29 julio, 2015

El día en que murió Juancho Rois

El acordeonero de Diomedes Díaz dejó huella en el folclor vallenato. Muchos hablan sobre ese oscuro episodio que dejó adolorido a ‘El Cacique’.

“Compadre Juancho no fui a su entierro porque no quise verlo enterrar”, es una de las frases de la canción ‘Un Canto Celestial’ con la que Diomedes Díaz exteriorizaba el dolor de haber perdido a su compañero de fórmula en ese momento Juan Humberto Rois Zúñiga. Era como si con cada verso se sintiera más cerca del acordeonero que el 21 de noviembre de 1994 falleció a causa de un accidente aéreo en El Tigre, Venezuela.
Sobre lo ocurrido, se ha hablado infinidad de veces, pero en esta ocasión el también acordeonero Rey Vallenato 1999 y Rey de Reyes 2007, Hugo Carlos Granados se refirió al trágico día en que no solamente murió Juancho sino además su hermano Eudes Granados.

“Ellos estaban en Venezuela cumpliendo compromisos, un amigo de Juancho Rois lo invitó a una parranda en El Tigre, para que tocara con Diomedes, pero ‘El Cacique’ no quiso y se escondió porque ese toque no estaba entre los planes. Entonces Rois llamó a Enaldo Barrera ‘Diomedito’ para que los acompañara en la parranda y se fue con el bajista Rangel ‘El Maño’ Torres, el guacharaquero Jesualdo ‘El Zurdo’ Ustáriz, el cajero Tito Castilla y mi hermano Eudes Granados que siempre estaba a su lado, para El Tigre”, dijo.

El compromiso que había adquirido Juancho Rois era con el teniente José Gutiérrez, exintegrante de la Guardia Nacional, quien era un gran amigo suyo y su deseo era celebrar su cumpleaños con el sonido de su acordeón. Por eso, sobre las 5:30 de la tarde de aquel 21 de noviembre, los músicos partieron del aeropuerto de Maiquetía de Caracas, Venezuela en la avioneta Cessna Piper YV-628P, con destino a El Tigre, estado de Anzoátegui, para encontrarse con ‘Diomedito’ Barrera y su amigo José Gutiérrez, encuentro que nunca se dio.
“Después del accidente se supo que ellos volaron a El Tigre en una avioneta que no tenía permiso de aterrizaje y por eso se produjo el accidente. Lo que se le ocurrió al conductor era que aterrizaran de esa manera a oscuras y comenzó a dar vueltas para gastar el combustible, y en una de esas el ala del avión pegó con una torre de televisión y allí se dio el trágico episodio”, aseguró.

Granados dijo que estaba en Medellín grabando su cuarto CD cuando a las 8:00 de la noche recibió una llamada de Miguel Morales para avisarle llorando que su hermano había fallecido, “yo estaba con Ovidio, mi otro hermano y fue duro para nosotros. No creíamos que fuera cierto y empezamos a hacer llamadas cuando luego nos confirmaron”.
El músico agregó que, “ellos se fueron confiados en la avioneta, la sorpresa fue en el aire, cuando empezaron a dar vueltas dijo Tito Castilla que fue un momento difícil. Juancho cuando vio que el piloto estaba dando vueltas empezó a gritar que si los iba a matar y el conductor respondió que estaba quemando combustible porque la pista estaba oscura”.

En el hecho fallecieron instantáneamente el conductor y Eudes Granados. Juancho Rois, ‘El Maño’ Torres, Tito Castilla y El Zurdo Ustáriz fueron sacados con signos vitales de la aeronave y llevados en una camioneta a la clínica Zambrano en Barcelona, al oriente de Venezuela pero minutos después fallecieron Rois y Torres.
“En el mes de noviembre se cumplen 21 años de su muerte y parece que fuera ayer porque ellos viven en nuestros corazones y siempre recordamos que fueron excelentes músicos”, concluyó.
“Es que acordeoneros compositores como Juan, ya no vienen”, “Yo me hago la idea de que usted está viajando lejos, que está con Dios allá en el cielo sentando con el padre a su diestra”, son algunas de las frases con que Diomedes recordaba a su compañero del alma.

Por Tatiana Orozco Mazzilli
Tatiana.orozco@elpilon.com.co

 

Lea también:

Los amores de Juancho Rois (Primera Parte)

El insuperable Juancho Rois

“Definitivamente, mi papá es inmortal”: Juancho Rois Dereix

Los grandes del acordeón: Juancho Roís