Publicidad
El Vallenato - 20 enero, 2023

Dos pérdidas irreparables para el periodismo vallenato

En la biblioteca departamental se realizan los cortejos fúnebres de la periodista Rosa Rosado y del productor audiovisual Jairo Bolívar Araújo, quienes fallecieron en un trágico accidente de tránsito en carreteras del Cesar.

Familiares, amigos y colegas de los periodistas en la Biblioteca departamental FOTO: JOAQUIN RAMIREZ.
Familiares, amigos y colegas de los periodistas en la Biblioteca departamental FOTO: JOAQUIN RAMIREZ.

JAIR PIMIENTA / EL PILÓN

Familiares, amigos y colegas de la periodista Rosa Rosado y del productor audiovisual Jairo Bolívar Araújo, se acercaron hasta la biblioteca departamental Rafael Carrillo Lúquez, donde se realizan las honras fúnebres de los comunicadores que perdieron la vida en un aparatoso accidente de tránsito, ocurrido en inmediaciones del corregimiento de Casacará jurisdicción de Codazzi.

Diferentes personalidades de la política y del periodismo manifestaron la tristeza que causó la repentina partida de dos grandes representantes del periodismo vallenato, como lo manifestó para el diario EL PILÓN el Gobernador (e) del departamento del Cesar Andrés Félipe Meza Araújo.

Durante la misa de despedida de la periodista Rosa Rosado y el productor audiovisual Jairo Araújo. FOTO: JOAQUÍN RAMÍREZ.

El mandatario expresó que estuvo con la periodista y el realizador audiovisual, quienes hacían parte del equipo de prensa de la Gobernación, en un evento protocolario en el corregimiento de Saloa, jurisdicción de Chimichagua y que al terminar, tuvo la oportunidad de conversar con Ocha, como cariñosamente le decía, quien le dió algunas recomendaciones sobre el discurso, como naturalmente lo hacía y luego se dispuso a realizar la entrevista.

Dijo que antes de partir hacia la ciudad de Valledupar donde debería atender otros compromisos, compartió con ella y el equipo de prensa incluyendo a Jairo Araújo, tuvieron un rato ameno y se despidió. “Después de la entrevista ‘molestamos un rato la vida’ yo me vine antes, porque ellos se quedaron haciendo registros audiovisuales y pasadas las tres de la tarde nos enteramos de esta terrible noticia”, señaló.

De igual manera, Eduardo Esquivel, secretario de Gobierno del departamento del Cesar, lamentó el sensible fallecimiento de estas dos personas que hacían parte de su equipo de gabinete, al tiempo que manifestó sentir un dolor profundo, ya que tuvo una relación muy cercana con ambos.

Expresó que diariamente se reunían junto al gobernador y el equipo de prensa muy temprano en la mañana para tratar sobre los temas más relevantes del día y que estaban en comunicación constante. De Jairo recuerda que siempre le manifestaba que admiraba su trabajo, la manera profesional con la que manejaba equipos como el dron, por lo que asegura que harán mucha falta en el medio.

El funcionario compartió detalles del momento en el que, con lágrimas en sus ojos, le tocó estar al frente del acompañamiento junto a las autoridades del levantamiento de los cuerpos de dos seres humanos que, como recuerda, se ganaron su cariño y respeto. “Nos tocó esa dura misión, de recogerlos, estuvimos con la Policía Nacional en el sitio, llegamos a las siete de la noche a Valledupar, hasta las 11 p. m. que nos los entregaron en Medicina Legal…”, fueron partes de las palabras de Esquivel López.

Familiares de Jairo Araujo estuvieron presentes en los actos conmemorativos, entre ellos Roberto Artunduaga, quien expresó que no solo eran primos, ya que se crió junto a él como si fueran hermanos y que siempre soñó con trabajar en los medios de comunicación, anhelo que logró hacer realidad.

Reveló que además de ser un excelente productor audiovisual, también se desempeñó de manera excepcional como ingeniero de sonido, haciendo parte del equipo de importantes artistas con reconocimiento internacional entre esos Alex Campos, con quien tuvo “el placer de desarrollarse profesionalmente  en esa otra labor que también le apasionaba”.

Dijo también que cuando se enteró de la noticia se movilizaba en su vehículo a través de una emisora, detalló que de inmediato tomó su teléfono celular y le envió un mensaje de texto y que al ver que no respondía los mensajes le realizó varias llamadas pero nunca respondió y que esto aumentaba su angustia.

Posteriormente recibió una llamada de alguien cercano quien le informó el terrible suceso. “Tenía la esperanza de que me iba a responder esa llamada, yo le escribí manito cuéntame… ¿dónde estás, cómo estás? no me contestó, lo llamé, no me contestó y empecé a pensar lo peor y lamentablemente luego me confirmaron lo que había pasado”, concluyó el familiar.

Quien también exteriorizó la tristeza que ha causado este lamentable hecho, fue la presidenta del Círculo de Periodistas de Valledupar María Elvira Marulanda, quien además aseguró tener una amistad muy cercana con la periodista Rosa Rosado Quintero. Dijo que este suceso enluta al periodismo colombiano, dado al desempeño que tuvo la comunicadora y que fue reconocido tanto por los medios locales como nacionales.

También resaltó la labor de Jairo Bolívar Araújo quien hizo parte de la nómina de Caracol Televisión y que últimamente venía realizando un trabajo impecable en la gobernación del departamento del Cesar, como parte del equipo de prensa, por eso aseguró que el próximo 9 de febrero, Día del Periodista, se realizarán actos conmemorativos en honor a estas dos personas, por sus grandes aportes al periodismo.

“Para el gremio es una pérdida irreparable y para el CPV, Ocha era muy importante, hizo parte de nuestra junta directiva, ganó Sirena Vallenata como periodista del año y muchos reconocimientos. El recuerdo que todos nos llevamos de ella es esa sonrisa que siempre tenía y que hasta en las situaciones difíciles siempre sacaba un chiste o algo para romper la tensión”, fueron las palabras con las que la presidenta del CPV recuerda a su colega y amiga.

Hoy serán las exequias fúnebres que iniciarán a las 8 a. m. en la Biblioteca Departamental con un homenaje, seguida de la salida de la carroza donde se les realizará una calle de honor, luego serán llevados hasta la catedral Santo Eccehomo para posteriormente ser trasladados al cementerio.