Publicidad
Categorías
Categorías
Columnista - 16 junio, 2013

Inseguridad desbordada en Valledupar

Mientras en Bogotá el plan desarme de Gustavo Petro ha bajado los indicadores de violencia, en Valledupar la inseguridad excede los límites por culpa de una política de seguridadinexistente, articulada entre autoridades, gobierno y comunidad.

Por: JACOBO SOLANO CERCHIARO*

Mientras en Bogotá el plan desarme de Gustavo Petro ha bajado los indicadores de violencia, en Valledupar la inseguridad excede los límites por culpa de una  política de seguridadinexistente, articulada entre autoridades, gobierno y comunidad. Nos enfocamos en achacarles la culpa a los mandatarios de turno: Antes se decía que Ava Carvajal no tenía los suficientes pantalones para enfrentar el crimen. Pasamos al gobierno de Luis FabiánFernández quienofreció Resultados con seguridad, y nada. Y ahora que Fredy Socarrás tampoco le ha encontrado la vuelta al asunto. No se trata de buscar responsables para aprovecharlo políticamente como hacen algunos contradictores, el error es de una sociedad poco solidaria y  en la cual solo el 13 % denuncia y de esas denuncias solo el 97% no llega a feliz término por culpa del otro actor,El Estado. La idea es enfrentar el problema de forma contundente y si alguien tiene que brindar explicaciones, es el comandante de la policía,porque la ciudad está a merced de los bandidos. Por citar algunos casos,la carrera 5 desde la plaza Alfonso López hasta la carrera 12 se ha convertido en la calle del terror, todos los días atracan dos y 3 veces, una de las victimas fue Rosa María Escalona, hija del maestro, asaltada por 3 motociclistas armados a las 7:30 de la noche.Por el sector deRosario Norte,un señor,quien pidió reserva, estaba sentado en la puerta de su casa y llegaron dos mujeres desesperadas, muy bonitas, pidiendo ayuda por que las estaban atracando, él, inocente abrió la reja para auxiliarlas y les brindó un vaso de agua, apenas se descuidó una de ellas sacó una pistola de su mochila y se la puso en la nuca, mientras la otra, lo amarró y le abrió a otros delincuentes que desalojaron la casa en minutos. En los Cortijos, la situación sigue complicada, el parque está tomado por los bazuqueros y marihuaneros que atracan a plena luz del sol. En la tienda de Pablo, en el parque Novalito, un señor fue despojado, a mano armada, de su moto, mientras departía con 5 personas más. En los Barrios Dangond, Fundadores y Pupo la gente prefiere no salir de noche y las tiendas están asoladas, y ni hablar de la margen derecha y el sector del Boliche donde siguen funcionando ollas de droga, justo al lado del almacénEl Norteño y la policía no hace nada. Otra víctima fue el concejal Jorge Mario Rodríguez,cuando llegaba a su casa, a las 2 de la tarde, fue asaltado por 4 tipos en motoque violaban la norma del parrillero. Eso para no hablar de los robos a los comerciantes del centro y el fleteo que esta disparadoen la salida de los bancos.
Llegó el momento de reorganizar un plan de seguridad, liderado por el alcalde,así como hizo en el festival, cuando se aumentó el pie de fuerza y se instalaron retenes que aportaron resultados, también fortalecer con tecnología el programa de cuadrantes. La ciudadanía no aguanta más, no podemos dejar que Valledupar se convierta en la sucursal de Maracaibo o Caracas donde todos los días hay muertos y ya el problema se salió de las manos.

Twitter:@JACOBOSOLANOC

 

Columnista
16 junio, 2013

Inseguridad desbordada en Valledupar

Feel the sand on your feet, not your wardrobe weight.
Jacobo Solano Cerchiaro

Mientras en Bogotá el plan desarme de Gustavo Petro ha bajado los indicadores de violencia, en Valledupar la inseguridad excede los límites por culpa de una política de seguridadinexistente, articulada entre autoridades, gobierno y comunidad.


Por: JACOBO SOLANO CERCHIARO*

Mientras en Bogotá el plan desarme de Gustavo Petro ha bajado los indicadores de violencia, en Valledupar la inseguridad excede los límites por culpa de una  política de seguridadinexistente, articulada entre autoridades, gobierno y comunidad. Nos enfocamos en achacarles la culpa a los mandatarios de turno: Antes se decía que Ava Carvajal no tenía los suficientes pantalones para enfrentar el crimen. Pasamos al gobierno de Luis FabiánFernández quienofreció Resultados con seguridad, y nada. Y ahora que Fredy Socarrás tampoco le ha encontrado la vuelta al asunto. No se trata de buscar responsables para aprovecharlo políticamente como hacen algunos contradictores, el error es de una sociedad poco solidaria y  en la cual solo el 13 % denuncia y de esas denuncias solo el 97% no llega a feliz término por culpa del otro actor,El Estado. La idea es enfrentar el problema de forma contundente y si alguien tiene que brindar explicaciones, es el comandante de la policía,porque la ciudad está a merced de los bandidos. Por citar algunos casos,la carrera 5 desde la plaza Alfonso López hasta la carrera 12 se ha convertido en la calle del terror, todos los días atracan dos y 3 veces, una de las victimas fue Rosa María Escalona, hija del maestro, asaltada por 3 motociclistas armados a las 7:30 de la noche.Por el sector deRosario Norte,un señor,quien pidió reserva, estaba sentado en la puerta de su casa y llegaron dos mujeres desesperadas, muy bonitas, pidiendo ayuda por que las estaban atracando, él, inocente abrió la reja para auxiliarlas y les brindó un vaso de agua, apenas se descuidó una de ellas sacó una pistola de su mochila y se la puso en la nuca, mientras la otra, lo amarró y le abrió a otros delincuentes que desalojaron la casa en minutos. En los Cortijos, la situación sigue complicada, el parque está tomado por los bazuqueros y marihuaneros que atracan a plena luz del sol. En la tienda de Pablo, en el parque Novalito, un señor fue despojado, a mano armada, de su moto, mientras departía con 5 personas más. En los Barrios Dangond, Fundadores y Pupo la gente prefiere no salir de noche y las tiendas están asoladas, y ni hablar de la margen derecha y el sector del Boliche donde siguen funcionando ollas de droga, justo al lado del almacénEl Norteño y la policía no hace nada. Otra víctima fue el concejal Jorge Mario Rodríguez,cuando llegaba a su casa, a las 2 de la tarde, fue asaltado por 4 tipos en motoque violaban la norma del parrillero. Eso para no hablar de los robos a los comerciantes del centro y el fleteo que esta disparadoen la salida de los bancos.
Llegó el momento de reorganizar un plan de seguridad, liderado por el alcalde,así como hizo en el festival, cuando se aumentó el pie de fuerza y se instalaron retenes que aportaron resultados, también fortalecer con tecnología el programa de cuadrantes. La ciudadanía no aguanta más, no podemos dejar que Valledupar se convierta en la sucursal de Maracaibo o Caracas donde todos los días hay muertos y ya el problema se salió de las manos.

Twitter:@JACOBOSOLANOC