según la Secretaría de Educación Municipal, este proceso se dio en abril de 2013.

En consecuencia, en colegios como el San Isidro Labrador de Atánquez, no cuentan con todos los docentes necesarios, puesto que los que asumía la Diócesis, serán los que deba contratar el cabildo indígena y esto apenas entrará a la etapa jurídica en la Secretaria de Educación.

“El municipio para poder contratar con las autoridades indígenas debía desligarnos del contrato con la Diócesis. La propuesta la pasamos el 18 de enero a la Secretaría, y cuál es la dificultad, que el Municipio contrató sin tener en cuenta el Decreto 2500”, dijo Jaider Mindiola, Asesor de la comunidad Kankuama.

Las autoridades indígenas habían elaborado sus estudios técnicos y logísticos para la puesta en marcha del contrato de administración de la educación en Atánquez; ahora resta una etapa jurídica y hasta entonces, los estudiantes seguirán en la misma situación en cuanto a la falta de docentes.
 

 

General
22 mayo, 2013

Kankuamos asumen educación en Atánquez

La intención del nuevo proceso es dejar en manos de las autoridades indígenas, la administración de la educación en sus corregimientos.


Estudiantes del colegio San Isidro Labrador de Atánquez, cerraron la escuela porque se cansaron de las dificultades; entre ellas, la falta de docentes
Estudiantes del colegio San Isidro Labrador de Atánquez, cerraron la escuela porque se cansaron de las dificultades; entre ellas, la falta de docentes

Por Andrés Llamas Nova

La Institución Educativa, San Isidro Labrador de Atánquez, no cuenta con los docentes necesarios para atender a más de 900 estudiantes; así fue denunciado por el personero estudiantil de este plantel, Eduard Javier Daza.

El joven estudiante agregó que el personal del comedor estudiantil y las aseadoras, tampoco han recibido pagos; razón por la cual, apoyados de un gran número de estudiantes, cerraron el colegio.

“Este año no hemos recibido clases normalmente, hay salones que solo reciben una hora de clases y les toca quedarse hasta la 1:20 de la tarde para esperar la comida y que no se pierda”, dijo el representante estudiantil.

Ante esta situación, el secretario de Educación Municipal, Julio César Barrios manifestó que “no es función de los estudiantes asumir ese papel. Me extraña que no hayan pagado a los comedores, el servicio de transporte ya fue adjudicado”. El funcionario resaltó que el problema de la falta de docentes se debe a un nuevo proceso en la educación rural.

El municipio renovó el contrato con la Diócesis de Valledupar para la administración de la educación rural en el 2013, sin tener en cuenta las competencias que el Estado ha atribuido a las autoridades indígenas como los Kankuamos, en territorios como el de Atánquez, jurisdicción de Valledupar.

El Decreto 2500,  julio 12 de 2010, por el que se reglamenta de manera transitoria la administración de la educación, para implementar el Sistema Educativo Indígena Propio SEIP, y que la comunidad Kankuama argumentó para ‘liberarse’ del contrato de la Diócesis de Valledupar, según la Secretaría de Educación Municipal, este proceso se dio en abril de 2013.

En consecuencia, en colegios como el San Isidro Labrador de Atánquez, no cuentan con todos los docentes necesarios, puesto que los que asumía la Diócesis, serán los que deba contratar el cabildo indígena y esto apenas entrará a la etapa jurídica en la Secretaria de Educación.

“El municipio para poder contratar con las autoridades indígenas debía desligarnos del contrato con la Diócesis. La propuesta la pasamos el 18 de enero a la Secretaría, y cuál es la dificultad, que el Municipio contrató sin tener en cuenta el Decreto 2500”, dijo Jaider Mindiola, Asesor de la comunidad Kankuama.

Las autoridades indígenas habían elaborado sus estudios técnicos y logísticos para la puesta en marcha del contrato de administración de la educación en Atánquez; ahora resta una etapa jurídica y hasta entonces, los estudiantes seguirán en la misma situación en cuanto a la falta de docentes.