24 enero, 2021

Elizabeth Loaiza denunció que fue extorsionada por los wayuu en La Guajira

Al respecto, la Policía Nacional dijo que los hechos obedecen a costumbres ancestrales.

Los afectaron fueron más de 50 personas.

La reconocida modelo caleña, Elizabeth Loaiza Junca, denunció ante la opinión pública que durante una expedición organizada por Colombia Off Road, en la que iban por lo menos 60 vehículos, fueron extorsionados y secuestrados por indígenas wayuu en La Guajira.

Loaiza junto con sus acompañantes se encontraba recorriendo el Cabo de la Vela y se encontraba hospedados en un hotel, en el que los nativos comenzaron a exigirles que les dejaran una moto que costaba 200 millones de pesos o de lo contrario no los dejaban salir del sitio.

Lee aquí también: Migración expulsó a militar venezolano detenido en La Jagua de Ibirico

Al parecer, la exigencia sucedió después que un wayuu amenazara y atacara con piedra a un fotógrafo del grupo por haber atravesado su vehículo en su territorio; sin embargo, el altercado no pasó a mayores, aunque después uno de los indígenas aseguró sufrir un golpe que merecía indemnización.

Los turistas debieron acceder a sus pretensiones debido a que hablaron con la corregidora, quien estaba con un policía y les manifestó que no podían sacar los carros porque debían mediar con ellos.

Terminamos arreglando en seis millones porque nadie llevaba más plata, o sea, reunimos entre varias personas. La organización puso dos millones de pesos y nosotros pusimos cuatro millones de pesos para que nos dejaran salir del hotel”, aseguró.

Pero no conforme con eso, cuando continuaron la travesía, a la altura de Punta Gallinas se toparon con muchos retenes de indígenas wayuu que no permitían el paso si no les entregaban dinero, por lo que tuvieron que dar mercados.

El caso se volvió noticia nacional y rápidamente ha tenido defensores y cuestionamiento de las actuaciones de los wayuu en el vecino departamento.

LAS AUTORIDADES

La Policía Nacional dio a conocer que los hechos obedecen a costumbres ancestrales debido a que los turistas ingresaron a un sitio ancestral para las comunidades indígenas conocido como Ojo de Agua.

En un acto de intolerancia se presentó una discusión entre las partes, que desencadenó en una riña, situación que fue atendida por la corregidora indígena del Cabo de La Vela, quien pidió el acompañamiento de la Policía Nacional y propuso que se dirimieran las diferencias aplicando los usos y costumbres de la cultura wayuu para permitir que fuera reparada la ofensa de los visitantes a los nativos de esta región”, indicó la Policía La Guajira.