Publicidad
Categorías
Categorías
Columnista - 20 mayo, 2010

Cultura y deporte, y eso ¿pa´ qué?

DOS PUNTOS Por: Germán Piedrahita Al moverse en el entorno cultural y deportivo, mejor, en lo social y humanístico, no podemos menos que sorprendernos por la poca o nula respuesta de la comunidad vallenata a los esfuerzos de personas y entidades que impulsan presentaciones y eventos de estas características. Nacido en Maracaibo, con estudios musicales […]

DOS PUNTOS

Por: Germán Piedrahita

Al moverse en el entorno cultural y deportivo, mejor, en lo social y humanístico, no podemos menos que sorprendernos por la poca o nula respuesta de la comunidad vallenata a los esfuerzos de personas y entidades que impulsan presentaciones y eventos de estas características.
Nacido en Maracaibo, con estudios musicales en conservatorio de Treviso, Italia, se presentó, gracias al cónsul en Venezuela, Jorge Quintero, tenor lírico y sus tres profesores en los instrumentos, en la Biblioteca Departamental “Rafael Carrillo”. Sentí pena ajena por la ínfima asistencia de esa noche. Entrada gratuita.
Desde Armenia, con el respaldo de la Alianza Colombo – Francesa, se presentó en la Casa de la Cultura el grupo de teatro Equis, con la obra “Las Criadas”. Entrada gratis y poco más de cincuenta personas.
Desde Cartagena y Buenaventura, el Banco de la República trajo a Martín Salas y Mary Grueso para el encuentro de poesía negra. ¿Treinta personas?
Tres cineclubs, en la Biblioteca, la Alianza y Banrepública, asistencia promedio veinte personas, todo gratis.
Zonal universitario en baloncesto, softbol, fútbol sala, ajedrez. Más de 10 universidades de la Costa eliminándose para los Juegos Nacionales Universitarios. Tribunas vacías, espacios desolados.
¿Cómo pedir un cambio?  ¿Cómo esperar un cambio? ¿Peras al olmo? Todo parece trillado, todo dicho.
Que los profesores y estudiantes de música, los de vocalización, los que pertenecen a un coro no asistan a la presentación de un tenor, gratis, ¿es un colmo?
Los teatreros, bailarines, escritores, pintores, poetas, trabajadores de la cultura, piden capacitación y no asisten a una presentación de teatro gratis. Si ya lo saben todo y por eso no van a nada, ¿en qué se les puede capacitar? ¿Cultura ciudadana?
Escriben y escriben. Posan de académicos. Enseñan literatura. Hacen poesía. Son negros. ¿En dónde estaban el jueves pasado los docentes en lenguas, los estudiantes de literatura, los universitarios?, ¿quienes vivimos en Valledupar?
Tenemos unos 35 mil estudiantes en corporaciones y universidades, que pareciera que no salen de sus casas sino para ir a sus sitios de estudio y ni se enteran de lo que pasa en su entorno, porque no es lógica la soledad del zonal universitario de deportes. Claro que si no van no los profesores, ¿cómo esperar que lleguen los alumnos?
Si es la clase directiva educativa, social, religiosa, militar, política, allí si que el desierto es mayor. Con los dedos de una sola mano podremos contar la asistencia de nuestros políticos, rectores, profesores, tenientes, curas, concejales, diputados, congresistas,  comunicadores, columnistas, bueno, todo el conglomerado humano de la ciudad reclama actividades y, repito, cuando se hacen, todos brillan por su ausencia y eso que son gratis.
Los pocos que asistimos no nos podemos centuplicar para ir a todo y cuando alguno de nosotros falta, pues el vacío es más notorio, porque una sola persona termina siendo necesaria para evitar que al fin las entidades dejen de programar cultura y deporte por que el costo beneficio no justifica la inversión.
Algo está pasando en el pueblo vallenato y no es nada bueno porque no nos podemos circunscribir al acordeón para llegar al universo y me niego a creer que ni profesores, ni estudiantes, ni políticos, o simplemente valduparenses, ni lean prensa, ni escuchen radio o vean televisión y nunca se enteren de lo que se hace en la ciudad, a menos que sean asesinatos, suicidios, atracos, violaciones o actos vandálicos.
Creo que si la cultura y el deporte entraran en paro, nadie se daría cuenta.
Por eso, ¿cultura y deporte, eso pa´ qué?

[email protected]

Columnista
20 mayo, 2010

Cultura y deporte, y eso ¿pa´ qué?

Feel the sand on your feet, not your wardrobe weight.
Germán Piedrahíta R.

DOS PUNTOS Por: Germán Piedrahita Al moverse en el entorno cultural y deportivo, mejor, en lo social y humanístico, no podemos menos que sorprendernos por la poca o nula respuesta de la comunidad vallenata a los esfuerzos de personas y entidades que impulsan presentaciones y eventos de estas características. Nacido en Maracaibo, con estudios musicales […]


DOS PUNTOS

Por: Germán Piedrahita

Al moverse en el entorno cultural y deportivo, mejor, en lo social y humanístico, no podemos menos que sorprendernos por la poca o nula respuesta de la comunidad vallenata a los esfuerzos de personas y entidades que impulsan presentaciones y eventos de estas características.
Nacido en Maracaibo, con estudios musicales en conservatorio de Treviso, Italia, se presentó, gracias al cónsul en Venezuela, Jorge Quintero, tenor lírico y sus tres profesores en los instrumentos, en la Biblioteca Departamental “Rafael Carrillo”. Sentí pena ajena por la ínfima asistencia de esa noche. Entrada gratuita.
Desde Armenia, con el respaldo de la Alianza Colombo – Francesa, se presentó en la Casa de la Cultura el grupo de teatro Equis, con la obra “Las Criadas”. Entrada gratis y poco más de cincuenta personas.
Desde Cartagena y Buenaventura, el Banco de la República trajo a Martín Salas y Mary Grueso para el encuentro de poesía negra. ¿Treinta personas?
Tres cineclubs, en la Biblioteca, la Alianza y Banrepública, asistencia promedio veinte personas, todo gratis.
Zonal universitario en baloncesto, softbol, fútbol sala, ajedrez. Más de 10 universidades de la Costa eliminándose para los Juegos Nacionales Universitarios. Tribunas vacías, espacios desolados.
¿Cómo pedir un cambio?  ¿Cómo esperar un cambio? ¿Peras al olmo? Todo parece trillado, todo dicho.
Que los profesores y estudiantes de música, los de vocalización, los que pertenecen a un coro no asistan a la presentación de un tenor, gratis, ¿es un colmo?
Los teatreros, bailarines, escritores, pintores, poetas, trabajadores de la cultura, piden capacitación y no asisten a una presentación de teatro gratis. Si ya lo saben todo y por eso no van a nada, ¿en qué se les puede capacitar? ¿Cultura ciudadana?
Escriben y escriben. Posan de académicos. Enseñan literatura. Hacen poesía. Son negros. ¿En dónde estaban el jueves pasado los docentes en lenguas, los estudiantes de literatura, los universitarios?, ¿quienes vivimos en Valledupar?
Tenemos unos 35 mil estudiantes en corporaciones y universidades, que pareciera que no salen de sus casas sino para ir a sus sitios de estudio y ni se enteran de lo que pasa en su entorno, porque no es lógica la soledad del zonal universitario de deportes. Claro que si no van no los profesores, ¿cómo esperar que lleguen los alumnos?
Si es la clase directiva educativa, social, religiosa, militar, política, allí si que el desierto es mayor. Con los dedos de una sola mano podremos contar la asistencia de nuestros políticos, rectores, profesores, tenientes, curas, concejales, diputados, congresistas,  comunicadores, columnistas, bueno, todo el conglomerado humano de la ciudad reclama actividades y, repito, cuando se hacen, todos brillan por su ausencia y eso que son gratis.
Los pocos que asistimos no nos podemos centuplicar para ir a todo y cuando alguno de nosotros falta, pues el vacío es más notorio, porque una sola persona termina siendo necesaria para evitar que al fin las entidades dejen de programar cultura y deporte por que el costo beneficio no justifica la inversión.
Algo está pasando en el pueblo vallenato y no es nada bueno porque no nos podemos circunscribir al acordeón para llegar al universo y me niego a creer que ni profesores, ni estudiantes, ni políticos, o simplemente valduparenses, ni lean prensa, ni escuchen radio o vean televisión y nunca se enteren de lo que se hace en la ciudad, a menos que sean asesinatos, suicidios, atracos, violaciones o actos vandálicos.
Creo que si la cultura y el deporte entraran en paro, nadie se daría cuenta.
Por eso, ¿cultura y deporte, eso pa´ qué?

[email protected]