Publicidad
Categorías
Categorías
Columnista - 1 mayo, 2010

Folcloreando

Por: Julio Mario Celedon Este articulo obligatoriamente tuve que escribirlo acerca de folclor, para estar acorde con ese maravilloso espectáculo musical  y cultural que se llama Festival de la Leyenda Vallenata, no solamente decidí  hacerlo sobre nuestras ‘jolgoricas’ costumbres sino que necesariamente asumí la responsabilidad y tengo el compromiso que debe ser un buen escrito, […]

Por: Julio Mario Celedon

Este articulo obligatoriamente tuve que escribirlo acerca de folclor, para estar acorde con ese maravilloso espectáculo musical  y cultural que se llama Festival de la Leyenda Vallenata, no solamente decidí  hacerlo sobre nuestras ‘jolgoricas’ costumbres sino que necesariamente asumí la responsabilidad y tengo el compromiso que debe ser un buen escrito, porque hoy, además de nuestros distinguidos lectores habituales, este diario lo leen todas las personalidades que llegan a nuestra querida ciudad y la verdad quiero causarles una grata impresión.
Por consiguiente, le doy la bienvenida a esta,  La Ciudad de Los Santos Reyes del Valle del Cacique Upar. Como podrá notar Valledupar es una sola fiesta, una ciudad supremamente acogedora y tenemos espectáculos para todos los gustos y los verdaderos amantes del buen vallenato, no deje de ir al Parque de la Leyenda en donde se realizan los principales eventos de esta magna fiesta, los conciertos y artistas que allí se presentan son los mejores, compre las boletas temprano porque se agotan, también tienen la opción de ir a los espectáculos alternos que también son muy buenos.
Ojalá y tenga amigos anfitriones en la ciudad para que los lleven a las parrandas privadas en donde se podrá codear con verdaderos parranderos legendarios como Darío Pavajeau, figuras de nuestra música, gente de farándula y uno que otro personaje del Jet Set nacional y porque no decirlo, del internacional, aquí seguramente escuchará vallenato del bueno, sea en acordeón o guitarra.
Pida al cantante que lo complazca con alguna de nuestras bellas canciones, le sugiero cualquiera del maestro Escalona, o pida ‘la Diosa Coronada’ de Leandro Díaz y comprenda porque es la canción preferida de ‘Gabo’, si queda ‘picado’ pida ‘Matildelina’, diga que le canten ‘Camino Largo’ de Gustavo Gutiérrez o ‘Confidencia’  del mismo autor, ‘Los Tiempos de la Cometa’ y ‘Amor Sensible’ de Freddy Molina, solicite que le entonen ‘La Guareñita’ o ‘Sanjuanerita’ de Hernando Marín y entienda porque nuestros cantos son pura lirica, pura poesía, pura narrativa, exija de manera cordial que interpreten ‘Nació mi Poesía’ de Fernando Dangond y entienda un poquito más de nuestras costumbres que afortunadamente no se han perdido todas, si está enamorado diga que lo complazcan con ‘Igual que aquella noche’ de Emiro Zuleta, tenga en cuenta que cuando los músicos están cantando no se debe hablar y preferiblemente no bailar, simplemente dedíquese a ser todo oídos y escuchar nuestras bellas letras, para que las entienda, para que comprenda la historia, porque eso es el vallenato puro, una narración, una anécdota cantada.
En la parranda muy seguramente le brindarán exquisitas viandas de nuestra deliciosa cocina criolla, no deje de probarlas así le parezcan muy exóticas, le aseguro que no se arrepentirá: chivito guisado, asado o en friche, que manjar; arepas de queso, carimañolas, bollos de mazorca  y queso biche, sopa y guiso de gallina criolla, plátano maduro serrano o dominico asado, más dulces que el azúcar, chicharrones de cerdo lechoncito; todas estas exquisiteces seguramente se las servirán, no se prive de degustar nuestros dulces típicos, les recomiendo el de maduro o el de arracacha que de seguro será algo nuevo para su paladar, deje la dieta un lado y pruebe estas delicias que solo en mi Valle podrá degustar.
Si su deseo es de aprender sobre vallenato, busque a los ‘gurús’ de este género, a verdaderos folcloristas, considerados ‘Biblias’ de este bello y original folclor, le recomiendo a ojos cerrados charlar con Julio Oñate Martínez, Tomás Darío Gutiérrez,  Jaime Pérez Parodi, con el Doctor Ricardo Gutiérrez, Celso Guerra,  Andrés Alfredo Molina, Rafael Oñate Rivero, Feliz Carrillo, con el Doctor Luis Augusto González y muy especialmente con el sucreño Wilfredo Rosales, que sin ser de estas tierras y pese a su humilde oficio de portero de un edificio en Medellín es quizás de las personas que más conocen de esta bella música , toda una autoridad en la materia.
Ahh y no deje de ir a darse un refrescante baño en el rio  Guatapurí, pues sus ‘benditas’ aguas son medicinales y ‘mágicas’ para curar un guayabo.
[email protected]

Columnista
1 mayo, 2010

Folcloreando

Feel the sand on your feet, not your wardrobe weight.
Julio Mario Celedon

Por: Julio Mario Celedon Este articulo obligatoriamente tuve que escribirlo acerca de folclor, para estar acorde con ese maravilloso espectáculo musical  y cultural que se llama Festival de la Leyenda Vallenata, no solamente decidí  hacerlo sobre nuestras ‘jolgoricas’ costumbres sino que necesariamente asumí la responsabilidad y tengo el compromiso que debe ser un buen escrito, […]


Por: Julio Mario Celedon

Este articulo obligatoriamente tuve que escribirlo acerca de folclor, para estar acorde con ese maravilloso espectáculo musical  y cultural que se llama Festival de la Leyenda Vallenata, no solamente decidí  hacerlo sobre nuestras ‘jolgoricas’ costumbres sino que necesariamente asumí la responsabilidad y tengo el compromiso que debe ser un buen escrito, porque hoy, además de nuestros distinguidos lectores habituales, este diario lo leen todas las personalidades que llegan a nuestra querida ciudad y la verdad quiero causarles una grata impresión.
Por consiguiente, le doy la bienvenida a esta,  La Ciudad de Los Santos Reyes del Valle del Cacique Upar. Como podrá notar Valledupar es una sola fiesta, una ciudad supremamente acogedora y tenemos espectáculos para todos los gustos y los verdaderos amantes del buen vallenato, no deje de ir al Parque de la Leyenda en donde se realizan los principales eventos de esta magna fiesta, los conciertos y artistas que allí se presentan son los mejores, compre las boletas temprano porque se agotan, también tienen la opción de ir a los espectáculos alternos que también son muy buenos.
Ojalá y tenga amigos anfitriones en la ciudad para que los lleven a las parrandas privadas en donde se podrá codear con verdaderos parranderos legendarios como Darío Pavajeau, figuras de nuestra música, gente de farándula y uno que otro personaje del Jet Set nacional y porque no decirlo, del internacional, aquí seguramente escuchará vallenato del bueno, sea en acordeón o guitarra.
Pida al cantante que lo complazca con alguna de nuestras bellas canciones, le sugiero cualquiera del maestro Escalona, o pida ‘la Diosa Coronada’ de Leandro Díaz y comprenda porque es la canción preferida de ‘Gabo’, si queda ‘picado’ pida ‘Matildelina’, diga que le canten ‘Camino Largo’ de Gustavo Gutiérrez o ‘Confidencia’  del mismo autor, ‘Los Tiempos de la Cometa’ y ‘Amor Sensible’ de Freddy Molina, solicite que le entonen ‘La Guareñita’ o ‘Sanjuanerita’ de Hernando Marín y entienda porque nuestros cantos son pura lirica, pura poesía, pura narrativa, exija de manera cordial que interpreten ‘Nació mi Poesía’ de Fernando Dangond y entienda un poquito más de nuestras costumbres que afortunadamente no se han perdido todas, si está enamorado diga que lo complazcan con ‘Igual que aquella noche’ de Emiro Zuleta, tenga en cuenta que cuando los músicos están cantando no se debe hablar y preferiblemente no bailar, simplemente dedíquese a ser todo oídos y escuchar nuestras bellas letras, para que las entienda, para que comprenda la historia, porque eso es el vallenato puro, una narración, una anécdota cantada.
En la parranda muy seguramente le brindarán exquisitas viandas de nuestra deliciosa cocina criolla, no deje de probarlas así le parezcan muy exóticas, le aseguro que no se arrepentirá: chivito guisado, asado o en friche, que manjar; arepas de queso, carimañolas, bollos de mazorca  y queso biche, sopa y guiso de gallina criolla, plátano maduro serrano o dominico asado, más dulces que el azúcar, chicharrones de cerdo lechoncito; todas estas exquisiteces seguramente se las servirán, no se prive de degustar nuestros dulces típicos, les recomiendo el de maduro o el de arracacha que de seguro será algo nuevo para su paladar, deje la dieta un lado y pruebe estas delicias que solo en mi Valle podrá degustar.
Si su deseo es de aprender sobre vallenato, busque a los ‘gurús’ de este género, a verdaderos folcloristas, considerados ‘Biblias’ de este bello y original folclor, le recomiendo a ojos cerrados charlar con Julio Oñate Martínez, Tomás Darío Gutiérrez,  Jaime Pérez Parodi, con el Doctor Ricardo Gutiérrez, Celso Guerra,  Andrés Alfredo Molina, Rafael Oñate Rivero, Feliz Carrillo, con el Doctor Luis Augusto González y muy especialmente con el sucreño Wilfredo Rosales, que sin ser de estas tierras y pese a su humilde oficio de portero de un edificio en Medellín es quizás de las personas que más conocen de esta bella música , toda una autoridad en la materia.
Ahh y no deje de ir a darse un refrescante baño en el rio  Guatapurí, pues sus ‘benditas’ aguas son medicinales y ‘mágicas’ para curar un guayabo.
[email protected]