Publicidad
Categorías
Categorías
Editorial - 1 julio, 2022

Empalme y algunos retos de Petro

El proceso de empalme, entre el gobierno saliente de Iván Duque y el entrante de Gustavo Petro es una buena oportunidad para revisar cómo va el país en muchos aspectos e identificar algunos de los múltiples retos del próximo gobierno.

El proceso de empalme, entre el gobierno saliente de Iván Duque y el entrante de Gustavo Petro es una buena oportunidad para revisar cómo va el país en muchos aspectos e identificar algunos de los múltiples retos del próximo gobierno.


En la parte política son muchos, pero nos detendremos en solo dos: las relaciones con el Congreso de la República, para lograr sacar la agenda legislativa y tener gobernabilidad, y la continuación del Proceso de Paz con las FARC, al igual que la iniciación de conversaciones de paz con el ELN.


En materia de orden público, igualmente, son amplios los retos en materia de seguridad ciudadana. Igualmente, el tema carcelario que hoy, a raíz de lo sucedido en Tuluá, Valle, donde murieron más de cincuenta personas y hay más de 30 heridos, vuelve a cobrar relevancia en la agenda nacional. En el Cesar los porcentajes de hacinamiento carcelario son exagerados.


El problema de la lucha contra las drogas y el microtráfico sigue vivito y coleando…

Grandes son los retos en el área social: salud, educación, pensiones y seguridad social, en general. En salud son varios los ajustes que requiere el sistema para mejorar la calidad de la atención de emergencia y de primer nivel; igualmente, los problemas de financiación y corrupción. Es un tema que el presidente electo tiene como prioritario en su agenda. El tema de la educación será tratado en próximos editoriales.
En medio de un contexto internacional muy complejo, el principal problema económico y social del país es el desempleo. Y ese debe ser la prioridad de la nueva administración. Aunque la tasa nacional de desempleo bajó de 14,6%, en enero de 2022, al 12,1% a marzo, de este mismo año; es una cifra alta y preocupante. Una bomba social…


Darle prioridad al crecimiento, con énfasis en la generación de empleo, no significa restarle importancia al tema del déficit fiscal, la inflación, y la diversificación de nuestras exportaciones, asunto, este último, que no se puede resolver en cuatro años. Esa debe ser la prioridad 1A: empleo y lucha contra la pobreza extrema.


Urge seguir con políticas prudentes y graduales, en materia fiscal, monetaria y sectorial. Sin lugar a dudas, se tendrá que hacer una nueva Reforma Tributaria, para mantener la estabilidad fiscal, poner la casa en orden, y reordenar el gasto público a lo social. Tarea nada fácil.


De allí que sea una noticia bien recibida la designación de José Antonio Ocampo, como nuevo Ministro de Hacienda y Crédito Público. Ocampo, ya se sabe, tiene todas las credenciales para timonear la economía nacional en la actual y difícil coyuntura. De pensamiento liberal, con una gran formación académica y una comprobada idoneidad, Ocampo Gaviria ha dicho que la principal necesidad, en la actualidad, es la creciente inequidad y la lucha contra la pobreza, luego de la inefable pandemia que sufrió el mundo y que fue más dura en continentes como América Latina. El reto es muy grande.

Editorial
1 julio, 2022

Empalme y algunos retos de Petro

El proceso de empalme, entre el gobierno saliente de Iván Duque y el entrante de Gustavo Petro es una buena oportunidad para revisar cómo va el país en muchos aspectos e identificar algunos de los múltiples retos del próximo gobierno.


El proceso de empalme, entre el gobierno saliente de Iván Duque y el entrante de Gustavo Petro es una buena oportunidad para revisar cómo va el país en muchos aspectos e identificar algunos de los múltiples retos del próximo gobierno.


En la parte política son muchos, pero nos detendremos en solo dos: las relaciones con el Congreso de la República, para lograr sacar la agenda legislativa y tener gobernabilidad, y la continuación del Proceso de Paz con las FARC, al igual que la iniciación de conversaciones de paz con el ELN.


En materia de orden público, igualmente, son amplios los retos en materia de seguridad ciudadana. Igualmente, el tema carcelario que hoy, a raíz de lo sucedido en Tuluá, Valle, donde murieron más de cincuenta personas y hay más de 30 heridos, vuelve a cobrar relevancia en la agenda nacional. En el Cesar los porcentajes de hacinamiento carcelario son exagerados.


El problema de la lucha contra las drogas y el microtráfico sigue vivito y coleando…

Grandes son los retos en el área social: salud, educación, pensiones y seguridad social, en general. En salud son varios los ajustes que requiere el sistema para mejorar la calidad de la atención de emergencia y de primer nivel; igualmente, los problemas de financiación y corrupción. Es un tema que el presidente electo tiene como prioritario en su agenda. El tema de la educación será tratado en próximos editoriales.
En medio de un contexto internacional muy complejo, el principal problema económico y social del país es el desempleo. Y ese debe ser la prioridad de la nueva administración. Aunque la tasa nacional de desempleo bajó de 14,6%, en enero de 2022, al 12,1% a marzo, de este mismo año; es una cifra alta y preocupante. Una bomba social…


Darle prioridad al crecimiento, con énfasis en la generación de empleo, no significa restarle importancia al tema del déficit fiscal, la inflación, y la diversificación de nuestras exportaciones, asunto, este último, que no se puede resolver en cuatro años. Esa debe ser la prioridad 1A: empleo y lucha contra la pobreza extrema.


Urge seguir con políticas prudentes y graduales, en materia fiscal, monetaria y sectorial. Sin lugar a dudas, se tendrá que hacer una nueva Reforma Tributaria, para mantener la estabilidad fiscal, poner la casa en orden, y reordenar el gasto público a lo social. Tarea nada fácil.


De allí que sea una noticia bien recibida la designación de José Antonio Ocampo, como nuevo Ministro de Hacienda y Crédito Público. Ocampo, ya se sabe, tiene todas las credenciales para timonear la economía nacional en la actual y difícil coyuntura. De pensamiento liberal, con una gran formación académica y una comprobada idoneidad, Ocampo Gaviria ha dicho que la principal necesidad, en la actualidad, es la creciente inequidad y la lucha contra la pobreza, luego de la inefable pandemia que sufrió el mundo y que fue más dura en continentes como América Latina. El reto es muy grande.