Publicidad
Categorías
Categorías
Columnista - 17 febrero, 2010

Gobernador, denle; Alcalde, denle; denles todos…

Reflexiones de Tío Chiro y Tío Nan Por: Aquilino Cotes Zuleta Mis consejeros periodísticos Tío Chiro y Tío Nan, no asistieron el sábado anterior  a la invitación que nos hizo a los periodistas la Décima Brigada Blindada del Ejército, para agasajarnos por el Día Nacional del Periodista. Se perdieron mis consejeros de las actividades que […]

Reflexiones de Tío Chiro y Tío Nan

Por: Aquilino Cotes Zuleta
Mis consejeros periodísticos Tío Chiro y Tío Nan, no asistieron el sábado anterior  a la invitación que nos hizo a los periodistas la Décima Brigada Blindada del Ejército, para agasajarnos por el Día Nacional del Periodista.
Se perdieron mis consejeros de las actividades que realizaron en nuestro honor los militares, como tiro al blanco (polígono) en el campo de entrenamiento de los militares, un almuerzo y la interrelación con soldados, suboficiales y oficiales por más de 5 horas.
De verdad que fue una acción sencillamente extraordinaria que ya he vivido en otras ocasiones, pero esta vez me llamó mucho la atención la espontaneidad y lo sobrio de esta actividad, entendida como un reconocimiento diáfano que el Ejército Nacional nos hace por nuestra labor, que no debe comprometer ni alterar en nada el compromiso ni la probidad que ellos (militares) y nosotros (comunicadores), tenemos con nuestra sociedad, como debe ser.
Ayer en la mañana, cuando nos encontramos para plantear el tema de esta semana, noté muy preocupados a Tío Chiro y Tío Nan, lo que contrasta con la jovialidad y la  alegría de otros días cuando encaramos la reunión para estructurar esta columna periodística.
Percibí un ambiente brusco por las miradas de cada uno y por los movimientos de sus manos. Decidí no interferir en sus asuntos y luego de saludarlos, discretamente les dije: “di excusas a los militares porque no pudieron ir al evento”.
Tío Chiro me miró fijamente en señal de aceptación y dijo: “gracias Aquilino, pero la verdad es que no fuimos porque no queríamos verle la cara a todos los periodistas en una celebración de integración, cuando una gran minoría está tratando de direccionar un asunto administrativo para beneficios de unos pocos”.
Semejante confesión me dejó aturdido, y aunque mi reacción fue un poco tardía, noté que las facciones de  Tío Chiro se endurecieron, en señal de que lo que dijo, lo había dicho con conocimiento de causa.
“No te sorprendas Aquilino, lo que pasa es que más de 100 comunicadores de la región han celebrado con beneplácito que el Círculo de Periodistas de Valledupar (CPV), sea la entidad que maneje el contrato de prestación del servicio de las pautas publicitarias de la Gobernación y la Alcaldía”, explicó Tío Nan.
“Pero, unos 8 o 10 periodistas están criticando la decisión del gobernador  Cristian Moreno y del alcalde Luís Fabián Fernández, porque se les acabó la feria que hacían cada año con los dineros proyectados para las pautas publicitarias. Esa minoría se ganaba una millonada, en detrimento de la gran mayoría”, corroboró Tío Chiro.
“Oiga compadre, es que otros gremios periodísticos como el del Atlántico y el de Meta también ejecutan esos contratos y dentro de poco se sumarán al mismo objeto las asociaciones de periodísticas  de Manizales y Antioquia”, confirmó Tío Nan.
“Reconocemos el tino que han tenido el Gobernador del Cesar y el Alcalde de Valledupar para resolver un delicado asunto que en el pasado estaba lleno de corrupción, trapisondas y clientelismo”, aseguró Tío Chiro.
“En este sentido ganó la institucionalidad: Gobernación y Alcaldía subsanaron un grave error del pasado y el Círculo de Periodistas de Valledupar consolida su naturaleza de ser una entidad que trabaja y apoya al gremio de periodistas y vela sin resquemores porque sus agremiados o no agremiados  tengan, sin tantos traumas y sesgos administrativos, órdenes de trabajo oportunas y efectivas”, aseguró Tío Nan.
“Las otras entidades también deben contratar los mismos servicios con el CPV para consolidar al gremio, evitar los errores y la inequidad del pasado. Gobernador, denle; Alcalde, denle; denles todos los contratos publicitarios al CPV, por el bien de los periodistas y la transparencia de los recursos. El CPV debe seguir administrando esos contratos, porque es la única entidad  de los periodistas en el Cesar”, concluyó Tío Chiro.  Hasta la próxima semana. [email protected]

Columnista
17 febrero, 2010

Gobernador, denle; Alcalde, denle; denles todos…

Feel the sand on your feet, not your wardrobe weight.
Aquilino Cotes Zuleta

Reflexiones de Tío Chiro y Tío Nan Por: Aquilino Cotes Zuleta Mis consejeros periodísticos Tío Chiro y Tío Nan, no asistieron el sábado anterior  a la invitación que nos hizo a los periodistas la Décima Brigada Blindada del Ejército, para agasajarnos por el Día Nacional del Periodista. Se perdieron mis consejeros de las actividades que […]


Reflexiones de Tío Chiro y Tío Nan

Por: Aquilino Cotes Zuleta
Mis consejeros periodísticos Tío Chiro y Tío Nan, no asistieron el sábado anterior  a la invitación que nos hizo a los periodistas la Décima Brigada Blindada del Ejército, para agasajarnos por el Día Nacional del Periodista.
Se perdieron mis consejeros de las actividades que realizaron en nuestro honor los militares, como tiro al blanco (polígono) en el campo de entrenamiento de los militares, un almuerzo y la interrelación con soldados, suboficiales y oficiales por más de 5 horas.
De verdad que fue una acción sencillamente extraordinaria que ya he vivido en otras ocasiones, pero esta vez me llamó mucho la atención la espontaneidad y lo sobrio de esta actividad, entendida como un reconocimiento diáfano que el Ejército Nacional nos hace por nuestra labor, que no debe comprometer ni alterar en nada el compromiso ni la probidad que ellos (militares) y nosotros (comunicadores), tenemos con nuestra sociedad, como debe ser.
Ayer en la mañana, cuando nos encontramos para plantear el tema de esta semana, noté muy preocupados a Tío Chiro y Tío Nan, lo que contrasta con la jovialidad y la  alegría de otros días cuando encaramos la reunión para estructurar esta columna periodística.
Percibí un ambiente brusco por las miradas de cada uno y por los movimientos de sus manos. Decidí no interferir en sus asuntos y luego de saludarlos, discretamente les dije: “di excusas a los militares porque no pudieron ir al evento”.
Tío Chiro me miró fijamente en señal de aceptación y dijo: “gracias Aquilino, pero la verdad es que no fuimos porque no queríamos verle la cara a todos los periodistas en una celebración de integración, cuando una gran minoría está tratando de direccionar un asunto administrativo para beneficios de unos pocos”.
Semejante confesión me dejó aturdido, y aunque mi reacción fue un poco tardía, noté que las facciones de  Tío Chiro se endurecieron, en señal de que lo que dijo, lo había dicho con conocimiento de causa.
“No te sorprendas Aquilino, lo que pasa es que más de 100 comunicadores de la región han celebrado con beneplácito que el Círculo de Periodistas de Valledupar (CPV), sea la entidad que maneje el contrato de prestación del servicio de las pautas publicitarias de la Gobernación y la Alcaldía”, explicó Tío Nan.
“Pero, unos 8 o 10 periodistas están criticando la decisión del gobernador  Cristian Moreno y del alcalde Luís Fabián Fernández, porque se les acabó la feria que hacían cada año con los dineros proyectados para las pautas publicitarias. Esa minoría se ganaba una millonada, en detrimento de la gran mayoría”, corroboró Tío Chiro.
“Oiga compadre, es que otros gremios periodísticos como el del Atlántico y el de Meta también ejecutan esos contratos y dentro de poco se sumarán al mismo objeto las asociaciones de periodísticas  de Manizales y Antioquia”, confirmó Tío Nan.
“Reconocemos el tino que han tenido el Gobernador del Cesar y el Alcalde de Valledupar para resolver un delicado asunto que en el pasado estaba lleno de corrupción, trapisondas y clientelismo”, aseguró Tío Chiro.
“En este sentido ganó la institucionalidad: Gobernación y Alcaldía subsanaron un grave error del pasado y el Círculo de Periodistas de Valledupar consolida su naturaleza de ser una entidad que trabaja y apoya al gremio de periodistas y vela sin resquemores porque sus agremiados o no agremiados  tengan, sin tantos traumas y sesgos administrativos, órdenes de trabajo oportunas y efectivas”, aseguró Tío Nan.
“Las otras entidades también deben contratar los mismos servicios con el CPV para consolidar al gremio, evitar los errores y la inequidad del pasado. Gobernador, denle; Alcalde, denle; denles todos los contratos publicitarios al CPV, por el bien de los periodistas y la transparencia de los recursos. El CPV debe seguir administrando esos contratos, porque es la única entidad  de los periodistas en el Cesar”, concluyó Tío Chiro.  Hasta la próxima semana. [email protected]