Publicidad
Categorías
Categorías
Columnista - 7 mayo, 2010

El Festival no llenó mis expectativas

Por: Jorge Nain En una columna previa a la realización de la versión 43º  del  Festival de la Leyenda Vallenata me excedí en elogios a la organización del  certamen, incluso llegué a vaticinar que este sería el mejor de todos los festivales de la historia; también, al igual que todos los años, me arriesgué a […]

Por: Jorge Nain
En una columna previa a la realización de la versión 43º  del  Festival de la Leyenda Vallenata me excedí en elogios a la organización del  certamen, incluso llegué a vaticinar que este sería el mejor de todos los festivales de la historia; también, al igual que todos los años, me arriesgué a pronosticar los finalistas de la categoría profesional; pues hoy debo reconocer que en ambos presagios me equivoqué de cabo a rabo.

Para mi gusto, esta versión del Festival ni siquiera logró estar entre las cinco mejores y paso a dar mis razones:

Sin duda, a Valledupar llegó gente de todas partes de Colombia y del mundo, como ya es costumbre, pero no en la cantidad de años anteriores; no se vieron las aglomeraciones y trancones de otros años; mejor dicho, este año sí hubo cama pa´ poca gente.

Las presentaciones de artistas invitados más bien fueron flojas. Hace rato vengo diciendo que a nuestros conjuntos vallenatos les falta innovación y creatividad en sus puestas en escena; a nuestra gente vallenata que muy constantemente tiene la oportunidad de apreciar los conciertos de Oñate, Zuleta, Celedón, Peter, Silvestre, Diomedes, entre otros, ya le produce poco entusiasmo presenciar los mismos espectáculos, si se les puede llamar así.

La gente que viene de otras partes quiere ver a los artistas vallenatos, pero también quiere más show en sus presentaciones, también quiere ver más artistas internacionales, en vez de gastarse toda la plata del mundo en uno solo, así sea de gran categoría.

La calidad de los participantes me pareció muy buena, salvo el concurso de piqueria que continúa de capa caída, sin que la Fundación haga nada para rescatarlo. Me parece preocupante para los acordeoneros del Cesar y la Guajira que al podio de la categoría profesional no haya subido ninguno de ellos. (Luis Daza, de El Dificil – Magdalena -; Manuel Vega, de Cartagena –  Bolívar – y Julián Mojica de Paz del Rio –Boyacá -)

Se me hace el colmo que las autoridades locales no hagan nada respecto a la sobreventa de boletería en algunos espectáculos, como lo ocurrido en el Coliseo Cubierto, donde mucha gente que adquirió su boleta no pudo ingresar y nadie responde; por supuesto los organizadores muertos de la risa y las autoridades ciegas, sordas y mudas.

Asistí a un evento en el centro comercial Guatapurí, organizado por el canal Caracol,  en el cual se presentaron varias agrupaciones vallenatas importantes, pero déjenme decirles: ¡Qué sonido tan malo! ¡No hay derecho a que una empresa tan prestigiosa organice algo así!

Me gustó el concurso de canción inédita e incluso su resultado, pero creo que un compositor que aún no es famoso como el médico Adrian Villamizar definitivamente, como se dice en el ciclismo se escapó del lote, porque presentó dos canciones y ambas fueron a la gran final, lo que indica que estamos ante un grande que dará mucho de que hablar, próximamente.

A mis amigos William Klinger Rey de la canción inédita (2009) y Juan David “El pollito” Herrera  Rey Profesional (1996) debería dejarles una lección su insistencia en defender la corona, definitivamente es mayor el riesgo de ponerla en juego, que las posibilidades de igualar su propia marca.

No nos extrañe que próximamente tengamos otro Rey vallenato del interior del País, ese muchacho boyacence Julián Mojica, es ampliamente competente y digno de ceñirse la corona.

COLOFON:
Ya estamos ad portas de recibir el nuevo trabajo musical de Silvestre Dangond y Juan Mario de la Espriella, sin duda los más esperados de este género, se que rebasará todas las metas y batirá muchos récords, también se que es un trabajo realizado con dedicación, esmero, profesionalismo y calidad, ellos han escogido el 4 de Junio para lanzar al mercado su nueva producción titulada Cantinero, tema de la autoría del Acordeonero Rolando Ochoa, hijo del más versátil de los juglares vallenatos, Calixto Ochoa; sin embargo, con motivo del cumpleaños del cantautor el próximo miércoles 12 de mayo se lanzará en Bogotá el sencillo Cantinero, que servirá de abre bocas al acontecimiento musical del año, Silvestre y Juancho: Buen viento y buena mar.

[email protected]

Columnista
7 mayo, 2010

El Festival no llenó mis expectativas

Feel the sand on your feet, not your wardrobe weight.
Jorge Nain

Por: Jorge Nain En una columna previa a la realización de la versión 43º  del  Festival de la Leyenda Vallenata me excedí en elogios a la organización del  certamen, incluso llegué a vaticinar que este sería el mejor de todos los festivales de la historia; también, al igual que todos los años, me arriesgué a […]


Por: Jorge Nain
En una columna previa a la realización de la versión 43º  del  Festival de la Leyenda Vallenata me excedí en elogios a la organización del  certamen, incluso llegué a vaticinar que este sería el mejor de todos los festivales de la historia; también, al igual que todos los años, me arriesgué a pronosticar los finalistas de la categoría profesional; pues hoy debo reconocer que en ambos presagios me equivoqué de cabo a rabo.

Para mi gusto, esta versión del Festival ni siquiera logró estar entre las cinco mejores y paso a dar mis razones:

Sin duda, a Valledupar llegó gente de todas partes de Colombia y del mundo, como ya es costumbre, pero no en la cantidad de años anteriores; no se vieron las aglomeraciones y trancones de otros años; mejor dicho, este año sí hubo cama pa´ poca gente.

Las presentaciones de artistas invitados más bien fueron flojas. Hace rato vengo diciendo que a nuestros conjuntos vallenatos les falta innovación y creatividad en sus puestas en escena; a nuestra gente vallenata que muy constantemente tiene la oportunidad de apreciar los conciertos de Oñate, Zuleta, Celedón, Peter, Silvestre, Diomedes, entre otros, ya le produce poco entusiasmo presenciar los mismos espectáculos, si se les puede llamar así.

La gente que viene de otras partes quiere ver a los artistas vallenatos, pero también quiere más show en sus presentaciones, también quiere ver más artistas internacionales, en vez de gastarse toda la plata del mundo en uno solo, así sea de gran categoría.

La calidad de los participantes me pareció muy buena, salvo el concurso de piqueria que continúa de capa caída, sin que la Fundación haga nada para rescatarlo. Me parece preocupante para los acordeoneros del Cesar y la Guajira que al podio de la categoría profesional no haya subido ninguno de ellos. (Luis Daza, de El Dificil – Magdalena -; Manuel Vega, de Cartagena –  Bolívar – y Julián Mojica de Paz del Rio –Boyacá -)

Se me hace el colmo que las autoridades locales no hagan nada respecto a la sobreventa de boletería en algunos espectáculos, como lo ocurrido en el Coliseo Cubierto, donde mucha gente que adquirió su boleta no pudo ingresar y nadie responde; por supuesto los organizadores muertos de la risa y las autoridades ciegas, sordas y mudas.

Asistí a un evento en el centro comercial Guatapurí, organizado por el canal Caracol,  en el cual se presentaron varias agrupaciones vallenatas importantes, pero déjenme decirles: ¡Qué sonido tan malo! ¡No hay derecho a que una empresa tan prestigiosa organice algo así!

Me gustó el concurso de canción inédita e incluso su resultado, pero creo que un compositor que aún no es famoso como el médico Adrian Villamizar definitivamente, como se dice en el ciclismo se escapó del lote, porque presentó dos canciones y ambas fueron a la gran final, lo que indica que estamos ante un grande que dará mucho de que hablar, próximamente.

A mis amigos William Klinger Rey de la canción inédita (2009) y Juan David “El pollito” Herrera  Rey Profesional (1996) debería dejarles una lección su insistencia en defender la corona, definitivamente es mayor el riesgo de ponerla en juego, que las posibilidades de igualar su propia marca.

No nos extrañe que próximamente tengamos otro Rey vallenato del interior del País, ese muchacho boyacence Julián Mojica, es ampliamente competente y digno de ceñirse la corona.

COLOFON:
Ya estamos ad portas de recibir el nuevo trabajo musical de Silvestre Dangond y Juan Mario de la Espriella, sin duda los más esperados de este género, se que rebasará todas las metas y batirá muchos récords, también se que es un trabajo realizado con dedicación, esmero, profesionalismo y calidad, ellos han escogido el 4 de Junio para lanzar al mercado su nueva producción titulada Cantinero, tema de la autoría del Acordeonero Rolando Ochoa, hijo del más versátil de los juglares vallenatos, Calixto Ochoa; sin embargo, con motivo del cumpleaños del cantautor el próximo miércoles 12 de mayo se lanzará en Bogotá el sencillo Cantinero, que servirá de abre bocas al acontecimiento musical del año, Silvestre y Juancho: Buen viento y buena mar.

[email protected]