2 diciembre, 2019

El arte desde una mirada infantil

La exposición el “Mundo de los Brillantes” está conformado por 27 alumnos desde párvulos hasta transición del colegio Hispanoamericano de Valledupar.

El “Mundo Brillante” una experiencia para conectar con el arte infantil.

Los más pequeños del hogar se tomaron las instalaciones de la casa de la Cultura en Valledupar para plasmar a través de diferentes expresiones artísticas todo el ingenio y la inocencia qué pueden transmitir mediante el arte.

La exposición el “Mundo de los Brillantes” es una iniciativa protagonizada por estudiantes de párvulos y preescolar del colegio Hispanoamericano con el fin de promover la cultura en chicos y adultos.

La coordinadora de preescolar, Laura Castro, expresó que este evento tiene como objetivo mostrar las obras que realizaron los niños durante todo el año 2019, iniciativa que va de la mano del proyecto educativo que lidera esta institución escolar a través del enfoque pedagógico Reggio Emilia, el cual es una temática italiana que tiene unos principios fundamentales y que va de la mano con esta demostración de arte.

Lee también: Cinco ideas para decorar tu casa en Navidad

Este programa trata de mostrar lo que hacen los niños, en darle voz a la infancia y de también hacer visible la niñez en la sociedad”, expresó Castro.

Las principales características de este proyecto son destacar la cultura y las ideas de los menores aunado a sus propuestas de interés llamando su atención por lo que está en el momento.

La exposición estará abierta al público en la Casa de la Cultura hasta este 3 de diciembre de 2019. La encargada del proyecto expresó que esta iniciativa también busca resaltar la voz de los niños de todo el mundo. “Es una exposición hecha de los niños para todo el público, pero en especial para los más pequeños de la casa”.

A los interesados en visitar la obra se encontrarán con una serie de documentos escritos donde se relatan las fases de cada uno de los proyectos, así como, la experiencia en el desarrollo de ellos.

Adicional a las obras de arte, los asistentes encontraran productos inspirados en técnicas de acrílico sobre lienzo, obra en arcilla, en marcador sobre papel y pintura con sal, que son representaciones de estas corrientes artísticas a la que se le suman, fotos e imágenes expuestas en físico y en proyección.

Este proyecto artístico está conformado por 27 alumnos desde párvulos hasta transición, es decir, niños que comprenden en edades de un año hasta seis años. “Otra de las misiones de este encuentro es que los padres se puedan vincular y estar al tanto de los que los hijos realizan y lo que hicieron durante el año”, señaló la educadora.

Lee también: El talento literario de la región fue premiado

Carmen Victoria Ríos Gómez, madre de dos integrantes del plan, uno en párvulos y el otro en transición, demostró su agrado con este proyecto porque no es sólo la exposición que está al servicio de todos, son todas las actividades que han venido haciendo para que los niños exploren otras capacidades que puedan tener aparte de lo académico.

Otra de las impresiones fue la de Carolina Bellorín, representante de una alumna y miembro del equipo expositor. Ella destacó el valor que tiene para el desarrollo de la menor este programa. “Mi hija a través de sus escritos, el arte, sus dibujos, la música ha tenido un desarrollo excelente hasta el punto de reconocer fuera de clase algunas de las representaciones artísticas».

Por su parte, Magareth Thatcher Guzmán, docente de párvulos y preescolar informó que esto inició hace dos años como un plan piloto y fue tomando más fuerza desde enero de 2019, orientado al conocimiento y saberes de los menores. “Lo que buscamos en esta exposición es que los (habitantes) de Valledupar entiendan que también hay educación de buena calidad orientada a unos aprendizajes, y a unos espacios enriquecidos, enfocados en el desarrollo integral del niño”.

Guzmán concluyó manifestando que el maestro es el que escucha, no es el que guía como antes, es el que oye, acompaña a este aprendizaje de los niños.

Por: Jorge López González / EL PILÓN