27 agosto, 2020

EL PILÓN, de luto

El martes 25 de agosto de 2020, en la Clínica Cardiovascular de Valledupar, falleció el arquitecto Alberto Herazo Palmera, después de padecer múltiples enfermedades crónicas y finalmente covid-19. Por su lamentable y conmovedora desaparición, EL PILÓN en pleno está de luto.

El martes 25 de agosto de 2020, en la Clínica Cardiovascular de Valledupar, falleció el arquitecto Alberto Herazo Palmera, después de padecer múltiples enfermedades crónicas y finalmente covid-19. Por su lamentable y conmovedora desaparición, EL PILÓN en pleno está de luto.

El padre del notable arquitecto fallecido, por allá en la tercera década del siglo pasado, del interior de nuestro país llegó a Valledupar, donde se desposó con honorable señorita, hermana del ilustrísimo abogado, Juvenal Ovidio Palmera Baquero, muy admirado y respetado en nuestra provincia. En consecuencia, hoy con suma convicción y agrado manifiesto, que el don de gente de Alberto Herazo Palmera; es decir, su nobleza, aptitudes y actitudes son ancestrales. 

Alberto Herazo Palmera, ejerció su profesión con enorme reconocimiento. En su trayectoria profesional fue jefe de la Oficina de Planeación Municipal en la alcaldía de Valledupar, su ciudad natal, a la que tanto amó y protegió con gran devoción, como testimonio de su sólida e inquebrantable pasión queda la Institución Educativa “Alberto Herazo Palmera”, sede extramural anexa al Instpecam (Institución Educativa Pedro Castro Monsalvo).

Alberto Herazo Palmera, por su interés en servirle a la sociedad y en especial a la vallenata, comenzó su columna de opinión cuando EL PILÓN apenas era semanario, juntamente con el prominente abogado Luis Augusto González (QEPD), Mardá, Ernesto Páez, Germán Piedrahita (QEPD), el médico patólogo Gustavo Pérez, entre otros columnistas de entonces, tan inquieto y críticos como los mencionados. En esta actividad mostró con altura su talante democrático y pacifista sin tapujos. 

Para corroborar su espíritu pacifista transcribo parte de una de sus columnas publicadas en EL PILÓN: “Con frecuencia comento temas de actualidad que son tratados en forma sobresaliente por los órganos informativos y por los vallenatos, en esta oportunidad se unen varias ‘bellezas’ que no puedo ignorar: la primera para manifestarles que estoy indignado, soberbio y disgustado con algún twittero canalla e irresponsable que, escondido en un anónimo, como acostumbran los cobardes, se atrevió a proponernos a los vallenatos, que somos personas sanas, a armarnos todos para combatir la inseguridad en que vivimos. Rechazo de plano y de manera categórica esta estúpida propuesta que es un mensaje negativo. Esto no lo vamos a permitir. En una de mis columnas propuse hace mucho tiempo todo lo contrario, desarmar a Valledupar. Soy defensor de esta medida porque con ello disminuimos por lo menos los homicidios. Con esta medida será más fácil controlar el orden en la ciudad que tanto deseamos y se reducirá el número de muertos, atracos y heridos. Pero además de esto, soy partidario de que más bien en estos momentos respaldemos a nuestra policía, que continúa con sus éxitos en la lucha contra la inseguridad, aunque se le quiera desconocer”.

Aprovecho la ocasión para manifestar el orgullo que sentí en el acto de la celebración del 25 aniversario de EL PILÓN, celebridad en la que, Alberto Herazo Palmera y yo tuvimos el honor de recibir el reconocimiento por la larga perseverancia como columnistas de EL PILÓN. Lamentablemente, a sus asiduos lectores la muerte les arrebató la inmensa satisfacción de seguir leyendo sus escritos. De veras, que extrañarán a mi querido amigo y colega columnista.

A su querida esposa, hijos e hijas y demás familiares mis sentidas condolencias. Que Dios los fortalezca para resistir con paciencia la ausencia definitiva de un ser tan especial como Alberto Herazo Palmera. Amén.