13 enero, 2021

El Cesar se une a la tendencia de las revocatorias de alcaldes

Durante los primeros 13 días del año tres solicitudes de revocatoria de mandato se han presentando en la región. Dos procesos son para el alcalde de Aguachica, Robinson Manosalva, y uno para el alcalde de Valledupar, Mello Castro.

Siete solicitudes de revocatoria de mandato se han oficializado en el país. 

FOTO/ARCHIVO.

El 2021 ha iniciado con solicitudes de revocatoria de mandato a distintos alcaldes del departamento del Cesar. Dentro de los mandatarios señalados por los ciudadanos por supuesto incumplimiento de sus programas de gobierno está el alcalde de Valledupar, Mello Castro, y el alcalde del municipio de Aguachica, Robinson Manosalva. A ambos dirigentes, amparados por la Ley 131 y 134 de 1994,  grupos ciudadanos les han iniciado procesos de revocatoria de mandato en la Registraduría Nacional.

Lee también: Solicitan revocatoria de mandato del alcalde Mello Castro

Este mecanismo de participación ciudadana es un derecho político por medio del cual los ciudadanos pueden dar por terminado el mandato que le han conferido a un gobernador o a un alcalde,  si hay una  insatisfacción general de la ciudadanía frente a la labor de este, o se presente un incumplimiento del programa de gobierno, según la Registraduría Nacional.

Acorde con lo anterior, la Asociación Amigos con Liderazgo presentó el pasado siete de enero en la Registraduría una formulación de revocatoria de mandato contra el alcalde de Valledupar, Mello Castro. Esta asociación  aseveró que las promesas del programa de gobierno del dirigente político no han sido cumplidas en el primer año de su mandato.

También manifestaron que no se están realizando acciones para iniciarlas en este nuevo periodo y esto ha provocado la “insatisfacción” de los vallenatos frente al gobierno actual.

Durante su campaña el alcalde de Valledupar, Mello Castro, hizo numerosas promesas a la ciudadanía que hasta el momento no hemos visto realizadas. Aseguró que construiría 2.000 viviendas gratis para los habitantes de Valledupar  durante su cuatrienio, pero ya ha pasado un año y no han iniciado la construcción”, explicó Armando Mendoza, vocero de esta asociación.

El comité solicitante de este mecanismo debe tener el 40 % de las firmas de los votantes del municipio. IMAGEN DE REFERENCIA.

De acuerdo con el especialista en Derecho público, Roberto Astorquiza, la revocatoria de mandato es la facultad que tienen los ciudadanos de retirar de los cargos a los alcaldes y gobernadores si incumplen con su programa de gobierno y el Plan de Desarrollo. Manifestó que este mecanismo tiene una serie de requisitos que deben ser cumplidos por los comités solicitantes, como el argumento que sostiene el incumplimiento de las promesas de gobierno, el formulario de firmas de los ciudadanos que hagan parte del censo electoral vigente,  entre otros.

No dejes de leer: “Hay que proyectar a Valledupar más allá de los próximos 4 años”: concejal Luisfer Quintero

Los ciudadanos que quieran utilizar este mecanismo deben tener un número determinado de firmas por parte de la población que haya votado en el municipio  para que la Registraduría apruebe el proceso. El respaldo tiene que ser del 40 % aproximadamente  de los votantes de ese territorio. Estos datos serán revisados por dicha entidad para constatar que no sean ciudadanos que voten en otras ciudades”, comentó Astorquiza.  

HERRAMIENTA

Este mecanismo de participación ciudadana, establecido en las leyes 131 y 134 de 1994, señala que los colombianos pueden utilizar el proceso de revocatoria de mandato  para ejercer el control y garantizar la eficacia en los actos y planes de gobierno únicamente de alcaldes y gobernadores. Esta herramienta fue fortalecida posteriormente por la Ley 741 del 2002 para brindarles las garantías necesarias a los ciudadanos que inicien este proceso, según la abogada María Peralta.

Esta petición solo se puede presentar ante la Registraduría  después de un año de la posesión del mandatario y cuando no falte menos de un año para finalizar su periodo de gobierno. Cualquier ciudadano, organización social, partido o movimiento político puede solicitar ser inscrito como promotor de la revocatoria”, explicó Peralta.

De acuerdo con la experta, si la solicitud cumple con todos los requisitos y es aprobada por la Registraduría, dicha entidad  deberá, dentro de los dos meses siguientes, convocar a la población  para que se pronuncie sobre la revocatoria.

En el municipio de Aguachica también nacieron grupos que liderarán este proceso. Actualmente, Robinson Manosalva, alcalde de este municipio,  enfrenta dos procesos de revocatoria de mandato.

Robinson Manosalva, alcalde de Aguachica. FOTO/ARCHIVO.

La primera inscripción la realizó el comité denominado ‘Por una Aguachica con derechos’ el pasado cuatro de enero ante la Registraduría. Dentro de este grupo están los ciudadanos Johan Ramírez, Marín Valderrama, entre otros.  Seguidamente, el seis de enero, el comité ‘Por una Aguachica democrática, participativa y sin nepotismo’ también presentó ante la Registraduría un oficio para solicitar el proceso de revocatoria de mandato de Manosalva.

Te puede interesar: Bomberos de Valledupar: ¿listos para las emergencias del verano?

Ambos grupos señalaron que tomaron la decisión ante el presunto incumplimiento de las promesas de gobierno del dirigente político, tales como la creación de una Secretaría de Turismo y Cultura, inconsistencia en la prestación del servicio del agua las 24 horas, irregularidades contractuales en los mercados adquiridos en ayuda al adulto mayor y la comunidad vulnerable del municipio, entre otras.

VERTIENTES POLÍTICAS INTERESADAS

De acuerdo con un profesional del Derecho, en reiteradas ocasiones este mecanismo es “manipulado” por partidos políticos que están en desacuerdo con la elección de los mandatarios, así como también grupos, asociaciones y ciudadanos que no están a favor del gobierno que ha estado dirigiendo el departamento o la ciudad por el lapso de un año.

Aseveró que en ocasiones se viola el verdadero sentido de esta herramienta ciudadana porque no es utilizada con el propósito de hacer cumplir el programa de gobierno y el Plan de Desarrollo de un mandatario, sino por “intereses y fines políticos” que están encaminados a cambiar el dirigente, y  de esta forma volver a otro proceso electoral. 

Mello Castro, alcalde de Valledupar. FOTO/ARCHIVO.

Por eso, ante el descontento de muchos ciudadanos y la necesidad de algunos grupos políticos de ‘reencaucharse’ para las próximas elecciones, seguramente durante este año surgirán más iniciativas para revocar a los alcaldes electos del Cesar.

De acuerdo con el Consejo Nacional Electoral, CNE, se han oficializado las solicitudes para comenzar el proceso de revocatoria de los alcaldes de Bogotá, Medellín, Cúcuta, del municipio de Jamundí en el Valle del Cauca, Morales en el departamento de Bolívar, Aguachica en el Cesar, y Bojayá en Choco.

Según la Registraduría Nacional desde 1996 hasta la fecha se han presentado más de 109 solicitudes de revocatoria de mandato. Solo una de estas peticiones resultó efectiva el pasado 29 de julio del 2018 con la revocatoria del cargo de Nelson García como alcalde del municipio de Tasco, departamento de Boyacá.

De acuerdo con el ente, el 97 % de los votos fueron a favor de la revocatoria  y 1.3 % votó en contra, lo que convirtió a García en el  primer mandatario municipal removido de su cargo mediante un mecanismo de revocatoria por voto popular.

Claudia López, alcaldesa de Bogotá. FOTO/CORTESÍA.

Durante su campaña el alcalde de Valledupar, Mello Castro, hizo numerosas promesas a la ciudadanía que hasta el momento no hemos visto realizadas. Aseguró que construiría 2.000 viviendas gratis para los habitantes de Valledupar  durante su cuatrienio, pero ya ha pasado un año y no han iniciado la construcción”, explicó Armando Mendoza, vocero de esta asociación.