Publicidad
El Vallenato - 18 noviembre, 2022

“De mi papá heredé el don de gente, pero no la pasión por el acordeón”: hijo de Juancho Rois

Este 21 de noviembre se cumplen 28 años del fallecimiento de Juan Humberto Rois Zúñiga, 'Juancho Rois'

Diomedes Díaz y Juancho Rois
Diomedes Díaz y Juancho Rois

Este 21 de noviembre se cumplen 28 años del fallecimiento de Juan Humberto Rois Zúñiga, ‘Juancho Rois’, quién murió en un accidente aéreo cuando se dirigían a animar una parranda en la población El Tigre, estado Anzoátegui, Venezuela.

Al conmemorarse cada aniversario del reconocido músico vallenato, la nostalgia llega a los corazones de sus amigos, familiares y seguidores, quienes aún lo recuerdan como un ejemplar acordeonero en la historia vallenata, además, destacan de él sus composiciones que aún resuenan en las parrandas.

En una entrevista con el diario El Pilón, el hijo del acordeonero, Juan Rois Dereix reveló que aunque desde niño quisieron inculcarle el amor por la música y el acordeón, decidió irse por el camino de la política.

Sin embargo, aseguró que de su padre heredó el don de gente, la sencillez y la amabilidad que lo caracteriza.

“Yo siento que desde niño me gustó el servicio a la gente, trabajar en la política, sin duda alguna intentaron inculcarme el aprender a tocar el acordeón, pero a mí nunca me llamó la atención. Sin embargo, en mi familia Dereix no hay nadie que sea político, entonces haciendo una investigación de donde sale el hijo de Juancho Rois político, me encuentro que en La Guajira los Rois son políticos, como mi abuela y mi tío Humberto Rois, que fue diputado; entonces no se extraña que el gusto por la política haya salido por el lado de los Rois y de los Zúñiga”.

Y agregó: “Mi familia y las personas allegadas querían que yo tocara acordeón para que fuera la continuidad de mi padre, pero esto debe hacerse con pasión”.

Finalmente, recordó que hace unos años, en 2019, para rendirle tributo a su papá creó una fundación en Montería que se dedica a darle una oportunidad a los niños que quieren tocar acordeón, con el fin de preservar su estilo.