1 septiembre, 2021

Despidieron a soldado cesarense muerto en atentado terrorista en Catatumbo

Al parecer, el responsable del ataque fue el Frente 33 de las disidencias de las Farc.

La misa del uniformado fue al aire libre en el corregimiento de Rincón Hondo, en Chiriguaná.

Con un camino de honor y al compás de las trompetas, que anunciaban duelo, fue despedido la mañana de este miércoles el soldado profesional Andrés Felipe Martínez Barahona, quien murió en un atentado terrorista en el municipio de Tibú, Norte de Santander.

El joven fue sepultado en el cementerio de su tierra natal, el corregimiento de Rincón Hondo, perteneciente al municipio de Chiriguaná, centro del Cesar. Previamente los habitantes se unieron a la misa y a la velación del uniformado en el inmueble de su familia en solidaridad a lo sucedido el pasado 28 de agosto.

De igual manera contaron con el acompañamiento de algunos oficiales del Ejército Nacional que brindaron personalmente las condolencias a la familia, la cual tiene lugar de residencia en el barrio San Antonio de Valledupar.

De acuerdo con los allegados, en ese barrio convivió por varios años Andrés Felipe Martínez hasta que emprendió su carrera en las milicias del país. El joven de 21 años de edad, cumplidos precisamente el pasado martes, llevaba dos años y seis meses como soldado profesional del Ejército Nacional.

Actualmente estaba vinculado al Batallón de Ingenieros N.° 30 de la Trigésima Brigada adscrita a la Segunda División de las Fuerzas Militares. Precisamente con un grupo de este cantón militar fue que Martínez Barahona sufrió el ataque que lo dejó sin vida.

“Durante operaciones militares que buscaban proteger a la comunidad en Tibú fue asesinado el soldado profesional Andrés Felipe Martínez. Enviamos sentido mensaje de condolencia a sus familiares, amigos y compañeros”, manifestó el general Eduardo Enrique Zapateiro Altamiranda, comandante del Ejército Nacional de Colombia.

Al parecer, el responsable fue el Frente 33 de las disidencias de las Farc que atacó al grupo de soldados con arma de fuego y explosivos. El hecho dejó lesionado de un disparo al teniente Ardenois Pacheco, mientras que el artefacto explosivo afectó a los soldados profesionales Luis Ángel Villalobos Noguera y José Domingo Galarcio Castellanos.