9 octubre, 2019

Corpocesar decide su futuro, con grandes retos por delante

Para las elecciones del próximo 24 de octubre se presentaron 38 hojas de vida. Sobre la dirección de Corpocesar recaen decisiones claves para el Cesar, relacionadas con la seguridad hídrica del departamento y la preservación de especies naturales.

A nivel de cuencas hídricas, el principal reto será seguir trabajando en la recuperación del río Cesar.

La Corporación Autónoma Regional del Cesar, Corpocesar, es la  principal autoridad ambiental del departamento, y en su directriz están las decisiones claves. Por eso, la elección de su nuevo director el próximo 24 de octubre tiene una importancia similar a la elección de gobernador, alcaldes y concejales que se realizará el próximo 27 de octubre en el Cesar.

Este ocho de octubre a las cuatro de la tarde, terminó el plazo para inscribirse como candidato a la dirección de Corpocesar por el periodo 2020-2023.

La decisión está en manos del Consejo Directivo de Corpocesar conformado por un representante del presidente de la República, que es Sergio Araujo; el gobernador del Cesar, Francisco Ovalle, o un delegado; cuatro alcaldes (Chimichagua, El Paso, Pueblo Bello, Aguachica); un representante del ministro de Ambiente; dos representantes de los gremios productivos; un representante de las comunidades indígenas y uno de las comunidades negras.

Corpocesar es la principal autoridad ambiental del departamento. Foto: Cortesía.

El ganador necesita al menos ocho votos de los representantes. En esa lista de 38 aspirantes sobresalen algunos por su participación en política y trabajo en la organización. Empezando por el actual director, Julio Suárez, quien fue posesionado el año pasado para terminar el mandato de Kaleb Villalobos, y que aspira seguir en el cargo.

También aparecen nombres con experiencias en el tema ambiental y el sector público que congregan apoyos políticos. Ejemplo, el ingeniero ambiental  Andrés Felipe Meza, quien fue secretario de Ambiente del Cesar y asesor del Ministerio de Ambiente; el exdirector del Sena en el Cesar, Orlando Saavedra; el exgerente de Emdupar, Gonzalo Gómez; Luis armando Castro, exsecretario de Agricultura; Guido Verdecia, actual director de Fonvisocial, y María José  Paéz, jefe de la Oficina departamental para la Gestión del Riesgo del Cesar. El nombre del actual secretario de Ambiente del Cesar, Andrés Arturo Fernández, sonó como candidato sin embargo no presentó su hoja de vida.

El elegido en las elecciones del próximo 24 de octubre deberá administrar más de $26.000 millones que integran el presupuesto de la corporación y que tienen el propósito de ser destinados, además de los gastos administrativos, a ejecutar proyectos que permitan la preservación de las riquezas naturales del departamento, como las fuentes hídricas, la fauna  y las especies silvestres, entre otros.


El actual director, Julio Suárez, aspira continuar en el cargo. Foto: Joaquín Ramírez.

DESAFÍOS DEL DIRECTOR

Desde  su organización en 1993, Corpocesar ha participado en las decisiones ambientales del Departamento. El próximo director tendrá que afrontar diversos retos ambientales del Cesar.

Empezando por el río Cesar. Olores nauseabundos indican el alto grado de contaminación del río, copado de una espuma blanca, producto de las aguas servidas que terminan en el afluente, provenientes del sistema de aguas residuales de Valledupar. Ese es el paisaje que atenta contra el ecosistema de los departamentos del Cesar y La Guajira, por donde atraviesa la fuente hídrica hasta desembocar en el río Magdalena.

Por eso, señalan los ambientalistas, el río Cesar necesita medidas drásticas. “Es un trabajo urgente. La contaminación del río Cesar está afectando ya la ciénaga de Zapatosa. La corporación debe tomar medidas sobre los daños que le produce la laguna de oxidación al río Cesar. Se necesita que la comunidad participe en su salvación: una planta moderna de las aguas residuales de Valledupar. Ese es uno de los retos del próximo director, acompañado de la Nación, del Departamento y el Municipio”, señaló Dagoberto Poveda, experto ambiental.

Pero no es solo el río Cesar, son todos los cuerpos de agua del Cesar. Porque desde el río Guatapurí y la situación crítica de su margen derecha, empieza el problema de los ríos que bañan el departamento. Problema que se extiende hasta los playones y quebradas del sur del departamento, que en épocas de sequía se convierten en pequeños charcos. Allí, la primera labor de Corpocesar es regular el uso de las fuentes hídricas, sobre todo, lo relacionado con las legales pero polémicas  concesiones que se hacen sobre los ríos.

En ese sentido, el próximo director deberá seguir proyectando la corporación para trabajar en la mitigación del cambio  climático. “El tema del cambio climático hay que asumirlo con responsabilidad porque el departamento del Cesar tiene 13 municipios en vulnerabilidad media, esto es seguridad alimentaria, agua, infraestructura, salud y biodiversidad. Otro punto importante es la implementación de los planes de manejo, están los documentos pero falta implementarlos. Y asumir el reto de control y vigilancia, el objeto de las corporaciones es ejercer ese control, evitar que haya incrementos en la tala de bosques, el aprovechamiento legal de fauna, de las fuentes hídricas”, concluyó el ambientalista Toni Muñoz.

Por: Deivis Caro Daza/ El Pilón