Publicidad
Categorías
Categorías
Columnista - 31 marzo, 2010

Crecimiento económico de 2009, ¿repique de campanas?

Por: Gustavo Cotes Medina El crecimiento del P.I.B en 0.4% en Colombia durante 2009, es un dato que sorprende a los entendidos porque las expectativas de crecimiento eran menores por el impacto de la crisis mundial y el alto nivel de desempleo que desaceleraron sectores muy importantes como la industria manufacturera y el comercio. A […]

Por: Gustavo Cotes Medina

El crecimiento del P.I.B en 0.4% en Colombia durante 2009, es un dato que sorprende a los entendidos porque las expectativas de crecimiento eran menores por el impacto de la crisis mundial y el alto nivel de desempleo que desaceleraron sectores muy importantes como la industria manufacturera y el comercio.
A la más severa crisis de la economía nacional en los últimos diez años, el llamado embargo comercial de Venezuela tuvo su influencia negativa. Pero, teniendo en cuenta que en el último trimestre de 2009 el P.I.B creció en 2.5%, existen razones para pensar que la economía Colombiana se está estabilizando con tendencia de retomar su crecimiento y para soñar que la recesión ya terminó.
La política contracíclica le dio  la mano a la economía en el año pasado con las oportunas decisiones monetarias, fiscales y financieras, aplicadas por el Ministerio de Hacienda.
Al crecimiento de la economía también contribuyó de manera importante el sector de la construcción, particularmente de obras civiles, con un crecimiento anual del 12.8% y la explotación de minas y canteras con una producción que en el año subió 11.3%. Cayeron sectores de gran peso en la demanda y en la generación de consumo como la industria, el comercio, transporte, maquinarias y equipos, compras de bienes como vehículos, ropas y muebles. Igualmente, cayó la producción y trilla del grano del café.
Si miramos con objetividad la calidad del crecimiento de la economía en el último trimestre de 2009, podemos afirmar que relativamente es positivo.
Por el crecimiento de la economía en China, cercana al 10% anual, en Colombia debemos entender que la suerte de Latinoamérica estará muy ligada al desempeño asiático, particularmente de la China, la locomotora del mundo.
Está claro que el reto más complejo del nuevo Presidente es el de lograr el aumento de la productividad, para que el crecimiento de la economía también lo haga.
Debemos exprimir la imaginación para adoptar políticas que tengan la dirección correcta con el fin de generar riqueza adicional, pero con los mismos recursos. Tratemos de avanzar en la búsqueda del desarrollo lo más rápido posible con decisiones responsables y audaces. En este punto el Estado juega un papel protagónico porque es el encargado de regular las actividades privadas y de impulsar las políticas contracíclicas.
El crecimiento esperado de la economía Colombiana para el 2010, es del 3.0%. Los peligros bien identificados para el cumplimiento de este objetivo son el creciente desempleo, el déficit fiscal, la revaluación del peso y el temor a contraer la llamada enfermedad holandesa. Se requieren adoptar medidas estructurales de Estado para ir despejando riesgos y asentar con reconocida firmeza el crecimiento económico del País.
Con los mensajes de confianza al inversionista que está enviando el Estado Colombiano, se espera el desarrollo de proyectos importantes en las Regiones y en empresas como Ecopetrol, ISA  e ISAGEN. El próximo Presidente, tiene la palabra!
El Fondo Monetario Internacional considera que “la recuperación de la economía mundial sigue siendo irregular y tiene varias velocidades, con Asia por un lado y Europa por el otro. En el medio se encuentran Estados Unidos y muchos países de América Latina, con un desempeño relativamente bueno durante esta crisis. El rango no ha cambiado.”
gustavocotesm@hotmail.com

Columnista
31 marzo, 2010

Crecimiento económico de 2009, ¿repique de campanas?

Feel the sand on your feet, not your wardrobe weight.
Gustavo Cotez Medina

Por: Gustavo Cotes Medina El crecimiento del P.I.B en 0.4% en Colombia durante 2009, es un dato que sorprende a los entendidos porque las expectativas de crecimiento eran menores por el impacto de la crisis mundial y el alto nivel de desempleo que desaceleraron sectores muy importantes como la industria manufacturera y el comercio. A […]


Por: Gustavo Cotes Medina

El crecimiento del P.I.B en 0.4% en Colombia durante 2009, es un dato que sorprende a los entendidos porque las expectativas de crecimiento eran menores por el impacto de la crisis mundial y el alto nivel de desempleo que desaceleraron sectores muy importantes como la industria manufacturera y el comercio.
A la más severa crisis de la economía nacional en los últimos diez años, el llamado embargo comercial de Venezuela tuvo su influencia negativa. Pero, teniendo en cuenta que en el último trimestre de 2009 el P.I.B creció en 2.5%, existen razones para pensar que la economía Colombiana se está estabilizando con tendencia de retomar su crecimiento y para soñar que la recesión ya terminó.
La política contracíclica le dio  la mano a la economía en el año pasado con las oportunas decisiones monetarias, fiscales y financieras, aplicadas por el Ministerio de Hacienda.
Al crecimiento de la economía también contribuyó de manera importante el sector de la construcción, particularmente de obras civiles, con un crecimiento anual del 12.8% y la explotación de minas y canteras con una producción que en el año subió 11.3%. Cayeron sectores de gran peso en la demanda y en la generación de consumo como la industria, el comercio, transporte, maquinarias y equipos, compras de bienes como vehículos, ropas y muebles. Igualmente, cayó la producción y trilla del grano del café.
Si miramos con objetividad la calidad del crecimiento de la economía en el último trimestre de 2009, podemos afirmar que relativamente es positivo.
Por el crecimiento de la economía en China, cercana al 10% anual, en Colombia debemos entender que la suerte de Latinoamérica estará muy ligada al desempeño asiático, particularmente de la China, la locomotora del mundo.
Está claro que el reto más complejo del nuevo Presidente es el de lograr el aumento de la productividad, para que el crecimiento de la economía también lo haga.
Debemos exprimir la imaginación para adoptar políticas que tengan la dirección correcta con el fin de generar riqueza adicional, pero con los mismos recursos. Tratemos de avanzar en la búsqueda del desarrollo lo más rápido posible con decisiones responsables y audaces. En este punto el Estado juega un papel protagónico porque es el encargado de regular las actividades privadas y de impulsar las políticas contracíclicas.
El crecimiento esperado de la economía Colombiana para el 2010, es del 3.0%. Los peligros bien identificados para el cumplimiento de este objetivo son el creciente desempleo, el déficit fiscal, la revaluación del peso y el temor a contraer la llamada enfermedad holandesa. Se requieren adoptar medidas estructurales de Estado para ir despejando riesgos y asentar con reconocida firmeza el crecimiento económico del País.
Con los mensajes de confianza al inversionista que está enviando el Estado Colombiano, se espera el desarrollo de proyectos importantes en las Regiones y en empresas como Ecopetrol, ISA  e ISAGEN. El próximo Presidente, tiene la palabra!
El Fondo Monetario Internacional considera que “la recuperación de la economía mundial sigue siendo irregular y tiene varias velocidades, con Asia por un lado y Europa por el otro. En el medio se encuentran Estados Unidos y muchos países de América Latina, con un desempeño relativamente bueno durante esta crisis. El rango no ha cambiado.”
gustavocotesm@hotmail.com