21 abril, 2014

“El Son no es de fiar”: Beto Rada

‘Beto’ Rada, se considera Rey del Son y dijo además que este aire puede ser el ‘Talón de Aquiles’ para los concursantes del Festival Vallenato.

‘Beto’ Rada, tiene alrededor de 500 composiciones; Diomedes Díaz le grabó dos canciones “La inconforme” y “Acércate a mí”. EL PILÓN / Joaquín Ramírez.

El son es considerado como uno de los aires vallenatos más fácil de ejecutar con el acordeón, “pero puede ser el ‘Talón de Aquiles’ para el acordeonero que no le coloque sentimiento a las notas”, así lo manifestó Alberto ‘Beto’ Rada, rey vallenato en 1993.

Este acordeonero, cantante y compositor nacido en El Difícil, Magdalena, dijo que, “En el Festival Vallenato los dos ritmos que más se respetan es la puya y el son, hay que aprenderlos a ejecutar bien y a medir el tiempo”, indicó Alberto Rada, quien ahora se dedica a transmitir sus conocimientos a los participantes que lo buscan por su gran trayectoria en estas fiestas vallenatas.

‘Beto’ Rada, fue siete veces segundo puesto profesional y siete veces tercero profesional se considera el Rey del Son, “El Rey del Son soy yo, porque no hay quien toque el son como lo toco yo”, afirmó el acordeonero.

Estas razones son los motivos por los cuales muchos participantes acuden a ‘Beto’ Rada, para que los instruya en la correcta ejecución del son, aire que a pesar de ser el primero que se enseña por su lentitud, puede ser las causas de una eliminación en el concurso.

“El son es el más fácil de ejecutar, es más lento, claro que el son tiene una caída que es la que uno tiene que saber tocar. Los cuidados que más debe tener el acordeonero es en los ritmos de son y puya, el son tiene uno que estar pendiente a las caídas sentimentales porque este aire es de sentimiento, no es de arrastrarlo como lo hacen ahora”, expresó.

El considerado Rey del Son, manifiesta que “este ritmo vallenato es de los acordeoneros enamorados que han sufrido por el desamor de una mujer, “Este aire lo sacaban los acordeoneros cuando estaban enamorados, cuando las muchachas los despreciaban y entonces salían tocando un son sentimental y componiéndoles canciones”.

Bajo la sombra de los árboles de su vivienda en el barrio Casimiro Maestre, ‘Beto’ Rada enseña a quienes lo buscan por sus conocimientos con el instrumento de aire, pero resalta la habilidad de los cesarenses en la puya.

“La dificultad en la puya es la correcta digitación, en la tierra mía se le tiene respeto al son y en esta tierra del Cesar la puya, tienen una digitación verraca”.

Para Rada, el músico tiene que ser completo, saber tocar todos los ritmos “primero se enseña el son, después el paseo, el merengue, la puya, cumbia y por último el porro.

A los participantes les dicen que son cuatro y cinco minutos y ellos se pasan hasta 10 minutos y ahí es donde viene la descalificación, yo les aconsejaría medir el tiempo, tocar bien el son, la puya, todos los aires son necesarios aprenderlos y tocarlos”.

 

Por Mohamed Osman Díaz

Mohamed.osman@elpilon.com.co