Publicidad
Categorías
Categorías
Columnista - 29 febrero, 2024

El Alianza en su nueva casa

Cenaida R. Alvis B. Muchos de nosotros crecimos escuchando que el fútbol es el mejor espectáculo del mundo y efectivamente es uno de los espectáculos en los que más coincidimos personas de todas las nacionalidades. El fútbol nos hermana y nos impulsa a encontrarnos en el escenario más adecuado para disfrutarlo. Como tal, el sábado, […]

Cenaida R. Alvis B.

Muchos de nosotros crecimos escuchando que el fútbol es el mejor espectáculo del mundo y efectivamente es uno de los espectáculos en los que más coincidimos personas de todas las nacionalidades. El fútbol nos hermana y nos impulsa a encontrarnos en el escenario más adecuado para disfrutarlo.

Como tal, el sábado, día en que jugaba el Alianza contra el DIM, nos dimos la oportunidad de participar de la fiesta del gol en el estadio Armando Maestre. Es claro que la afición al futbol de la ciudad es otro de los activos inexplotados que teníamos. Mucha gente, muchas familias, muchos amigos y una buena vibra se dio cita en el estadio.

Afortunadamente para los que vimos al Alianza por primera vez pudimos disfrutar de un maravilloso juego de los locales¸ ese gol tempranero y el segundo nos permitieron estar muy relajados todo el tiempo y analizar sin afugias la calidad técnica de los muchachos.

Sobre la situación del DIM, dejaré que sean los expertos los que hablen. Prefiero dedicarme a la hinchada y al espectáculo local.

El estadio tiene un excelente “lejos”, y es bastante cómodo. El servicio de meseros es relativamente ágil. El ingreso se dio de manera rápida, la policía prestó un amable servicio. Sin embargo, en medio de la alegría por el triunfo, a la salida pudimos notar la falta de barandas que podrían significar un grave peligro a un transeúnte excesivamente emocionado. Considerando la gran cantidad de dinero de los contribuyentes que se ha invertido, es lamentable que aún hoy el “cerca” ofrezca tantos detalles por arreglar.

Otra gran falla está en los servicios sanitarios, ¿cómo así que solo hay 5 sanitarios para las mujeres? Como llegamos temprano me alegró ver que de entrada parecían limpios. No obstante, desde antes de iniciar el partido ya todos los servicios estaban sumamente desagradables. Absolutamente desaseados y sin personal de apoyo en todas las áreas. Ojalá el domingo lo encontremos. Con una boletería de $50.000 por persona lo menos que debe garantizarse es personal de limpieza y mantenimiento durante el partido, quizás así se pueda evitar el abuso. Sinceramente las usuarias que me antecedieron dejaron mucho que desear, alcancé a ver bolsas de pasabocas dentro de los inodoros que por supuesto destruyen la tubería y lo bueno que ya hay. 

Esto nos devuelve a la importante campaña de civismo que como ciudadanos requerimos. No hay derecho a que después de tanto esperar unos bonitos escenarios seamos los mismos usuarios los que destruimos la inversión en la ciudad. Seguimos esperando el anuncio de dicha campaña de parte del que arregla esto, y un mejor comportamiento de parte de todos los vallenatos.

Columnista
29 febrero, 2024

El Alianza en su nueva casa

Feel the sand on your feet, not your wardrobe weight.
Cenaida Alvis Barranco

Cenaida R. Alvis B. Muchos de nosotros crecimos escuchando que el fútbol es el mejor espectáculo del mundo y efectivamente es uno de los espectáculos en los que más coincidimos personas de todas las nacionalidades. El fútbol nos hermana y nos impulsa a encontrarnos en el escenario más adecuado para disfrutarlo. Como tal, el sábado, […]


Cenaida R. Alvis B.

Muchos de nosotros crecimos escuchando que el fútbol es el mejor espectáculo del mundo y efectivamente es uno de los espectáculos en los que más coincidimos personas de todas las nacionalidades. El fútbol nos hermana y nos impulsa a encontrarnos en el escenario más adecuado para disfrutarlo.

Como tal, el sábado, día en que jugaba el Alianza contra el DIM, nos dimos la oportunidad de participar de la fiesta del gol en el estadio Armando Maestre. Es claro que la afición al futbol de la ciudad es otro de los activos inexplotados que teníamos. Mucha gente, muchas familias, muchos amigos y una buena vibra se dio cita en el estadio.

Afortunadamente para los que vimos al Alianza por primera vez pudimos disfrutar de un maravilloso juego de los locales¸ ese gol tempranero y el segundo nos permitieron estar muy relajados todo el tiempo y analizar sin afugias la calidad técnica de los muchachos.

Sobre la situación del DIM, dejaré que sean los expertos los que hablen. Prefiero dedicarme a la hinchada y al espectáculo local.

El estadio tiene un excelente “lejos”, y es bastante cómodo. El servicio de meseros es relativamente ágil. El ingreso se dio de manera rápida, la policía prestó un amable servicio. Sin embargo, en medio de la alegría por el triunfo, a la salida pudimos notar la falta de barandas que podrían significar un grave peligro a un transeúnte excesivamente emocionado. Considerando la gran cantidad de dinero de los contribuyentes que se ha invertido, es lamentable que aún hoy el “cerca” ofrezca tantos detalles por arreglar.

Otra gran falla está en los servicios sanitarios, ¿cómo así que solo hay 5 sanitarios para las mujeres? Como llegamos temprano me alegró ver que de entrada parecían limpios. No obstante, desde antes de iniciar el partido ya todos los servicios estaban sumamente desagradables. Absolutamente desaseados y sin personal de apoyo en todas las áreas. Ojalá el domingo lo encontremos. Con una boletería de $50.000 por persona lo menos que debe garantizarse es personal de limpieza y mantenimiento durante el partido, quizás así se pueda evitar el abuso. Sinceramente las usuarias que me antecedieron dejaron mucho que desear, alcancé a ver bolsas de pasabocas dentro de los inodoros que por supuesto destruyen la tubería y lo bueno que ya hay. 

Esto nos devuelve a la importante campaña de civismo que como ciudadanos requerimos. No hay derecho a que después de tanto esperar unos bonitos escenarios seamos los mismos usuarios los que destruimos la inversión en la ciudad. Seguimos esperando el anuncio de dicha campaña de parte del que arregla esto, y un mejor comportamiento de parte de todos los vallenatos.