Publicidad
Categorías
Categorías
Columnista - 20 mayo, 2010

Frivolidades de un debate

Por: Luis Napoleón de Armas P. La presente campaña electoral no puede decirse que haya sido un debate con la altura intelectual requerida, que se encargue de la esencia; no, ha prevalecido lo insubstancial, lo no relevante,  las pequeñas cosas. Esta situación la han fomentado los medios que le hacen resonancia a lo baladí. Es […]

Por: Luis Napoleón de Armas P.

La presente campaña electoral no puede decirse que haya sido un debate con la altura intelectual requerida, que se encargue de la esencia; no, ha prevalecido lo insubstancial, lo no relevante,  las pequeñas cosas. Esta situación la han fomentado los medios que le hacen resonancia a lo baladí.
Es inaudito que le dediquen tantas horas y páginas al supuesto ateísmo de Mockus; este es un Estado laico y no veo cuál pueda ser la importancia de las conductas religiosas de los aspirantes, ni en Irán que estuviéramos; la época de los cruzados hace siglos que pasó y hoy nuestras inquietudes no pueden girar en torno a los preceptos de la fe que es una posición irracional frente a los miles de problemas que aquejan a los colombianos.
No tiene nada de raro que con la ayuda de JJ Rendón, pronto se discutirá cuál candidato llegó virgen al matrimonio, cuál se aplica bótox y cuál esté cambiando de sexo. Según Daniel Samper Ospina, director de la revista SEMANA, en sus últimas entregas ha insistido en que JMS se encuentra en este proceso. Y como ahora todo son rumores, valdría la pena incluir este tema en la campaña para ver cómo reacciona la comunidad Lgbt que podría decidir la elección con sus cinco millones de asociados, según cuentan que tiene. Aunque Felipe Zuleta no quiere nada con Santos. Asunto de hombres.  Viéndolo bien, esta condición es mas peligrosa que un Parkinson y quien la padezca puede tener intensas pasiones, pero no es el más fuerte.
Por el solio de Bolívar han pasado masones, trogloditas, godos, liberales y quizás cuantos lastres más y no han peligrado las creencias en un Dios; y a los que no las tengan, tenemos que respetarlos; los postulados religiosos no pueden ser la base de la institucionalidad civil ni embutirse por decretos. El hombre es un ser racional que tiene la opción de creer o no hacerlo; por la tolerancia se inicia la democracia. Lo que si puede afirmarse es que propuestas de gobierno casi no hay; sólo Vargas, Petro y Araujo las han esbozado con claridad; lo demás ha sido una retahíla de acusaciones recíprocas, de parafernalia mediática y de clichés; así, todo se diluye en lo inane. Algunos como Noemí y JMS no han podido superar el esquema Uribe, un modelo ya agotado. Santos, viendo los inmensos pecados que se han ventilado alrededor de su gobierno, trató de tomar distancia pero el geotropismo uribista lo atrapó antes que se saliera de órbita. Se impone la dictadura de la continuidad. Para ver marionetas uno mejor asiste a un teatro. Los candidatos deben mostrar lo que son, no ponerse un disfraz que no les cae.
Hay un problema que ha pasado de agache y es el TLC con la Comunidad Europea; el problema es tan grave, que el Partido Conservador, aliado del gobierno, se opone a la firma de este tratado que arruinaría al sector lechero del país; en los mismos términos se ha expresado el presidente de Fedegán, José Félix Lafaurie.  El Polo ha citado al Senado a los ministros de Comercio Exterior y Agricultura para que fijen sus criterios y dos veces han evadido el debate; tienen afán de firmar el TLC antes de discutirlo. Para la Costa Caribe este tema es vital y esta debe ser una pregunta obligada para el candidato del gobierno. Es necesario escucharlo, porque  así no se fusila la suerte de un gremio. Si ya perdimos el cautivo mercado venezolano y encima nos van a asfixiar con los remanentes europeos, apaguemos y vámonos.  ¿Cómo explicaría Santos el nulo impacto de la confianza inversionista en la generación de empleo? Si la inversión hace crecer el PIB y este no se traduce en la disminución de la pobreza, ¿para qué crecimiento?
[email protected]

Columnista
20 mayo, 2010

Frivolidades de un debate

Feel the sand on your feet, not your wardrobe weight.
Luis Napoleón de Armas P.

Por: Luis Napoleón de Armas P. La presente campaña electoral no puede decirse que haya sido un debate con la altura intelectual requerida, que se encargue de la esencia; no, ha prevalecido lo insubstancial, lo no relevante,  las pequeñas cosas. Esta situación la han fomentado los medios que le hacen resonancia a lo baladí. Es […]


Por: Luis Napoleón de Armas P.

La presente campaña electoral no puede decirse que haya sido un debate con la altura intelectual requerida, que se encargue de la esencia; no, ha prevalecido lo insubstancial, lo no relevante,  las pequeñas cosas. Esta situación la han fomentado los medios que le hacen resonancia a lo baladí.
Es inaudito que le dediquen tantas horas y páginas al supuesto ateísmo de Mockus; este es un Estado laico y no veo cuál pueda ser la importancia de las conductas religiosas de los aspirantes, ni en Irán que estuviéramos; la época de los cruzados hace siglos que pasó y hoy nuestras inquietudes no pueden girar en torno a los preceptos de la fe que es una posición irracional frente a los miles de problemas que aquejan a los colombianos.
No tiene nada de raro que con la ayuda de JJ Rendón, pronto se discutirá cuál candidato llegó virgen al matrimonio, cuál se aplica bótox y cuál esté cambiando de sexo. Según Daniel Samper Ospina, director de la revista SEMANA, en sus últimas entregas ha insistido en que JMS se encuentra en este proceso. Y como ahora todo son rumores, valdría la pena incluir este tema en la campaña para ver cómo reacciona la comunidad Lgbt que podría decidir la elección con sus cinco millones de asociados, según cuentan que tiene. Aunque Felipe Zuleta no quiere nada con Santos. Asunto de hombres.  Viéndolo bien, esta condición es mas peligrosa que un Parkinson y quien la padezca puede tener intensas pasiones, pero no es el más fuerte.
Por el solio de Bolívar han pasado masones, trogloditas, godos, liberales y quizás cuantos lastres más y no han peligrado las creencias en un Dios; y a los que no las tengan, tenemos que respetarlos; los postulados religiosos no pueden ser la base de la institucionalidad civil ni embutirse por decretos. El hombre es un ser racional que tiene la opción de creer o no hacerlo; por la tolerancia se inicia la democracia. Lo que si puede afirmarse es que propuestas de gobierno casi no hay; sólo Vargas, Petro y Araujo las han esbozado con claridad; lo demás ha sido una retahíla de acusaciones recíprocas, de parafernalia mediática y de clichés; así, todo se diluye en lo inane. Algunos como Noemí y JMS no han podido superar el esquema Uribe, un modelo ya agotado. Santos, viendo los inmensos pecados que se han ventilado alrededor de su gobierno, trató de tomar distancia pero el geotropismo uribista lo atrapó antes que se saliera de órbita. Se impone la dictadura de la continuidad. Para ver marionetas uno mejor asiste a un teatro. Los candidatos deben mostrar lo que son, no ponerse un disfraz que no les cae.
Hay un problema que ha pasado de agache y es el TLC con la Comunidad Europea; el problema es tan grave, que el Partido Conservador, aliado del gobierno, se opone a la firma de este tratado que arruinaría al sector lechero del país; en los mismos términos se ha expresado el presidente de Fedegán, José Félix Lafaurie.  El Polo ha citado al Senado a los ministros de Comercio Exterior y Agricultura para que fijen sus criterios y dos veces han evadido el debate; tienen afán de firmar el TLC antes de discutirlo. Para la Costa Caribe este tema es vital y esta debe ser una pregunta obligada para el candidato del gobierno. Es necesario escucharlo, porque  así no se fusila la suerte de un gremio. Si ya perdimos el cautivo mercado venezolano y encima nos van a asfixiar con los remanentes europeos, apaguemos y vámonos.  ¿Cómo explicaría Santos el nulo impacto de la confianza inversionista en la generación de empleo? Si la inversión hace crecer el PIB y este no se traduce en la disminución de la pobreza, ¿para qué crecimiento?
[email protected]