Publicidad
Categorías
Categorías
Columnista - 19 febrero, 2010

Conocimiento y poder

Por: Valerio Mejia “… ¿Acaso no hay Dios en Israel para que vayáis a consultar a Baal-zebub, dios de Ecrón?” 2 Reyes 1:3 Desde hace algún tiempo, la gente del mundo cristiano occidental  viene creyendo que hay más en la vida de lo que la ciencia puede explicar y de lo que se puede percibir […]

Por: Valerio Mejia

“… ¿Acaso no hay Dios en Israel para que vayáis a consultar a Baal-zebub, dios de Ecrón?” 2 Reyes 1:3

Desde hace algún tiempo, la gente del mundo cristiano occidental  viene creyendo que hay más en la vida de lo que la ciencia puede explicar y de lo que se puede percibir a través de los sentidos.
A primera vista, esto podría sonar alentador para nosotros los que tenemos una cosmovisión cristiana. Pero en realidad, hay mucha gente cristiana incluso, que está desilusionada del mundo y de la religión también. En lugar de volverse a Cristo y a su iglesia, llenan su vacío espiritual con ocultismo pasado de moda, vestido de parapsicología moderna, medicina holística, misticismo oriental y numerosos otros cultos bajo la marca del movimiento de la Nueva Era.
La seducción de lo oculto está casi siempre en la base de la adquisición del conocimiento y el poder. En realidad, el conocimiento es poder. Imagínate el poder que tendríamos si supiéramos los sucesos antes de que ocurran. Saber algo antes de tiempo, significa que tenemos algún vínculo con un tipo de poder que puede ordenar acontecimientos futuros.

El enemigo de nuestras almas, Satanás tiene la capacidad limitada de manipular a gente engañada, falsificando la realidad del cristianismo. La clarividencia es profecía falsa; la telepatía es oración falsificada; la psicokinesia es un falso milagro y los espíritus guiadores son una falsificación de la dirección de Dios. ¿Para qué tener un espíritu guiador si tenemos la guía del Espíritu Santo de Dios?
Amados lectores, estoy adentrándome en esos terrenos espinosos de la seducción, con el propósito de motivar a la búsqueda del conocimiento verdadero en Cristo. Los anhelos finitos por lo infinito se pueden alcanzar por el conocimiento y el poder que proceden de una relación íntima con Dios.
El deseo de conocimiento esotérico, extraordinario, en nuestra cultura es algo más común de lo que podemos registrar. Hoy día, la gente no quiere oír lo que Dios tiene que decir, prefieren información y dirección de un psíquico, un canalizador, un quiromántico, alguien que les lea el futuro o el espíritu de algún familiar muerto.
Dios prohibió estrictamente a su pueblo, que consultara una fuente sobrenatural que no fuera Él mismo.
En la actualidad la gente busca canalizarse por medio de la televisión, la radio o los maestros de la Nueva Era, quienes pueden propagar su visión del mundo mientras a los cristianos se les pone talanqueras.
Creo firmemente que una de las principales amenazas para la iglesia actual, es el rápido crecimiento de las prácticas de la Nueva Era con sus médium y espiritistas.
Dios ataca expresamente la necromancia: “Si os dicen: Preguntad a los encantadores y a los adivinos… Responded: ¿No consultará el pueblo a su Dios? ¿Consultará a los muertos por los vivos?  ¡A la ley y al testimonio! ”
La historia del Rico y Lázaro enseña la imposibilidad de comunicarse con los muertos. Cuando un psíquico pretende haberse contactado con un muerto, no le creas. Cuando alguien pretende hacer regresiones a vidas pasadas, no le creas. Cuando un médium afirma que vienen personas del pasado al presente, debemos entender que son espíritus engañadores u obras fraudulentas.
El mensaje ocultista del conocimiento es: No necesitas a Dios, tú eres Dios. No necesitamos arrepentirnos de nuestros pecados ni confiar en Dios para salvarnos. El pecado no es problema, solamente necesitamos apagar nuestra mente y conectarnos con la gran unidad cósmica por medio de una convergencia armónica.  El mensaje de hoy, es la misma mentira antigua: Seréis como Dios…
Este deseo de conocimiento y poder ha seducido a un público crédulo para que busque orientación en médium, espiritistas y prácticas ocultas: La suerte, el tarot, la tabla ouija, la astrología, los encantamientos, la escritura automática… Oh, cómo se lamentaba Elías: ¿No hay Dios en Israel, que tú envías a consultar a Baal-zebub dios de Ecrón?  La gente que nos rodea ignora al Dios que los ama y quiere dirigir sus vidas; en cambio buscan luz y paz en el reino de las tinieblas.
Amado amigo lector, no te dejes desviar por las perspectivas de conocimiento y poder que encandilan a muchos de nuestra cultura y los apartan de Dios. Advierto sobre el peligro de este tipo de cosas que ocurren en nuestro tiempo. Deseo que la veracidad de las Escrituras nos despierten a la realidad que aun los creyentes somos vulnerables al alejamiento del conocimiento y poder de Dios por la seducción de nuestro enemigo, que exagera nuestro sentido de independencia y de importancia sin Dios.
Antes de terminar, no puedo menos que motivarte a consagrar tu vida al único y verdadero Dios; fuente de todo conocimiento, poder y autoridad. Y si debido a la naturaleza engañosa de las impresiones recibidas, alguna vez nos hemos sentido tentados a la búsqueda del conocimiento fuera de la voluntad de Dios, hoy es tiempo de volver y someternos completamente al Príncipe de Paz.
Ora conmigo: “Padre celestial, me someto sin reservas a tu voluntad. En el nombre de Jesucristo, ordeno que todos los espíritus engañadores se aparten de mí, renuncio a todos los dones falsificados y los rechazo. Gracias por la realidad de tu amor en mi vida. Amén”

Te mando un abrazo de protección en Cristo y muchas bendiciones de lo alto.

[email protected]

Columnista
19 febrero, 2010

Conocimiento y poder

Feel the sand on your feet, not your wardrobe weight.
Valerio Mejía Araújo

Por: Valerio Mejia “… ¿Acaso no hay Dios en Israel para que vayáis a consultar a Baal-zebub, dios de Ecrón?” 2 Reyes 1:3 Desde hace algún tiempo, la gente del mundo cristiano occidental  viene creyendo que hay más en la vida de lo que la ciencia puede explicar y de lo que se puede percibir […]


Por: Valerio Mejia

“… ¿Acaso no hay Dios en Israel para que vayáis a consultar a Baal-zebub, dios de Ecrón?” 2 Reyes 1:3

Desde hace algún tiempo, la gente del mundo cristiano occidental  viene creyendo que hay más en la vida de lo que la ciencia puede explicar y de lo que se puede percibir a través de los sentidos.
A primera vista, esto podría sonar alentador para nosotros los que tenemos una cosmovisión cristiana. Pero en realidad, hay mucha gente cristiana incluso, que está desilusionada del mundo y de la religión también. En lugar de volverse a Cristo y a su iglesia, llenan su vacío espiritual con ocultismo pasado de moda, vestido de parapsicología moderna, medicina holística, misticismo oriental y numerosos otros cultos bajo la marca del movimiento de la Nueva Era.
La seducción de lo oculto está casi siempre en la base de la adquisición del conocimiento y el poder. En realidad, el conocimiento es poder. Imagínate el poder que tendríamos si supiéramos los sucesos antes de que ocurran. Saber algo antes de tiempo, significa que tenemos algún vínculo con un tipo de poder que puede ordenar acontecimientos futuros.

El enemigo de nuestras almas, Satanás tiene la capacidad limitada de manipular a gente engañada, falsificando la realidad del cristianismo. La clarividencia es profecía falsa; la telepatía es oración falsificada; la psicokinesia es un falso milagro y los espíritus guiadores son una falsificación de la dirección de Dios. ¿Para qué tener un espíritu guiador si tenemos la guía del Espíritu Santo de Dios?
Amados lectores, estoy adentrándome en esos terrenos espinosos de la seducción, con el propósito de motivar a la búsqueda del conocimiento verdadero en Cristo. Los anhelos finitos por lo infinito se pueden alcanzar por el conocimiento y el poder que proceden de una relación íntima con Dios.
El deseo de conocimiento esotérico, extraordinario, en nuestra cultura es algo más común de lo que podemos registrar. Hoy día, la gente no quiere oír lo que Dios tiene que decir, prefieren información y dirección de un psíquico, un canalizador, un quiromántico, alguien que les lea el futuro o el espíritu de algún familiar muerto.
Dios prohibió estrictamente a su pueblo, que consultara una fuente sobrenatural que no fuera Él mismo.
En la actualidad la gente busca canalizarse por medio de la televisión, la radio o los maestros de la Nueva Era, quienes pueden propagar su visión del mundo mientras a los cristianos se les pone talanqueras.
Creo firmemente que una de las principales amenazas para la iglesia actual, es el rápido crecimiento de las prácticas de la Nueva Era con sus médium y espiritistas.
Dios ataca expresamente la necromancia: “Si os dicen: Preguntad a los encantadores y a los adivinos… Responded: ¿No consultará el pueblo a su Dios? ¿Consultará a los muertos por los vivos?  ¡A la ley y al testimonio! ”
La historia del Rico y Lázaro enseña la imposibilidad de comunicarse con los muertos. Cuando un psíquico pretende haberse contactado con un muerto, no le creas. Cuando alguien pretende hacer regresiones a vidas pasadas, no le creas. Cuando un médium afirma que vienen personas del pasado al presente, debemos entender que son espíritus engañadores u obras fraudulentas.
El mensaje ocultista del conocimiento es: No necesitas a Dios, tú eres Dios. No necesitamos arrepentirnos de nuestros pecados ni confiar en Dios para salvarnos. El pecado no es problema, solamente necesitamos apagar nuestra mente y conectarnos con la gran unidad cósmica por medio de una convergencia armónica.  El mensaje de hoy, es la misma mentira antigua: Seréis como Dios…
Este deseo de conocimiento y poder ha seducido a un público crédulo para que busque orientación en médium, espiritistas y prácticas ocultas: La suerte, el tarot, la tabla ouija, la astrología, los encantamientos, la escritura automática… Oh, cómo se lamentaba Elías: ¿No hay Dios en Israel, que tú envías a consultar a Baal-zebub dios de Ecrón?  La gente que nos rodea ignora al Dios que los ama y quiere dirigir sus vidas; en cambio buscan luz y paz en el reino de las tinieblas.
Amado amigo lector, no te dejes desviar por las perspectivas de conocimiento y poder que encandilan a muchos de nuestra cultura y los apartan de Dios. Advierto sobre el peligro de este tipo de cosas que ocurren en nuestro tiempo. Deseo que la veracidad de las Escrituras nos despierten a la realidad que aun los creyentes somos vulnerables al alejamiento del conocimiento y poder de Dios por la seducción de nuestro enemigo, que exagera nuestro sentido de independencia y de importancia sin Dios.
Antes de terminar, no puedo menos que motivarte a consagrar tu vida al único y verdadero Dios; fuente de todo conocimiento, poder y autoridad. Y si debido a la naturaleza engañosa de las impresiones recibidas, alguna vez nos hemos sentido tentados a la búsqueda del conocimiento fuera de la voluntad de Dios, hoy es tiempo de volver y someternos completamente al Príncipe de Paz.
Ora conmigo: “Padre celestial, me someto sin reservas a tu voluntad. En el nombre de Jesucristo, ordeno que todos los espíritus engañadores se aparten de mí, renuncio a todos los dones falsificados y los rechazo. Gracias por la realidad de tu amor en mi vida. Amén”

Te mando un abrazo de protección en Cristo y muchas bendiciones de lo alto.

[email protected]