16 noviembre, 2020

El descarado robo de los centros de manzana

Alborozados celebramos que el municipio que encabeza el Mello Castro haya obtenido que el casco fundacional fuera declarado por el presidente Duque, bajo la denominación de ‘Viejo Valledupar’ como un Área de Desarrollo Naranja, ADN, lo que supone que vendrán desarrollos de incentivos tributarios, facilidades, obras, servicios y promoción; pero ‘antes que ampliar la sala […]

Alborozados celebramos que el municipio que encabeza el Mello Castro haya obtenido que el casco fundacional fuera declarado por el presidente Duque, bajo la denominación de ‘Viejo Valledupar’ como un Área de Desarrollo Naranja, ADN, lo que supone que vendrán desarrollos de incentivos tributarios, facilidades, obras, servicios y promoción; pero ‘antes que ampliar la sala debemos arreglar la cocina’ : nos sorprendemos de que a menos de dos cuadras de la sede municipal se permita una usurpación histórica y un descarado robo teniendo como escenario los centros de manzana de ese centro histórico .

Hace más de 470 años se trazaron y se inició el establecimiento de los callejones que intercomunicaban los barrios tradicionales del Valledupar que fundaron Salguero y Santana. Esos patios centrales de manzana conformaban vías secundarias para que la servidumbre accediera y descargaran las bestias todo tipo de alimentos, y mercancías por la parte trasera de las casonas, por lo que aún conservan sus portones. 

Esos callejones y plazas, o lo poco que de ellos queda, son de un valor histórico material e inmaterial, están contemplados en el PEMP y deberían de estar protegidos por el Ministerio de Cultura y el municipio, pero ante unas recientes administraciones sordas y unos vacíos de competencia y responsabilidad entre las áreas de Planeación  y Gobierno, (secretaría hoy a cargo) y una ávida ansia de apropiarse de lo público, están  en peligro de desaparición. 

Apoyamos la voz de la Fundación AVIVA, Amigos del Viejo Valledupar. El patrón es el mismo: poco a poco, haciendo trabajos esporádicos, casi imperceptibles, en horas nocturnas, en festivos, se fueron ‘corriendo las cercas’. ¡Como el hecho que se desarrolla, en este puente!, en el callejón que queda detrás de la calle 15 con entrada por la cuarta, de la que hemos hecho  seguimiento a una construcción a la que alguien le paga bloques y jornales, pero en la vecindad, seguramente unos por miedo y otros por predios invadidos igual, no se dice nada. Señor Secretario de Gobierno respetuosamente, no basta con sellar, hay que demoler.

No se puede decir que como no existe formal querella en una comisaría o Inspección de Policía no se puede proceder cuando es un hecho ilustrado con fotos en redes, por parte de la gente enardecida. Lo que debe la autoridad es llegar al sitio, hablar claro identificando al propietario del predio vecino beneficiado.

Tampoco se puede permitir que frente a la demanda creciente de vehículos en el centro se aprovechen de esas manzanas internas para ser congestionadas por parqueaderos. En la aludida situación se pretende hacer y encerrar un nuevo y gran lote posiblemente para ser usado como lucrativo parqueo para un particular.

La alcaldía con voluntad puede hacer unas delimitaciones rectangulares de esos centros que aún quedan, como el de detrás de este diario entre carreras  séptima y octava,  previa demolición de algunas construcciones atravesadas y ya denunciadas, y hacer unas inversiones de bajo costo y alto impacto con el concurso y veeduría de los vecinos.

Siguenos como @El_Pilon