15 abril, 2019

Domingo de Ramos: en lugar de cortar, sembremos árboles

Con la exhortación del papa Francisco en su encíclica Laudato si’, en la que se refirió a los abusos que está recibiendo la tierra, algunos sacerdotes de Valledupar están presentando propuestas innovadoras y ambientales en el desarrollo de las liturgias de la Semana Mayor.

Más de dos mil vallenatos asistieron a la celebración litúrgica.

Foto: Joaquín Ramírez.

MAIRA MANOSALVA / EL PILÓN
maira.manosalva@elpilon.com.co

El tradicional Domingo de Ramos en Valledupar dio un giro inesperado, toda vez que en Mayales Plaza Comercial se celebró un domingo de siembra en conmemoración en el que se entregaron 1.400 árboles a la comunidad vallenata.

Según el capellán de Mayales Plaza Comercial, Luis Alfredo Fragoso, esta iniciativa nació desde año 2017 luego de la declaración Laudato Si´ que significa ‘Alabado seas, mi Señor’.

“Esta idea la construimos en el centro comercial la cual fue dar un arbolito para sembrarlo para que la comunidad no trajera una rama o cortara una parte de un árbol para que se bendijera. Entonces la idea es que la persona o familia recibió su árbol se le dio la bendición y ese debe ser sembrado en la ciudad, en el patio o jardinera de su casa y con se comprometerá a regarlo, además, Dios mandará el agua del cielo que es signo de los proyectos y de las bendiciones que se están derramando”, dijo.

La jornada que se realizó de 10:30 a.m., hasta la 1:00 p.m., a la que asistieron más de mil feligreses y visitantes de Mayales Plaza Comercial. “Ahora mismo tenemos en la asamblea 2.200 personas los cuales asisten todos los domingo a nuestras celebraciones litúrgicas de casa semana”, indicó el acompañante espiritual de la entidad comercial.

Víctor Zurmai, asistente a las misas celebradas en el centro comercial, contó que en sus 27 años no había encontrado una iniciativa tan edificante y promotora del cuidado del medio ambiente.

“Primera vez que veo este Domingo de Ramos celebrado de una manera tan significativa y me marcó porque lo habitual es que la gente lleve las ramas para colgarlas detrás de la puerta de sus casa para que se seque y en esta ocasión nos dieron un árbol para que lo sembráramos por este motivo pienso que el acto se desarrolle así”.

La actividad que solo se ha desarrollado en dos ocasiones en la Semana Mayor del 2018 y en esta Semana Santa está anclada a las declaraciones entregadas a EL PILÓN por el sacerdote José Enrique Muñoz, quien explicó:“Hay muchos católicos que guardan los ramitos en su casa; eso es más tradición, son signos. Muchos sacerdotes estamos pidiendo que en lugar de cortar palmas sembremos árboles, que salvemos nuestra casa terrenal”.

En este sentido, todas las entidades territoriales se están uniendo para la preservación del medio ambiente lo que recalca la campaña que realiza la Corporación Autónoma Regional del Cesar, Corpocesar, para el cuidado de la fauna del departamento por medio de la Red de Fauna y Flora, dirigida por Edgar Patiño Flórez.