2 enero, 2020

En medio de restricciones sancochos ‘se toman’ el balneario Hurtado

Las familias vallenatas, turistas, grupos de amigos y demás ciudadanos hicieron el tradicional sancocho a la orilla del río Guatapurí para celebrar el primer día del año 2020.

Los vallenatos llevan al río Guatapurí utensilios de cocina, la tradicional olla del sancocho, carnes de res, mazorca, papa, yuca, entre otros ingredientes, para el sancocho. 

FOTO/JOAQUÍN RAMÍREZ

En el día de ayer los vallenatos desde tempranas horas de la mañana se trasladaron al balneario Hurtado con ollas, platos, cucharas de palo, leña, carnes y vegetales para hacer el tradicional sancocho del primero de enero del año 2020.

Las familias se reunieron frente a las aguas del río Guatapurí para compartir, según Mari Luz Angarita, un momento agradable en medio de un ambiente familiar.

La celebración del año nuevo en este sitio emblemático es tradición en la ciudad. Angarita se refiere al afluente de la capital del Cesar como un punto de encuentro familiar y de amigos que permite disfrutar en compañía de la naturaleza y la comida típica de la región.

Lee también: Seis agrupaciones le cantarán a Valledupar en sus 470 años

Las familias llegaron al río Guatapurí para almorzar el tradicional sancocho, que de acuerdo con Gladys Galindo, de 65 años, es indispensable para iniciar esta década del 2020. No solo los vallenatos se sienten atraídos por el balneario, turistas llegan al río para experimentar, según Karelis Martínez, ‘la magia’ que tiene este centro turístico que a diario acoge a visitantes de distintas partes del país.

FOTO/JOAQUÍN RAMÍREZ

RESTRICCIONES

El pasado 23 de febrero del año 2019, luego del cierre del río Guatapurí por diez días para limpiar y reordenar este punto turístico e histórico de la ciudad de Valledupar se publicaron una serie de medidas para el óptimo mantenimiento y sana convivencia en un espacio público, que de acuerdo con la Alcaldía de Valledupar se instauraron para prevenir desordenes públicos y actos de violencia.

Se restringió la venta y consumo de bebidas alcohólicas en el río Guatapurí, dicha restricción es amparada por la Ley 1801 de junio de 2016 o nuevo Código de Policía.

El encargado de publicar esta decisión fue el ex secretario de Gobierno Municipal, Gonzalo Arzuza, quien afirmó que la restricción era fijada para acabar con los kilómetros de puestos informales que vendían alcohol a lo largo de la orilla del río , para de esta forma recuperar el espacio público y hacerlo más seguro para familias y turistas.

Lee también: Reabren balneario Hurtado con prohibición de venta y consumo de licor

A pesar de dicha medida en un recorrido realizado por el diario EL PILÓN se pudo constatar que propios y foráneos continúan consumiendo bebidas embriagantes a la orilla del río en el espacio público ‘Playa Maravilla’ de manera libre porque según la comunidad desde hace mucho tiempo este lugar es el punto de celebración del nuevo año y distintas festividades, por lo que aseguran que es una tradición difícil de quitar.

Otra restricción impuesta por la pasada administración fue la prohibición de la realización de sancochos debido al impacto ambiental que tiene la quema de la leña, carbón y demás objetos que la comunidad utiliza para encender los fogones.

El ex alcalde Augusto Ramírez Uhía, quien encabezó la instauración de estas restricciones, hizo un llamado de atención a los valduparenses para que no hicieran el tradicional sancocho a la raíz de los arboles, debido a la sombra que proporcionan y el oxigeno que le brindan a la población.

Por medio de las piedras distribuidas a lo largo del río Hurtado, los vallenatos trasladan las parrillas para hacer el asado y demás implementos para el sancocho al otro lado de la margen del balneario. FOTO/JOAQUÍN RAMÍREZ

Pero esta restricción también ha sido pasada por alto por los ciudadanos. Los sancochos y asados se han desplazado a al margen izquierda del río donde hay mayor arboleda y vida vegetal para cocinar entre piedras y leñas las comidas típicas de la región.

Los vallenatos afirman que las autoridades no les permiten hacer los sancochos en Playa Maravilla porque ese espacio es para el disfrute de los turistas y para que el balneario Hurtado tenga un espacio público ‘bonito’, por tal razón las familias en medio de la incomodidad de piedras prominentes y barro hacen sus comidas en la margen del río.

Lee también: Víspera de Año Nuevo en el Cesar deja reducción en hechos violentos

RESTAURANTES ESTACIONARIOS

Los restaurantes informales de almuerzos y desayunos ubicados en Playa Maravilla en el río Hurtado, según Luz Marina Cameno, propietaria de uno de estos cuatro puestos de comida, que están a lo largo del paseo turístico del balneario, han estado durante cuatro años en un proceso complicado y extenso para obtener el permiso de trabajo para laborar en ese espacio público.

De acuerdo con la trabajadora, en reiteradas ocasiones realizaron protestas y plantones los trabajadores de estos restaurantes con el apoyo de los kioscos del río Guatapurí que pagan impuestos para que sus compañeros pudieran ingresar a la legalidad con el debido permiso de trabajo.

Pero dichos esfuerzos, según Luz Marina, no rindieron frutos y están a la espera de una solución para que su trabajo no sea ‘atropellado’, lo cual sintió esta propietaria durante el pasado periodo de gobierno de la Alcaldía Municipal de Valledupar.

No dejes de leer: Figuras de fútbol y su Año Nuevo en redes sociales

Afirma que el alcalde de Valledupar, Mello Castro, les prometió a los trabajadores de los restaurantes que no tienen el permiso la continuación de su trabajo y la organización de sus puestos en el espacio público. Estos emprendedores que dan empleo a más de diez personas están a la espera del apoyo del nuevo gobierno de la alcaldía para que se esclarezca su situación laboral en el balneario Hurtado.

Foto/Joaquín Ramírez

Puntos de vistas

Mari Luz Angarita: Vinimos nueve personas entre familia y amigos. Haremos un sancocho de costilla con gallina criolla para que comamos todos y pasemos un buen rato en familia. No podemos hacer el sancocho del otro lado del río así que lo hacemos aquí tranquilamente”.

-Gladys Galindo: Hemos venido aquí a hacer sancochos tantas veces que ya he perdido la cuenta. Tengo 65 años y continúo aquí disfrutando con la familia y los amigos un buen sancocho en el río Hurtado. Siempre hacemos asados para los cumpleaños de este lado del río y lo pasamos bien en familia”.

-Luz Marina Cameno:Los pasados cuatros años para obtener el permiso para trabajar aquí en Playa Maravilla han sido un tormento porque el alcalde que salió no nos quiso solucionar. Nos mantuvimos aquí peleando y haciendo protestas para que no nos sacaran del balneario. Es nuestra fuente de trabajo y lucharemos por ella”.

Por: Namieh Baute Barrios / EL PILÓN
Namiehdayana@gmail.com