Publicidad
Categorías
Categorías
Columnista - 25 febrero, 2010

DEJANDO CONSTANCIA DE LOS PARQUES

ESTA ESQUINA Por: Hernán Araujo Ariza Mucho se ha dicho sobre los famosos parques que la gobernación ha regalado al municipio de Valledupar. Y como es natural, muchas historias se han tejido alrededor de un millonario contrato que no ha sido ejecutado de la mejor manera. El fin de semana pasado fue abierto al público […]

ESTA ESQUINA

Por: Hernán Araujo Ariza
Mucho se ha dicho sobre los famosos parques que la gobernación ha regalado al municipio de Valledupar. Y como es natural, muchas historias se han tejido alrededor de un millonario contrato que no ha sido ejecutado de la mejor manera.
El fin de semana pasado fue abierto al público el ‘mega’ parque del barrio Novalito. Uno de los cuatro escogidos -en distintos puntos de la ciudad- para la intervención; que contempla la reconstrucción total del espacio. Sin embargo, lo que no salió en la nota fue que el plazo para entregar -no solo Novalito sino los cuatro- fue el 28 de enero pasado. Pero, por muchas razones, para esa fecha solo alcanzaban el 60% de ejecución y obviamente tocó esperar.
Por eso hasta esta semana -casi un mes después de vencido el plazo- se inaugura el parque más pequeño de todos, con una inversión de 539 millones de pesos. Pero además, entra a funcionar sin haber sido terminado. Porque por ejemplo: los contenedores de raíz de algunos árboles no están, dejando a la vista unos grotescos montículos de abono alrededor del tronco; algunos de los juegos presupuestados, se encuentran incompletos; y de las bancas (que se observan en la foto-valla informativa) ni hablar, porque no hay ni una instalada. A menos que sean invisibles.
Y eso que no hemos hablado de otras cosas peores. Como la burda adición a las concesiones de Amoblamiento Urbano (AU) y Alumbrado Público (AP), desde diciembre del año 2008. En un oscuro afán por obviar la ley de contratación. Ni siquiera importó que AU no tuviera dentro de su objeto la facultad para construir o remodelar parques (como lo ratificó la contralora en su estudio); al fin y al cabo esa era la vuelta necesaria para evitarse el ‘enredo’ de tener que licitar.
Aclaro que no tengo nada en contra de AU o AP, de hecho, ni siquiera tengo problemas con el modelo de las concesiones en general; tampoco tengo información de ningún mal manejo por parte de la gobernación; el problema lo generó el alcalde de entonces. Que no solo giró a la fiducia de AU casi cuatro mil millones de pesos sin ‘amarrarlos’ a ninguna condición de cumplimiento, sino que permitió arrancar la obra con tantas falencias en diseño y aun a sabiendas de la falta de idoneidad de AU para construir.
Pero, revisando en lo que va el proyecto, se encuentra uno que el interventor contratado desde el principio, cumplió su papel y entregó. Hoy la obra se encuentra en manos de unos funcionarios de la alcaldía que fungen como los nuevos interventores. Solo nos queda confiar en las buenas intenciones de estos veedores, pues no hay otra opción. Porque los trabajos avanzan y seguro que estas personas no darán abasto para revisar en detalle la ejecución, debido a la magnitud de las obras.
Y ojo con la nada despreciable suma de los intereses generados por casi cuatro mil millones de pesos en una fiducia durante nueve meses; desde diciembre de 2008 hasta agosto de 2009, que empezó la obra. ¿O es que los piensan dejar perder?.
Pero el mundo sigue y en esos detalles pocos se fijan; “siempre habrá problemas más grandes que atender”. Pero es en esos detalles, donde se nos evaporan los recursos públicos y se nos esfuman las oportunidades para tener una mejor ciudad.
Por eso no cedemos a la tentación de cruzarnos de brazos y dejar que todo pase, sin siquiera comentarlo. Y aunque soy consciente que el hecho de que estas cosas se ventilen en público o no, no cambiará la realidad; con simplemente dejar la constancia mucho hacemos.
MI ÚLTIMA PALABRA: Al señor alcalde le tocó darse cuenta que, muy a pesar de sus buenas intenciones, la cosa con los mototaxistas es por otro lado. En campaña nos vendieron el cuento de la ‘recesión’ económica de los días sin moto y por eso corrió a acabarlos. Implantó un día sin parrillero que nadie cumple, ni nadie vigila. Hoy la ciudad ha retrocedido en materia de movilidad y la turba de bárbaros que compone el gremio de los mototaxistas se ‘pone de ruana’ la ciudad.
Y todo sin que se hayan tomado el trabajo de demostrarnos, a los que nunca creímos en la recesión de los miércoles, como ha mejorado la economía de ese día. ¿Qué tanto más o qué tanto menos vende el comercio luego de implementar la nueva medida? Porque la cosa no puede ser con discurso populista nada más, para eso son las cifras.
www.pipearaujoariza.com

Columnista
25 febrero, 2010

DEJANDO CONSTANCIA DE LOS PARQUES

Feel the sand on your feet, not your wardrobe weight.
Hernán Araujo Ariza

ESTA ESQUINA Por: Hernán Araujo Ariza Mucho se ha dicho sobre los famosos parques que la gobernación ha regalado al municipio de Valledupar. Y como es natural, muchas historias se han tejido alrededor de un millonario contrato que no ha sido ejecutado de la mejor manera. El fin de semana pasado fue abierto al público […]


ESTA ESQUINA

Por: Hernán Araujo Ariza
Mucho se ha dicho sobre los famosos parques que la gobernación ha regalado al municipio de Valledupar. Y como es natural, muchas historias se han tejido alrededor de un millonario contrato que no ha sido ejecutado de la mejor manera.
El fin de semana pasado fue abierto al público el ‘mega’ parque del barrio Novalito. Uno de los cuatro escogidos -en distintos puntos de la ciudad- para la intervención; que contempla la reconstrucción total del espacio. Sin embargo, lo que no salió en la nota fue que el plazo para entregar -no solo Novalito sino los cuatro- fue el 28 de enero pasado. Pero, por muchas razones, para esa fecha solo alcanzaban el 60% de ejecución y obviamente tocó esperar.
Por eso hasta esta semana -casi un mes después de vencido el plazo- se inaugura el parque más pequeño de todos, con una inversión de 539 millones de pesos. Pero además, entra a funcionar sin haber sido terminado. Porque por ejemplo: los contenedores de raíz de algunos árboles no están, dejando a la vista unos grotescos montículos de abono alrededor del tronco; algunos de los juegos presupuestados, se encuentran incompletos; y de las bancas (que se observan en la foto-valla informativa) ni hablar, porque no hay ni una instalada. A menos que sean invisibles.
Y eso que no hemos hablado de otras cosas peores. Como la burda adición a las concesiones de Amoblamiento Urbano (AU) y Alumbrado Público (AP), desde diciembre del año 2008. En un oscuro afán por obviar la ley de contratación. Ni siquiera importó que AU no tuviera dentro de su objeto la facultad para construir o remodelar parques (como lo ratificó la contralora en su estudio); al fin y al cabo esa era la vuelta necesaria para evitarse el ‘enredo’ de tener que licitar.
Aclaro que no tengo nada en contra de AU o AP, de hecho, ni siquiera tengo problemas con el modelo de las concesiones en general; tampoco tengo información de ningún mal manejo por parte de la gobernación; el problema lo generó el alcalde de entonces. Que no solo giró a la fiducia de AU casi cuatro mil millones de pesos sin ‘amarrarlos’ a ninguna condición de cumplimiento, sino que permitió arrancar la obra con tantas falencias en diseño y aun a sabiendas de la falta de idoneidad de AU para construir.
Pero, revisando en lo que va el proyecto, se encuentra uno que el interventor contratado desde el principio, cumplió su papel y entregó. Hoy la obra se encuentra en manos de unos funcionarios de la alcaldía que fungen como los nuevos interventores. Solo nos queda confiar en las buenas intenciones de estos veedores, pues no hay otra opción. Porque los trabajos avanzan y seguro que estas personas no darán abasto para revisar en detalle la ejecución, debido a la magnitud de las obras.
Y ojo con la nada despreciable suma de los intereses generados por casi cuatro mil millones de pesos en una fiducia durante nueve meses; desde diciembre de 2008 hasta agosto de 2009, que empezó la obra. ¿O es que los piensan dejar perder?.
Pero el mundo sigue y en esos detalles pocos se fijan; “siempre habrá problemas más grandes que atender”. Pero es en esos detalles, donde se nos evaporan los recursos públicos y se nos esfuman las oportunidades para tener una mejor ciudad.
Por eso no cedemos a la tentación de cruzarnos de brazos y dejar que todo pase, sin siquiera comentarlo. Y aunque soy consciente que el hecho de que estas cosas se ventilen en público o no, no cambiará la realidad; con simplemente dejar la constancia mucho hacemos.
MI ÚLTIMA PALABRA: Al señor alcalde le tocó darse cuenta que, muy a pesar de sus buenas intenciones, la cosa con los mototaxistas es por otro lado. En campaña nos vendieron el cuento de la ‘recesión’ económica de los días sin moto y por eso corrió a acabarlos. Implantó un día sin parrillero que nadie cumple, ni nadie vigila. Hoy la ciudad ha retrocedido en materia de movilidad y la turba de bárbaros que compone el gremio de los mototaxistas se ‘pone de ruana’ la ciudad.
Y todo sin que se hayan tomado el trabajo de demostrarnos, a los que nunca creímos en la recesión de los miércoles, como ha mejorado la economía de ese día. ¿Qué tanto más o qué tanto menos vende el comercio luego de implementar la nueva medida? Porque la cosa no puede ser con discurso populista nada más, para eso son las cifras.
www.pipearaujoariza.com