Publicidad
Categorías
Categorías
Columnista - 1 febrero, 2024

Donde suena el acordeón, ahora rueda la pelota

El fútbol, para muchos, no es solo un juego, sino una herramienta de desarrollo que va más allá de la cancha. El viernes, en el estadio Armando Maestre Pavajeau, presenciamos un emocionante encuentro entre Alianza FC y Deportivo Cali. Fue un partido sin respiro, donde la pasión y la entrega de ambos equipos se hicieron evidentes.

El fútbol, para muchos, no es solo un juego, sino una herramienta de desarrollo que va más allá de la cancha. El viernes, en el estadio Armando Maestre Pavajeau, presenciamos un emocionante encuentro entre Alianza FC y Deportivo Cali. Fue un partido sin respiro, donde la pasión y la entrega de ambos equipos se hicieron evidentes.

Lo más destacado no fue solo el juego en sí, sino la energía palpable que emanaba de la hinchada. La comunidad se unió para apoyar y mostrar simpatía por el nuevo equipo de la ciudad. El fútbol, en este sentido, se convierte en una inyección de alegría, capaz de unir a las personas a través de la emoción compartida.

Este deporte, independientemente de ser simplemente una competencia, es una fuente de unidad que trasciende barreras y conecta a personas de diferentes ámbitos. En el estadio, vimos cómo la diversidad se convertía en fortaleza, con aficionados de todas las edades y procedencias celebrando juntos cada jugada. En Valledupar, donde suenan los acordeones y se vive al ritmo del vallenato, ahora también rueda la pelota del fútbol de primera. La alegría de la música se mezcló con la emoción del juego, creando un ambiente único.

El fútbol también es una fuente de optimismo. En medio de la rutina diaria y los desafíos cotidianos, un partido puede ser un escape, una pausa para disfrutar y soñar. La emoción de ver rodar la pelota trae consigo la esperanza de que, así como en el juego, también podemos superar obstáculos y alcanzar nuestras metas.

El fútbol es mucho más que un simple juego. Es una expresión de unidad, emoción y alegría. Cada vez que la pelota rueda en el estadio, estamos siendo testigos de algo más grande: la capacidad del deporte para influir positivamente en nuestras vidas y en nuestra comunidad.

Valledupar se debe convertir en una sola cancha, transformando vidas y visibilizando historias que van más allá de los terrenos de juego. Asistir al estadio y a los torneos de barrios, como los de San Martín, Don Alberto, Panamá y La Bombonera (a este último he asistido con regularidad en los últimos años, y actualmente sigo de cerca la participación de mis amigos en el equipo Sporting FC), presenciar partidos de fútbol y compartir momentos con amigos son experiencias que revelan la riqueza de nuestras vivencias deportivas.

Estos espacios de esparcimiento no solo proporcionan momentos de disfrute y recreación, sino que también constituyen elementos fundamentales en el complejo entramado del desarrollo económico de nuestra ciudad.

Por: Alfredo Jones Sánchez

Columnista
1 febrero, 2024

Donde suena el acordeón, ahora rueda la pelota

Feel the sand on your feet, not your wardrobe weight.
Alfredo Jones Sánchez

El fútbol, para muchos, no es solo un juego, sino una herramienta de desarrollo que va más allá de la cancha. El viernes, en el estadio Armando Maestre Pavajeau, presenciamos un emocionante encuentro entre Alianza FC y Deportivo Cali. Fue un partido sin respiro, donde la pasión y la entrega de ambos equipos se hicieron evidentes.


El fútbol, para muchos, no es solo un juego, sino una herramienta de desarrollo que va más allá de la cancha. El viernes, en el estadio Armando Maestre Pavajeau, presenciamos un emocionante encuentro entre Alianza FC y Deportivo Cali. Fue un partido sin respiro, donde la pasión y la entrega de ambos equipos se hicieron evidentes.

Lo más destacado no fue solo el juego en sí, sino la energía palpable que emanaba de la hinchada. La comunidad se unió para apoyar y mostrar simpatía por el nuevo equipo de la ciudad. El fútbol, en este sentido, se convierte en una inyección de alegría, capaz de unir a las personas a través de la emoción compartida.

Este deporte, independientemente de ser simplemente una competencia, es una fuente de unidad que trasciende barreras y conecta a personas de diferentes ámbitos. En el estadio, vimos cómo la diversidad se convertía en fortaleza, con aficionados de todas las edades y procedencias celebrando juntos cada jugada. En Valledupar, donde suenan los acordeones y se vive al ritmo del vallenato, ahora también rueda la pelota del fútbol de primera. La alegría de la música se mezcló con la emoción del juego, creando un ambiente único.

El fútbol también es una fuente de optimismo. En medio de la rutina diaria y los desafíos cotidianos, un partido puede ser un escape, una pausa para disfrutar y soñar. La emoción de ver rodar la pelota trae consigo la esperanza de que, así como en el juego, también podemos superar obstáculos y alcanzar nuestras metas.

El fútbol es mucho más que un simple juego. Es una expresión de unidad, emoción y alegría. Cada vez que la pelota rueda en el estadio, estamos siendo testigos de algo más grande: la capacidad del deporte para influir positivamente en nuestras vidas y en nuestra comunidad.

Valledupar se debe convertir en una sola cancha, transformando vidas y visibilizando historias que van más allá de los terrenos de juego. Asistir al estadio y a los torneos de barrios, como los de San Martín, Don Alberto, Panamá y La Bombonera (a este último he asistido con regularidad en los últimos años, y actualmente sigo de cerca la participación de mis amigos en el equipo Sporting FC), presenciar partidos de fútbol y compartir momentos con amigos son experiencias que revelan la riqueza de nuestras vivencias deportivas.

Estos espacios de esparcimiento no solo proporcionan momentos de disfrute y recreación, sino que también constituyen elementos fundamentales en el complejo entramado del desarrollo económico de nuestra ciudad.

Por: Alfredo Jones Sánchez